Diócesis de Nueva York acepta control judicial por sospechas de abusos sexuales.

La fiscalía del estado de Nueva York anunció un acuerdo sin precedentes con la diócesis católica de Buffalo por la cual sacerdotes sospechosos de abusos sexuales serán sometidos a supervisión judicial, tras décadas de escándalos y silencio de la Iglesia estadunidense.

La Iglesia católica en Estados Unidos ha estado sacudida por las revelaciones de delitos sexuales cometidos por sacerdotes, especialmente contra menores. En diciembre de 2019, el papa Francisco anunció la renuncia del obispo Richard Malone, obispo de Buffalo, la segunda ciudad del estado de Nueva York, implicado por su manejo de un escándalo de pedofilia.

Luego de investigaciones en las ocho diócesis católicas del estado de Nueva York y de una demanda de noviembre de 2020 de la fiscal general estatal, Letitia James, la Diócesis de Buffalo y sus sacerdotes, sospechosos «de manera creíble» de abuso sexual o complicidad, deberán ahora someterse al control de funcionarios judiciales y policiales.

Las auditorías serán supervisadas por Kathleen McChesney, ex subdirectora ejecutiva de la policía federal (FBI) y especialista en escándalos sexuales dentro de la Iglesia católica estadounidense, según un comunicado de la fiscal James.

«La Diócesis de Buffalo y sus dirigentes han fracasado durante demasiado tiempo en su misión principal de guiar y proteger a nuestros niños», señaló James, una funcionaria electa demócrata.

La fiscal general del estado de Nueva York lamentó que «al optar por defender a los perpetradores de abusos sexuales en lugar de a los más vulnerables, la Diócesis de Buffalo y sus dirigentes han dañado la confianza de los fieles y provocado en muchos una crisis de fe».

La Iglesia católica de Buffalo, que representa a unos 600 mil feligreses, ahora tendrá que someterse al «control y la responsabilidad» de la justicia del estado de Nueva York, escribió James, insistiendo en que «nadie está por encima de la ley y quienes la violan en el estado de Nueva York siempre deberán rendir cuentas».

Los dos ex obispos de Buffalo, Richard Malone y Edward Grosz, nunca más podrán ocupar cargos en organizaciones benéficas religiosas o laicas en Nueva York.

Además de la Diócesis de Buffalo, cuya crisis se conoce desde 2018, el ex obispo de la capital del estado de Nueva York, Albany, Howard Hubbard, admitió bajo juramento en un tribunal en 2021 haber estado al tanto durante 25 años, desde 1977 hasta 2002, de abusos sexuales a menores, sin tomar nunca las medidas pertinentes.

Su testimonio no se hizo público hasta marzo pasado.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s