Usaron dinero de clases para becas; reorientaron 103 mil millones de pesos.

De 2020 a la fecha, casi 13 millones de niños, niñas y jóvenes dejaron de recibir apoyos para su aprendizaje, por dinero que se fue al programa de becas.

En lo que Mexicanos Primero calificó como un engaño del presupuesto educativo, detalló que las becas no sólo son insuficientes, pues en tres años apenas se ha ampliado la cobertura para 1.3 millones de niños, niñas y jóvenes más, sino además se han sustraído recursos para el aprendizaje de los alumnos.

De acuerdo con un análisis de la organización, en específico 12 millones 935 mil 353 estudiantes perdieron clases adicionales, comida caliente, asesoría, acompañamiento, inglés, apoyo para la crianza, reforzamiento de aprendizaje y beneficios de otros programas que desaparecieron o fueron recibiendo cada vez menos presupuesto.

La estimación de Mexicanos Primero es que se eliminaron 103 mil 777 millones de pesos para programas específicos diseñados para mejorar las condiciones de niños, niñas y jóvenes en las aulas y su entorno de aprendizaje, que se pasaron al programa de Becas Benito Juárez, que tiene un presupuesto de 143 mil 40 millones de pesos.

“Dar becas quitando recursos para el aprendizaje tiene un alto costo para el bienestar futuro de los niños, niñas y jóvenes”, advirtió Antonio Villalpando, investigador de la ONG.

Fernando Ruiz, director de Investigación, indicó que los programas que han desaparecido son, entre otros, los que brindaban apoyo a estudiantes embarazadas, hijos de jornaleros, estudiantes indígenas, telesecundarias, asesores pedagógicos y tecnologías educativas.

Gasto programable, el más bajo en 2023

Ruiz dijo que, a pesar de que para el próximo año se prevé un aumento en el presupuesto para educación básica, se trata del monto más bajo desde 2007.

Explicó que en términos reales para el año entrante se considera un presupuesto de 60 mil 35 millones de pesos, mientras que en 2014 se asignaron 82 mil 848 millones de pesos.

“Aun con la propuesta de 2023 que ustedes vieron, que es un aumento importante, estamos gastando 22 mil 813 millones de pesos menos (que en 2014). Esto nos explica porque tenemos este manejo de presupuesto tan engañoso”, expuso.

Además, alertó sobre el hecho de que el gasto no es y ni ha sido transparente porque no se conocen las bases de datos de los becarios; en qué se gastan los recursos del programa la Escuela es Nuestra (LEEN); no existe información precisa sobre el destino de las economías, los subejercicios y los recortes; se desconoce el uso destacado de los recursos extraordinarios que se usan como una bolsa opaca y sigue sin existir información sobre las necesidades de cada escuela de educación básica.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s