Familia de Israel Vázquez, periodista asesinado en Salamanca; busca justicia entre el dolor.

El reportero salmantino Israel Vázquez Rangel murió asesinado el 9 de noviembre del 2020, cuando acudió a la colonia Villa Salamanca 400 para cubrir un hecho policiaco. Hoy su papá y sus tres hermanos lo recuerdan con la alegría y el cariño de siempre, ya que era el menor. Del tema legal poco quieren hablar porque admiten que hay temor. Esto porque las autoridades detuvieron a los presuntos responsables materiales, de los cuales uno ya recibió sentencia, pero el proceso del segundo se está dilatando, y la defensa espera que termine el tiempo de prisión preventiva y tenga la opción de seguir el proceso en libertad.

En el hogar de los Vázquez Rangel hay un altar permanente a Israel y a su madre. La familia trata de retomar la cotidianidad, pero las ausencias pesan al grado que don Antonio, el pilar de la familia, a veces piensa que se le acaban las fuerzas. Platica que no le encuentra sabor a la comida y que sale a rezar en los templos para buscar un poco de paz.

Salamanca
Foto: Especial

A don Antonio se le acaban las fuerzas

Es un hombre enfermo, con problemas en el corazón tras un infarto que padeció. Pero cuando habla del menor de sus hijos se emociona: sus ojos se iluminan, sube el tono de su voz y mueve sus manos como aferrándose a los recuerdos que le quedan.

Cuenta que Israel era rebelde como todo joven. “Le gustaba la fiesta, un día no lo dejamos salir con un amigo que llegó a buscarlo en un carro nuevo, después nos dimos cuenta que ese amigo falleció en un accidente. Ahí mi hijo entendió mucha cosas porque ahí pudo haber sido él”.

Recuerda que era un excelente futbolista, al punto de que estuvo cerca de ser profesional.

“Estaba en la escuela del América, lo seleccionaron junto con otros dos en una visoria de todo el estado. Pero no se fue, se quedó a terminar de estudiar y luego comenzó a trabajar hasta que lo llamó Lupita Hernández de El Salmantino, donde todo Salamanca lo conoció”.

Don Antonio participó en el crecimiento profesional como reportero de Israel. Lo llegó a acompañar a cubrir los sucesos policíacos, así como lo acompañaba a divertirse en partidos de fútbol profesional, sobre todo del León, el equipo de su vida.

“Me venía a dormir a la habitación cercana a la puerta, porque cuando salía a cubrir sus notas, se iba tan rápido que no cerraba bien la puerta. Escuchaba que salía y enseguida me paraba a cerrar y así muchas veces en la madrugada. Incluso el día que lo asesinaron, salió a las 6:00 de la mañana, pero ya no regresó”, nos contó.

En la casa está su motocicleta, la que muchas veces lo trasladó a cubrir los sucesos policíacos que pusieron a Salamanca en el foco internacional, pero también permanece su familia que le extraña y espera justicia.

“Siento que estaba amenazado”, dice su hermana

Para su hermana Mari Paz, Israel dejó una vida muy marcada. “Viví con él los 3 últimos años de su vida. Era como mi hijo. Lo acompañé en su crecimiento con mi mamá, porque era el pequeño”.

Recordó que 15 días antes de su asesinato, llegó a la casa y le dijo a su mamá que se sentía muy contento porque la gente lo quería mucho.

“Mi mamá le dijo que con eso se tenía que quedar: ‘Y allá de ti donde los traiciones, no debes de traicionar a esa gente porque ellos confían en ti’. Él le dijo que se saliera de ese trabajo, porque ya estaba muy peligroso. La respuesta de mi hermano fue que: ‘Yo no soportaría que a ti te pasara algo, yo me voy a ir primero que tú’, él se lo dijo a mi mamá. Siento que estaba amenazado, porque decía muchas cosas así, pero la verdad solo él la sabe. Nos quedamos con que al final disfrutó mucho a sus hijas y le dio alegrías a mis papás”, platica.

Ella afirma que lo que más les dolió no fue su muerte, sino las formas.

“Así no era, pero le tocó. Nos arrastró a todos y solo Dios sabe por qué hace las cosas. Enseguida mi mamá falleció, esa sacudida era para que todos entendamos la forma en la que ahora tenemos que vivir”, dijo.

Viven un proceso largo y doloroso

Dijo que le duele ver sufrir a su familia, y es que el proceso legal les resulta muy desgastante, porque cada que se reactiva revive lo que sucedió.

“Perdimos la confianza en el momento que el estado soltó el caso. No creo en que realmente sí haya una justicia real, siento manipulada la situación. Estamos en un juego donde estamos siendo marionetas de la justicia que buscamos”, reconoció.

Admitió que hay miedo porque la familia es muy grande. Se cuestionó que va a pasar en el momento que se dé una condena, cuando se imponga una reparación del daño.

“¿Quién me asegura que vamos a ver terminado este caso? Si de nuestra cuenta fuera, ya no nos presentaríamos porque es mucho desgaste, ya todos estamos cansados y lo único que queremos es tranquilidad para la familia”, culminó.

Marco Antonio, el hermano mayor de Israel, dijo que tenía un carisma especial, que era sencillo.

“Siempre supo hacer amigos. Por ejemplo en el taller de paileria, donde trabajó como transitorio, se ganó el apodo de El Trankis. El día de su deceso se demostró a través de la muestras de afecto y de cariño hacia la familia. Un buen hermano, un buen hijo, buen padre de familia, como reportero la gente a la fecha habla maravillas de él. Y lo llamaban la voz del pueblo, porque se entregó a la gente”.

De los responsables que están en proceso dijo, “si los procesan o no, para mí, ya no tiene sentido porque no van a regresar a Israel”, precisó.

Van nueve aplazamientos en el proceso

Hugo, hermano de Israel, es el que le da seguimiento al proceso legal contra los presuntos autores materiales del asesinato. En marzo del 2021, la Fiscalía General de la República (FGR) atrajo el caso. En ese mismo año se sentenció al primer imputado en un proceso abreviado. Enseguida se inició la audiencia para el segundo imputado en un proceso que también se esperaba abreviado. Pero de repente cambió de abogado, lo que aplazó el proceso. Luego la FGR, por carga de trabajo, suspendió la audiencia.

En los últimos tres meses del 2022 se aplazó el proceso por lo menos cinco veces. En tres ocasiones por cambios de abogado del imputado, y las otros dos por carga de trabajo de la FGR. De 2021 a la fecha cuentan nueve veces que se aplazó el proceso.

“Esto se convirtió en un circo, en una burla. Entendemos los derechos el imputado, pero entonces, ¿donde están los derechos como víctima? La próxima audiencia es el 14 de febrero a las 9:15 horas”, dijo.

De los responsables de quitarle la vida a Israel dijo que “la fiscalía dice que son ellos, pero nosotros no sabemos si son ellos, nosotros no estuvimos ahí. La Fiscalía realizó su trabajo y nosotros no podemos hacernos a algún lado. Somos simples espectadores en este proceso, confiando en que las autoridades están haciendo su trabajo”.

Explicó que el motivo de todos los aplazamientos en el proceso tienen la finalidad de llevar a la libertad del acusado.

“Están intentando llegar a los dos años de prisión preventiva, porque no se pueden exceder dos años y puede quedar libre y enfrentar el proceso en libertad”, lamentó. Por eso es que ahora solo están a la espera de que avance el proceso.

A Israel le sobreviven dos hijas menores de edad, y su novia, Noreyma, con quien tenía planes de casarse. Pero además le sobrevive una familia que espera justicia.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s