Artemis I: la misión que marca el inicio de una nueva carrera espacial por los recursos lunares.

La NASA planea lanzar la misión lunar Artemis I este sábado 3 de septiembre, luego de que un primer intento a principios de semana fuera cancelado en el último minuto debido a problemas con el motor de la nave.

La misión es un paso emocionante hacia el regreso de los humanos a la Luna por primera vez desde 1972. Pero esta vez no se trata solo de dejar nuestras huellas en el polvo lunar, también tiene un matiz económico y geopolítico: marca el comienzo de una nueva carrera espacial por los recursos lunares. Esta vez, todos quieren minar la Luna.

Gran parte del programa Artemis es noble e inspirador.

Artemis I es la primera misión del programa y llevará a cabo un vuelo de prueba sin tripulación de 42 días para orbitar la Luna y regresar a la Tierra. El viaje utilizará un nuevo vehículo de lanzamiento, el Space Launch System (SLS), que es el cohete más poderoso actualmente en funcionamiento en el mundo.

A bordo habrá tres maniquíes hechos de materiales que replican la biología masculina y femenina. La NASA utilizará los maniquíes para probar la comodidad y seguridad del vehículo de lanzamiento y la cápsula de vuelo espacial para humanos.

También hay muchos otros experimentos a bordo, y se lanzará una serie de pequeños satélites para proporcionar datos cuando la cápsula se acerque a la Luna.

Las lecciones de esta misión se aplicarán a Artemis II, la misión prevista para 2024 que verá a la primera mujer y la primera persona de color llegar a la Luna.

Por los recursos lunares

Sin embargo, el regreso de la humanidad a la Luna no se trata solo de exploración y búsqueda del conocimiento. Así como la carrera espacial de la década de 1960 fue impulsada por la geopolítica de la Guerra Fría, los programas espaciales actuales se sustentan en la geopolítica actual.

Artemis está dirigida por Estados Unidos, con la participación de la Agencia Espacial Europea y muchas otras naciones.

China y Rusia están colaborando en su propio programa lunar. Planean aterrizar humanos en 2026 y construir una base lunar para 2035.

India también está trabajando en módulos de aterrizaje lunares robóticos y en un programa de vuelos espaciales lunares. Los Emiratos Árabes Unidos también planean lanzar un módulo de aterrizaje lunar en noviembre de este año.

Todos estos programas tienen como objetivo hacer más que simplemente aterrizar astronautas para breves visitas a la Luna. El objetivo a largo plazo de la carrera es adquirir recursos lunares.

Se ha encontrado hielo de agua en las regiones del sur de la Luna, y se espera que también se puedan extraer ciertos gases que pueden usarse como combustibles.

Estos recursos podrían usarse para apoyar la habitación humana a largo plazo en y cerca de la Luna en bases lunares, así como estaciones espaciales permanentes que orbitan la Luna, como el Gateway planificado por la NASA.

Geopolítica lunar

Eventualmente, lo que aprendamos en la Luna se utilizará para avanzar a Marte. Pero, en el corto plazo, los países y entidades comerciales asociadas que lleguen primero a los mejores sitios mineros dominarán una economía lunar emergente y una política lunar.

En los próximos cinco años, más o menos, podemos esperar ver enormes tensiones políticas en torno a esta nueva carrera hacia la Luna.

Una pregunta que aún no se ha respondido: ¿qué leyes regirán las actividades en la Luna?

El Tratado del Espacio Exterior de 1967 prohíbe la apropiación en el espacio “por reclamos de soberanía, ocupación o por cualquier otro medio”. Hasta el momento no está claro si la minería u otras formas de extracción de recursos entran dentro de esta prohibición.

Las Naciones Unidas tienen un grupo de trabajo que tiene como objetivo desarrollar un consenso multilateral sobre los aspectos legales de las actividades relacionadas con los recursos espaciales.

Sin embargo, en 2020, Estados Unidos se puso al frente del proceso de la ONU al establecer los Acuerdos de Artemis, que establecen que la extracción de recursos ocurrirá y es legal. Veintiún países han firmado estos acuerdos con Estados Unidos., pero están lejos de ser universalmente aceptados.

Otro tratado relevante es el Acuerdo de la Luna de 1979, firmado por 18 países. Este acuerdo establece que ninguna entidad puede poseer ninguna parte de la Luna y nos obliga a establecer un régimen regulatorio para la minería lunar “en el momento en que la tecnología esté a punto de ser factible”.

Hay cierta perfección poética en que la NASA haya elegido el nombre “Artemisa” para este nuevo esfuerzo lunar. Artemisa es la diosa griega de la Luna y la hermana gemela de Apolo (el homónimo del programa de vuelos espaciales a la Luna de la NASA en la década de 1960).

Artemisa declaró que nunca quiso casarse porque no quería convertirse en propiedad de ningún hombre.

Incluso si no se puede reclamar la propiedad de la Luna, veremos competencia sobre si se pueden extraer partes de ella. Sin duda, los científicos e ingenieros resolverán los desafíos técnicos del regreso a la Luna. Resolver los desafíos legales y políticos puede resultar más difícil.

Información. Forbes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s