Bajos salarios y recortes laborales: brecha laboral se ‘ensaña’ con mujeres de Guanajuato.

Las mujeres no solo enfrentan menores salarios, escasas oportunidades de ascenso y falta de prestaciones sociales en comparación con los hombres, sino que el mayor obstáculo para la movilidad laboral es la exclusión del mercado para pasar del trabajo no remunerado en el hogar, o el desempleo, a un empleo remunerado. Así lo dio a conocer el centro de estudios CEEY.

El Centro de Estudios Espinosa Yglesias dio a conocer hace unos días el estudio ‘Movilidad Social en el Mercado de Trabajo’. Ahí se examinó la movilidad laboral de mujeres y hombres, la situación antes de la pandemia, los efectos de la misma y su recuperación en los últimos meses de 2021.

Dicho estudio muestra que la baja participación de las mujeres en actividades remuneradas se asocian con el elevado trabajo de cuidados que realizan dentro y, al mismo tiempo, fuera del hogar. Esto las mantiene fuera de la Población Económicamente Activa (PEA) o en trabajos de baja remuneración y limitadas posibilidades.

Este enfatiza como en la movilidad laboral de mujeres, desde 2006, las mujeres tuvieron menos posibilidad que los hombres de transitar del desempleo, o trabajo no remunerado, hacia uno remunerado, así como en el acceso a los servicios de salud debido a su empleo.

Guanajuato no es la excepción

Dicha situación en Guanajuato también se ve evidenciada en Guanajuato.

Para el cuarto trimestre de 2021, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de INEGI, nuestra entidad tenía una PEA de 2 millones 799 mil 197. De ésta, casi 60% eran hombres ocupados y 40% mujeres; básicamente más de 1 millón 632 mil hombres contra poco más de 1 millón 57 mil mujeres.

Este dato evidencia un solo parte de la enorme brecha, pues las diferencias por razón de género son mucho más claras y agudas cuando se observa que la tasa de mujeres laborando en el sector informal no solo es mayor, sino peor pagada. Un 54.2% de los hombres trabaja en el sector informal, mientras las mujeres un 56.4%.

Además, si se observa el promedio mensual de ingresos por condición laboral y edad, dicha situación se amplía. Tanto en el sector formal como en el informal, Guanajuato presenta una diferencia promedio de más de mil pesos de ingresos mensuales entre hombres y mujeres. Mientas un hombre de 30 a 64 años en el sector formal gana más de 10 mil pesos, una mujer poco más de 8 mil. Aunque a nivel nacional dicha cifra es aún mayor.

Gran brecha salarial para mujeres

Particularmente resalta que en el sector formal conforme las mujeres van creciendo se va incrementando la brecha salarial. Mientras en el sector informal se mantiene una separación constante.

Por otro lado, para abril de 2022 en Guanajuato, el Instituto Mexicano del Seguro Social informó habría un millón 39 mil 960 de trabajadores afiliados, de los cuales 636 mil 392 eran hombres y 403 mil 568 mujeres, de las que 47 mil 400 serían afiliaciones eventuales.

Por último, no solo es clara la baja participación de las mujeres en actividades remuneradas, sino que muchas veces, aun cuando están ocupadas en el mercado laboral, tienen pocas oportunidades para desempeñar trabajos no directamente vinculados con el cuidado.

Los porcentajes más altos de los hombres se dedican al sector industrial, el comercio, la construcción y el campo. Las mujeres ocupan espacios de comercio, trabajos domésticos, médicos, de apoyo administrativo, producción de comida y artesanales.

Hallazgos Nacionales del CEEY

En México, antes de la pandemia 22.2 millones de mujeres estaban en la PEA, mientras 35.1 millones de hombres estaban en la misma situación.

Donde 7 de cada 10 mujeres en la PEA mantuvieron un empleo remunerado durante un año, 9 de cada 10 hombres lo hicieron. Solo 16 millones de mujeres alcanzaron un empleo remunerado continuo, mientras casi el doble de hombre lo logra.

Es conocido la pandemia afectó principalmente a las mujeres, pues del 1er trimestre de 2020 al 1er trimestre de 2021 se observó una perdida de movilidad laboral generalizada. Sin embargo, especialistas han advertido que esta situación resultó mucho más compleja, pues cargaron con una doble carga emocional, psicológica y muchas veces económica en el hogar.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s