Pasta de Conchos: el retraso para sanar.

La herida de Pasta de Conchos sigue abierta y las esperanzas de justicia se desvanecen.

La explosión ocurrida el 19 de febrero de 2006 en la mina propiedad de la empresa Grupo México, del empresario German Larrea, el segundo hombre más rico de México, dejó con quemaduras de primer y segundo grado a 11 trabajadores que lograron salir, mientras que 65 mineros murieron.

El evento adquiere mayor importancia debido a que desde el año 2000, el lugar había tenido reportes de fallas de seguridad.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en la última inspección realizada el 12 de julio de 2004, se asentaron 43 violaciones directas a la norma de seguridad e higiene, se ordenaron 48 medidas, muchas de ellas de extrema urgencia, y las autoridades decidieron ignorar las recomendaciones y no subsanar las fallas.

Después del suceso, las labores de rescate quedaron en manos de Grupo México, que anunció que mantendría labores para la recuperación de los cuerpos, sin embargo, el 4 de abril del 2007, después de rescatar únicamente dos cuerpos, la empresa decidió suspender el rescate argumentando que se ponía en riesgo a los rescatistas.

Grupo México, empresa que junto con las autoridades ignoró los riesgo señalados en la mina años antes del incidente, se deslindó del rescate en 2007 argumentando que se ponía en riesgo a los rescatistas

Millones invertidos sin resultados en Pasta de Conchos

Cuatro sexenios después del accidente, el rescate de los mineros ha significado más de mil 500 millones de pesos en contratos tanto con empresas como con personas físicas firmados por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin que se hayan reportado avances significativos para la localización de los primeros cuerpos.

En septiembre de 2020, con la llegada de Morena al poder, los familiares de los mineros y el Gobierno federal acordaron en Palacio Nacional que la CFE se hiciera cargo del proceso y una vez concluido, pudiera extraer carbón, según la minuta del encuentro.

A dos años de la reunión, Cristina Auerbach, quien dirige la Organización Familia Pasta de Conchos desde los días posteriores al derrumbe, señala que los retrasos se deben a la inexperiencia.

“Desde un inicio dijimos que la CFE no estaba capacitada ni tiene experiencia en minas y mucho menos en rescate minero”, expresa.

Sin un portal específico de transparencia de datos, los contratos para realizar el rescate de Pasta de Conchos, ordenado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se encuentran diseminados en Compranet y el portal de la CFE.

Reporte Índigo localizó 18, de los cuales, 1 concluyó hace tres años, 14 en 2021 y dos más en 2022. Otro más terminará en diciembre del presente año.

La contratación más alta hasta ahora es la que corresponde a la construcción de rampas de acceso, galerías de aproximación y túneles de conexión para llegar a donde se supone que están los cuerpos de los trabajadores mineros por mil 350 millones 519 mil 344 pesos.

El segundo, por 358 millones 335 mil 187 pesos, fue para la edificación de dos lumbreras las cuales tienen el 30.80 por ciento de avance cuando deberían tener el 60.13 por ciento.

Estos dos contratos se iniciaron el 1 de julio y debieron concluir el 30 de septiembre de 2022, de acuerdo con las estipulaciones.

De ninguna de esas obras hay avance. El último informe que la CFE le entregó a los familiares, fechado el 8 de noviembre de 2022, tiene varias leyendas en rojo que indican “atrasado”.

En cuanto a los túneles, uno debería tener 17.29 por ciento de avance y apenas tiene 2.3 por ciento de ejecución, en tanto que la construcción del otro está programada para iniciar en enero de 2023.

En otra zona de la mina debe construirse un sistema de auscultación, galerías de aproximación y más túneles de acceso. Estas obras tienen cero por ciento de avance cuando ya deberían tener el 1.71 por ciento.

La conformación de escombrera también está señalada en rojo porque tiene 0.38 por ciento cuando debería estar al 1.84 por ciento.

Elvira Martínez Espinoza, viuda de Jorge Vladimir Muñoz Delgado, uno de los 63 mineros que continúa en Pasta de Conchos dice que el rescate no ha iniciado.

“Están comenzando los trabajos previos. El rescate será cuando lleguen a la zona siniestrada y empiecen a buscarlos. Ese va a ser el día cuando se pueda decir que ya se está haciendo el rescate. Hasta ahora, los informes son cada 14 días y el avance que vemos pues no es ni avance porque de acuerdo a lo que ellos tienen planeado o programado van muy atrasados”.

Frente al último informe de la CFE, reclama que el factor tiempo para las familias es muy importante.

“Llevamos 17 años. El cansancio y la desesperación nos ganan. Queremos ver resultados pronto. Porque el sexenio se puede acabar y no sabemos quién venga, quién quede, y qué decisiones van a tomar; si continúan o no en caso de que no llegaran a terminar los trabajos … No hay una certeza de que el rescate se llegue a dar”, Elvira Martínez Espinoza Activista y viuda de Jorge Vladimir Muñoz Delgado.

Volver a empezar

El 1 de mayo de 2019, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el inicio de las labores de rescate de los cuerpos de 63 mineros que fueron atrapados en la mina de Pasta de Conchos, Coahuila.

Un mes después, la STPS otorgó el primer contrato para realizar el rescate. La empresa Servicios Especializados en Idiomas recibió 479,690 pesos por traducir el expediente sobre lo que ocurrió aquel funesto día.

El 14 de septiembre de 2020, los familiares de los mineros se reunieron en Palacio Nacional con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. También acudieron Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, y Manuel Bartlett Díaz, director de la CFE. Encinas hizo pública en las redes sociales la minuta del encuentro.

Según el documento, se acordó además de que la CFE quedara a cargo de las obras requeridas para el rescate, que la STPS le entregara la documentación, se iniciara la reparación integral, se indemnizara a las 65 familias, se iniciaran las obras públicas previstas, la construcción de un memorial, el inicio de una negociación para una solución amistosa y la asistencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Nueva Rosita, Coahuila, el 23 de octubre de 2020.

De acuerdo con Elvira, los familiares aceptaron que el rescate quedara a cargo de la CFE porque ni siquiera se les consultó.

“A nosotros jamás se nos preguntó. Lo único que se nos preguntó desde agosto de 2020 fue si queríamos el rescate o queríamos un mausoleo. Eso fue lo único. Y fue a las viudas, no a las familias … Ya llevaban todo planeado, ya estaba ahí Manuel Bartlett en la reunión. (El Presidente) dijo, ‘le vamos a encargar aquí a la Comisión Federal, que ellos se encarguen de hacer el rescate para que lo financien”.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s