Desaparición de poderes mantiene en vilo a Penjamillo, Michoacán.

A un mes de que cuatro regidoras y el síndico de Penjamillo dejaron el municipio por presuntas amenazas del crimen organizado, se mantiene en pie el planteamiento de nombrar un Consejo Interino de Gobierno que sustituya al Poder Ejecutivo que encabeza la alcaldesa Xóchitl del Río Carranza, sin embargo, sigue sin concretarse.

Incluso, el gobernador, Alfredo Ramírez Bedolla afirmó que es inminente la desaparición de poderes, pero dejó en claro que esto se debe guiar de manera política y no impositiva.

“No es que haya ingobernabilidad en el municipio, el problema es burocrático, es dentro de la Presidencia Municipal. Ahí el tema se está trabajando con el partido, con las regidoras, los regidores, con la misma presidenta y con el secretario de Gobierno Carlos Torres Piña. No podemos tomar una decisión autoritaria, sino un tema que se resuelva políticamente y en eso estamos”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa del pasado lunes.

La postura del gobierno del estado fue confirmada por el Congreso local quien, a través de la presidenta de la Comisión de Justicia, Anabet Franco Carrizales confirmó que las autoridades estatales aún no han enviado el documento oficial en el que se solicite a los diputados iniciar el procedimiento interno para nombrar a los integrantes del Consejo.

«No ha llegado el documento y en cuanto nos avisen será turnado a la Comisión de Justicia y de Gobernación, pero aún no sabemos cómo vendrá el oficio del gobierno», insistió la diputada morenista.

De acuerdo al Artículo 44 de la Constitución Política del Estado de Michoacán de Ocampo, el Congreso tiene la facultad de suspender ayuntamientos, declarar que éstos han desaparecido, suspender o revocar el mandato a alguno de sus miembros. Por lo cual, los legisladores, deben designar, entre los vecinos del municipio, a quienes deban concluir los períodos respectivos.

De acuerdo con el testimonio de las regidoras, desde el 20 de septiembre entregaron oficios al secretario de Gobierno, Carlos Torres Piña en los que señalaron las agresiones y amenazas directas de supuestos criminales, presuntamente enviados por la alcaldesa Xóchitl del Río Carranza.

Las amenazas estarían relacionadas con no haber apoyado la propuesta de presupuesto para el 2023 presentado por del Río.

Los representantes populares además de haber ventilado el tema ante los medios de comunicación, presentaron las denuncias formales ante la Fiscalía General del Estado (FGE)

En los días posteriores a las denuncias, las cinco funcionarias huyeron de Penjamillo, pero agregaron que no habían recibido las medidas cautelares de protección por parte de la FGE.

El 11 de octubre el propio Secretario de Gobierno, Carlos Torres Piña aceptó que no había seguridad brindada por el estado debido a que las regidoras interpusieron una denuncia ante la FGE y ésta a su vez giró una solicitud de medidas cautelares a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) pero les contestaron que no tenían esas facultades, recomendando acudir con la Guardia Nacional.

El fiscal del estado, Adrián López Solís, añadiría días después que las medidas cautelares efectivamente estaban trabadas porque su dependencia las ofreció, pero las víctimas insistían en la intervención de la Sedena.

Cabe recordar que Xóchitl del Río Carranza llegó a la presidencia municipal el 30 de septiembre del 2021 en sustitución del alcalde electo Gilberto Mejía Salgado, quien ganó las elecciones, pero fue plagiado el 29 de junio, sin que hasta ahora se conozca su paradero.

Al momento, Xóchitl del Río no ha dejado el cargo y se mantiene como presidenta municipal de Penjamillo.

El 12 de octubre, luego de que fuera señalada de estar tras las presuntas amenazas contra integrantes del Cabildo, se deslindó de los hechos.

“Soy una persona de valores, nunca haría algo así, nunca atentaría contra ninguna persona. Como integrante de una familia como madre soltera y como mujer, sé lo que es pasar por algo así y de verdad que no se lo deseo a nadie”, afirmó en una rueda de prensa que ofreció en la capital michoacana.

Recordó que al inicio de su gestión recibió una extremidad humana como amenaza, hecho que la hizo dudar sobre seguir con el encargo: “Yo misma recibí amenazas, dudé muchísimo para tomar la responsabilidad que hoy tengo. Hay una denuncia en la fiscalía sobre este tema, he vivido con mucho miedo e incertidumbre” comentó del Río Carranza.

La legisladora del Revolucionario Institucional (PRI), Adriana Hernández Íñiguez, también reconoció que la Secretaría de Gobierno no ha informado a los 40 diputados sobre la petición de Penjamillo, pese a que es un tema urgente y que debería de estar siendo analizado en estos momentos por el Congreso local.

Desde su perspectiva, el gobierno estatal ya dejó pasar mucho tiempo en resolver un tema crucial, donde no sólo está en riesgo la vida de las funcionarias municipales sino especialmente la seguridad de los pobladores del municipio de Penjamillo.

«El estado no puede dejar pasar más tiempo, estamos hablando de un tema muy grave y deben tomarse cartas en el asunto. Las regidoras ya tuvieron que salir del municipio y otras más están resguardadas por el gobierno» remarcó.

Información. El Sol del Bajío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s