El plan migratorio de Joe Biden.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está comprometido con un nuevo plan migratorio para un mayor control fronterizo.

Junto a la vicepresidenta Kamala Harris, la administración tiene sobre la mesa diferentes medidas para enfrentar la situación, las cuales fueron publicadas antes de que el demócrata llegara a Ciudad de México para participar en la Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN).

De acuerdo con la Cancillería mexicana, será hoy cuando Biden se reúna con el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, donde se prevé que, entre otros temas, aborden la migración. Una de las principales medidas de la administración Biden–Harris será imponer consecuencias para las personas que intentan ingresar ilegalmente a su nación, es decir, si no tienen permiso o una base legal para permanecer en el territorio.

“(Estas personas) estarán cada vez más sujetas a una expulsión acelerada a su país de origen y a un plazo de cinco años en los que se les prohibirá el reingreso”, se detalla en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

De igual manera, se anunció que a través del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Justicia, se npropondrá una nueva regulación para alentar a las personas a buscar vías ordenadas y legales para migrar y reducir la aglomeración de migrantes a lo largo de la frontera suroeste de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, la administración Biden-Harris anunció el incremento de su asistencia humanitaria en México y América Central a 23 millones de dólares, con los cuales se buscará ayudar a los gobiernos de la región a responder a las crecientes necesidades humanitarias y de protección de los migrantes, refugiados y otras poblaciones vulnerables bajo su cuidado.

“Reconociendo que ningún país puede responder a estas necesidades por sí solo, esta asistencia ayudará a brindar alojamiento, salud física y mental, apoyo legal, agua, apoyan a los migrantes, incluidas aquellas que brindan refugio temporal, alimentos y asistencia humanitaria antes de que se reúnan con sus familias mientras esperan el resultado de sus procedimientos de inmigración.

Con el fin de que el límite entre Estados Unidos y México sea más seguro para los migrantes que continúen transitando, el gobierno del presidente Biden también seguirá enfrentando el tráfico de personas a través del arresto de contrabandistas. Desde abril pasado, la administración estadounidense logró siete mil 300 detenciones, obligando a muchas organizaciones criminales de contrabando a cerrar.

Con el mismo objetivo, el gobierno tendrá el alcance de los medios públicos y privados para garantizar información precisa a los migrantes ubicados en comunidades de alta emigración. Se estima que las noticias relacionadas a posibles contrabandistas y otras medidas de seguridad lleguen a más de 85 millones de migrantes potenciales.

Apertura y cooperación regional

Como parte de las medidas implementadas por la administración Biden-Harris para lograr un mayor control fronterizo, se tendrá la intención de triplicar las admisiones de refugiados provenientes de América Latina y el Caribe durante 2023 y 2024.

Del mismo modo, se permitirá que de manera mensual hasta 30 mil personas originarias de Venezuela, Nicaragua, Haití y Cuba puedan ingresar a Estados Unidos por un periodo de dos años y recibir autorización de trabajo.

Las personas que crucen irregularmente la frontera de Panamá,México o de la Unión Americana después de la fecha de este anuncio (5 de enero) no serán elegibles para el proceso de libertad condicional y estarán sujetas a expulsión a territorio mexicano, que aceptará el regreso de 30 mil migrantes por mes.

Los migrantes que estén ubicados en el centro y norte de México y que busquen ingresar legalmente a Estados Unidos, tendrán acceso a la aplicación móvil CBP One para programar una cita para presentarse a una inspección e iniciar un reclamo de protección desde el lugar en el que se encuentren, en vez de acudir al puerto de entrada con Estados Unidos a esperar.

Esa nueva medida reducirá significativamente los tiempos de espera y las multitudes en los puertos de entrada de la Unión Americana y permitirá un procesamiento seguro y humanitario.

Para ofrecer otra vía de migración, Colombia, Ecuador, Costa Rica y Belice estarán implementando nuevas políticas de regularización o protección temporal para brindar estatus legal a cientos de miles de migrantes. Por su parte, México y España ampliarán el reasentamiento de refugiados y las oportunidades de trabajo temporal.

Con estas propuestas, la administración estadounidense alienta a las personas a aprovecharlas y así evitar “las peligrosas consecuencias de la migración irregular”.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s