Daño ambiental y riesgo sanitario: los problemas de la basura que persisten en Guanajuato.

El manejo de la basura que se genera en los núcleos urbanos de todo el mundo es desafío que se enfrenta en todo el mundo. Y es que las deficiencias en la recolección, traslado y depósito de los residuos pueden traer problemas ambientales importantes a las poblaciones que no atiendan adecuadamente el tema.

A grandes rasgos, el manejo inadecuado de residuos sólidos provoca serios problemas ambientales como la contaminación del suelo, del agua y del aire. Si la basura no se dispone adecuadamente, la capa vegetal originaria de la zona desaparece, hay erosión del suelo, se contamina a la atmosfera con materiales inertes y microorganismos. Con el tiempo, pueden surgir nuevos componentes químicos que provocarán la contaminación del medio y el suelo perderá muchas de sus propiedades originales.

Y por si fuera poco, todo esto provoca la proliferación de fauna nociva transmisora de enfermedades. En los basureros a cielo abierto comienzan a generarse vectores como ratones, moscas y otros tipos de plagas. Esto hace de la disposición de basura un tema de salud pública.

Estas problemáticas y otras más que se generan en cada caso concreto no son ajenas para México, y mucho menos para Guanajuato. De hecho, en la entidad diversos municipios y comunidades sufren de un manejo de basura inadecuado que ya da muestra de consecuencias importantes.

En Periódico Correo presentamos por lo menos tres casos que demuestran que la administración de los residuos es un tema que necesita atención en Cuerámaro, San José Iturbide y Silao.

Basurero de Cuerámaro es un foco de problemas ambientales

Basura
Foto: Manuel Arriaga

El basurero a cielo abierto que se encuentra en el municipio de Cuerámaro es tan solo uno de los tiraderos que operan fuera de la norma 083 de la Semarnat. Y es que no cuenta con ningún tipo de infraestructura para el control del biogás, lixiviados y otros contaminantes que ahí se generan y que pudieran ser nocivos para la flora y fauna de la zona. Esto además de que representan un riesgo de contaminación para las aguas subterráneas.

La Norma Oficial Mexicana 083 establece las especificaciones de selección del sitio, el diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.

De acuerdo a la norma, se debe garantizar la extracción, captación, conducción y control del biogás generado en el sitio de disposición final. Una vez que los volúmenes y la edad de los residuos propicien la generación de biogás y de no disponerse de sistemas para su aprovechamiento conveniente, se procederá a su quema. Esto ya sea a través de pozos individuales o mediante el establecimiento de una red con quemadores centrales.

Además, señala que “debe construirse un sistema que garantice la captación y extracción del lixiviado generado en el sitio de disposición final. El lixiviado debe ser recirculado en las celdas de residuos confinados en función de los requerimientos de humedad para la descomposición de los residuos, o bien ser tratado, o una combinación de ambas”, cita la Norma.

Basurero está fuera de control

Sin embargo, el basurero municipal de Cuerámaro es en un tiradero a cielo abierto fuera de control. Este recibe aún los desechos urbanos qué se generan en la cabecera municipal y en las comunidades rurales, pero está al borde del colapso.

Y es que la única celda con la que cuenta ese tiradero está prácticamente llena. Además no existe un plan de aprovechamiento de los residuos que pueden reciclarse, por lo que la basura se acumula con cada llegada de los camiones recolectores.

Aunque durante la presente administración se atendió en parte el problema de contaminación perimetral que genera el basurero municipal, los residuos sólidos están muy lejos de tener un manejo real y acorde a la Norma Oficial Mexicana. Esto a pesar de que se encuentra muy cerca de un área natural a la qué podría afectar de manera negativa.

En San José Iturbide llevan 14 días sin recolección de basura

Habitantes tanto de la comunidad El Mezquital como de Puerto de Ceniza denunciaron que desde hace más de 14 días, el servicio de recolección de basura no se efectúa en sus comunidades. Por ello los contenedores se encuentran a su máxima capacidad y los residuos comienzan a desperdigarse a su alrededor.

Dichas comunidades se encuentran en los limítrofes con el municipio vecino de Tierra Blanca, a un costado de la carretera estatal a dicho municipio. Esta situación, según sus habitantes, impide que los vehículos del servicio de recolección de basura lleguen continuamente.

Pero en esta ocasión llevan alrededor de dos semanas que dicho servicio no se efectúa. Es por eso que las bolsas con residuos ya desprenden olores fétidos y nauseabundos durante el día.

Asimismo, tienen que estar al pendiente de la llegada de manadas de perros, pues al bajar las bolsas de basura buscando algo de comer, esparcen los residuos. Esto implica que los vecinos nuevamente tengan que juntar la basura para evitar algún riesgo sanitario, principalmente con los niños.

Resaltaron que esta problemática se presenta cotidianamente en sus comunidades. Además tienen conocimiento que la última comunidad del municipio, El Carbajal, también presenta problemas con la recolección de basura.

Por eso piden a las autoridades municipales, principalmente al área de Servicios Municipales, que pongan cartas en el asunto, pues, derivado de las fechas y celebraciones de fin de año, los residuos se juntan con mayor facilidad.

Basura ya contamina los ríos y arroyos de Silao

Las deficiencias en el servicio de recolección de basura en Silao provocan que arroyos y ríos estén repletos de desechos. Esta situación implica afectaciones a la ecología de la zona.

Desde hace casi dos años existen irregularidades en el cumplimiento de los horarios y rutas de recolección. Primero debido a argumentos por parte de la empresa concesionaria Veolia relacionados con la falta de pagos por la prestación del servicio. Y luego ante la justificación de no contar con suficiente cantidad de vehículos para levantar los desechos.

Sitios como el río Silao, el arroyo de Pabileros y el arroyo de Aguas Buenas evidencian que son utilizados por los ciudadanos como vertederos de basura doméstica y hasta de construcción. El río Silao es el más afectado, y en combinación con el estancamiento de agua, genera putrefacción de los residuos de origen natural.

Botellas de plástico y de vidrio, muebles, ropa, calzado, alimentos, escombro y hasta animales muertos se esconden entre la maleza. Esto a su vez representa una oportunidad para la proliferación de plagas.

Vecinos de colonias como La Curva, La Huerta, La Vía I y La Vía II, Los Ángeles, La Joyita y El Progreso hacen un llamado a las autoridades para que solucionen el problema y eviten afectaciones mayores al medio ambiente.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s