«Nos sentimos engañados»: Migrantes en la frontera entre México-EU se muestran frustrados tras no finalizar el Título 42.

Cuando Vladimir Castellanos se enteró de que las restricciones por el covid-19 que le impiden a él y a otros migrantes solicitar asilo en la frontera de Estados Unidos con México podrían no terminar esta semana, dijo sentirse engañado.

Castellanos y su hermano son venezolanos, y se encontraban entre las decenas de migrantes reunidos a ambos lados del Río Bravo el lunes por la noche en Ciudad Juárez (Chihuahua) y El Paso (Texas), y algunos encendieron pequeñas fogatas para mantenerse calientes a medida que las temperaturas bajaban a cero.

Habían viajado allí anticipando que las restricciones de covid-19 —conocidas como Título 42— se levantarían el miércoles según lo ordenado por un tribunal de Estados Unidos. Esta orden ejecutiva permite a las autoridades de Estados Unidos expulsar rápidamente a los migrantes a México y otros países sin la posibilidad de solicitar asilo en el país vecino.

Pero en un movimiento de último minuto, la Corte Suprema de los Estados Unidos permitió el lunes que el Título 42 permaneciera en vigencia temporalmente mientras se decide un desafío legal por parte de los fiscales generales estatales republicanos que buscan extender las medidas.

La administración del presidente Joe Biden pidió el martes a la corte que dejara que terminen las restricciones de asilo. Pero citando la temporada navideña y las preocupaciones logísticas provocadas por la orden del lunes, le pidió a la corte que dejara la política vigente hasta después del 27 de diciembre.

“Lo veo como una broma, para darnos esperanza y luego, como un niño, engañarnos y decirnos que lo van a posponer”, dijo Castellanos y agregó que era injusto que migrantes de otros países pudieran ingresar a Estados Unidos. mientras que a los venezolanos se les prohibió.

Según el Título 42, Estados Unidos generalmente solo puede expulsar a migrantes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Venezuela a México. México no aceptará a nicaragüenses, por ejemplo, o inmigrantes de ciertos países sudamericanos, a quienes generalmente se les ha permitido ingresar a los Estados Unidos para continuar con sus casos de migración.

Desde que Biden asumió el cargo en enero de 2021, aproximadamente la mitad del récord de 4 millones de migrantes encontrados en la frontera entre Estados Unidos y México han sido expulsados ​​bajo el Título 42, mientras que a la otra mitad se le ha permitido ingresar al país.

Una barrera física y humana

El aumento de personas que cruzan la frontera ha abrumado a algunas comunidades fronterizas. La ciudad de El Paso, Texas, declaró el estado de emergencia durante el fin de semana cuando cientos de migrantes estaban en las calles. Los migrantes entrevistados por Reuters eran un puñado de las decenas de miles que se estima que esperaban en el lado mexicano de la frontera para tener la oportunidad de cruzar.

El martes temprano, decenas de soldados de la Guardia Nacional de Texas con uniformes de camuflaje y cascos se desplegaron en la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso en vehículos blindados. Las tropas, parte de un despliegue mayor de 400 efectivos, desenrollaron largos tramos de alambre de púas para crear una barrera a lo largo del río.

El Título 42 se emitió originalmente en marzo de 2020 bajo el mandato del expresidente republicano Donald Trump al comienzo de la pandemia de covid-19. La administración de Biden, un demócrata, lo dejó en su lugar durante más de un año y lo amplió en octubre para incluir a los venezolanos en las expulsiones a México y también permitió que hasta 24 mil venezolanos ingresen a los Estados Unidos por vía aérea si lo solicitan desde el extranjero.

Aún así, la administración de Biden dice que quiere que el Título 42 termine después de que las autoridades sanitarias de Estados Unidos dijeran en abril que la orden ya no era necesaria para evitar la propagación de covid-19.

Un juez federal dictaminó en noviembre que el Título 42 era ilegal y ordenó que se levantara el 21 de diciembre, poniéndose del lado de los migrantes solicitantes de asilo que demandaron al gobierno por la política.

Pero un grupo de 19 estados con fiscales generales republicanos presentó un desafío legal para mantener el Título 42 al tratar de intervenir en la demanda. La Corte Suprema de Estados Unidos dijo el lunes que las restricciones podrían mantenerse temporalmente para dar tiempo a las partes en el caso de responder a la solicitud republicana.

La administración de Biden dijo el martes que planea «aumentar los recursos» en la frontera y utilizar las autoridades legales existentes «para implementar nuevas políticas en respuesta a la interrupción temporal que probablemente ocurrirá cuando finalicen las órdenes del Título 42».

La Corte Suprema ahora decidirá si detiene la política mientras se desarrolla el desafío legal de los estados. Algunos venezolanos en el lado mexicano de la frontera todavía tenían esperanzas de un cambio.

“No puedo rendirme tan fácilmente”, dijo Alexis Farfán, migrante venezolano de 26 años, que se ha alojado en un refugio LGBT+ en Tijuana desde que fue expulsado de Estados Unidos a principios de este mes. “Confío en Dios que llegaré al otro lado”.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s