¡Ni en los cómics! Los bomberos de Guanajuato son los verdaderos héroes.

Ser bombero es el sueño de la mayoría de los niños, aunque pocos logran ser parte del honorable Cuerpo de Bomberos. Estos valientes hacen de todo, rescatan mascotas, combaten incendios forestales y dan su vida para salvar a alguien de las llamas. Por eso el 22 de agosto se celebra el Día del Bombero en México. 

El pasado 8 de agosto los bomberos fueron parte de los ‘héroes sin capa’ que participaron para sofocar los múltiples incendios en Irapuato. Esto sin importar incluso que los agresores pudieran regresar a los puntos bajo fuego. 

Así le tocó a Cristián Fabián, a quién no le importó estar en su día de descanso y cuando se dio cuenta que había múltiples incendios en la ciudad, no le importó que se trataran de ataques de grupos delincuenciales, lo único que pasó por su cabeza es que se necesitaban ‘manos’ para ayudar y salvaguardar a la ciudadanía. 

“El miedo siempre lo tenemos, siempre va con nosotros. Pero con la bendición de Dios todo sale bien y volvemos a casa. Está tenso por la labor que hacemos y lo único que hacemos es salvaguardar las cosas de la ciudadanía y es todo”, comentó Cristian.

Siempre listo para entrar en acción 

Para Cristian su único objetivo era ayudar. Ese día sabía que lo necesitaban y atender  incendios, es parte de su labor como bombero. Una profesión con la que soñó desde muy pequeño y a base de mucho esfuerzo y tras años de voluntariado, pudo ingresar a la corporación. Hoy ostenta el cargo de operador. 

Con más de ocho años y medio de experiencia, primero com752o voluntario y desde hace cuatro como bomberos, lo que más le duele es cuando atiende reportes donde hay niños involucrados. Pues le ha tocado rescatar a niños prensados en accidentes o en alguna casa envuelta en llamas. 

“Pues lo más marcado son varios niños que toca la desgracia que quedan prensados y me mueve. Me recuerda a mi familia y mis hijos”. Él es padre de dos hijos, uno de apenas cinco meses de nacido y otro de ocho años. Este último toma la clara decisión de convertirse en bombero cuando sea grande, al igual que su papá. Ya que lo ve como un héroe por la noble labor que tiene de salvar vidas. 

Tiene 28 años de servicio en Bomberos de Guanajuato 

Tras 28 años de servicio comprometido con los habitantes de Guanajuato Capital, el capitán Carlos Ruíz García, miembro activo del Heroico Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Guanajuato, asegura que no erró en dedicar una buena parte de su vida a ayudar a los ciudadanos, siempre bajo el lema “Todo por salvar una vida”. 

Carlos Ruíz recuerda que era brigadista cuando trabajó en la Cooperativa Minera lo invitaron a unirse a los bomberos, junto con otros compañeros. Desde entonces no ha dejado de ayudar a la población. 

“Mi gusto de estar aquí es con la intención de ayudar a las personas que lo requieren, a la ciudadanía…No es el mejor cuerpo de bomberos el que apaga más incendios sino el que los previene”, reflexionó  Ruíz al señalar que la actividad de un bombero no se limita a apagar incendios. 

Y es que los bomberos no solo se dedican a apagar incendios, también rescatan animales, responden a accidentes donde corren riesgo las personas, dan capacitaciones, entre otras actividades. Las cuales compaginan con su vida personal, algunos laboran en una empresa y otros estudian. 

No le teme ni a la muerte

Carlos  Ruíz recordó que con el paso del tiempo se ha capacitado en distintas áreas, con el objetivo de ser muy diestro. Pues además de bombero es buzo de rescate. Y aunque le han tocado experiencias fuertes en las que su vida ha estado en juego, esto no lo detiene.

“Tuvimos un evento en la presa de La Purísima en el cual un compañero y yo hicimos una inmersión …Hice la inmersión tratando de localizar el cuerpo sin vida de esa persona. Pero en el fondo de la presa tuve un percance donde me atoré en un árbol y por mi desesperación me dio por querer salir y en un momento pensé con el cuchillo de rescate cortar para poder salir. Pero me tranquilicé y logré salir a superficie. Andaba a una profundidad de 17 metros”.    

Uno de los grandes orgullos como bombero es que dos de sus hijos siguieron sus pasos y hoy son capitanes de la misma institución. Mientras que el capitán lleva ya 20 años al mando como maquinista y como jefe de personal voluntario y asalariado.   

“En mi trayectoria de 28 años como bombero dentro de la corporación y a pesar de todos los peligros-riesgos por los que he pasado jamás desistí de ser bombero. Mi corazón, mi espíritu está con Bomberos hasta que el creador me lo permita. Así como también estoy orgulloso de que mis hijos también sean bomberos y continúen dentro de esta institución donde el lema es todo por salvar una vida”, agregó Ruiz.                         

Aprovechó para invitar a aquellas personas que sientan inquietud de ser parte de bomberos y servir a la comunidad para que se acerquen a la base ubicada en Pozuelos (en Guanajuato Capital) y conozcan esta gran labor. 

Víctor sigue los pasos de su padre en Abasolo

Desde hace 22 años, Víctor Manuel Hernández Moreno brinda un servicio a la comunidad al formar parte del Cuerpo de Bomberos. Pero ni un accidente en el 2014 fue suficiente para retirarlo de la atención de servicios de emergencia.

Su mayor satisfacción es poder ayudar a todas las personas. Pero de manera  particular a los niños. Aunque aclaró también que esos momentos son los más difíciles que ha vivido. Pues le ha tocado ver menores de edad sin vida. 

Víctor Manuel Hernández Moreno es desde el 2019 comandante del Cuerpo de Bomberos de Abasolo. Sucedió en el cargo a su padre Raymundo Hernández Vaca, fundador del Cuerpo de Bomberos y de la extinta corporación Comisión Nacional de Emergencias. Esta fue la primera agrupación de rescate que existió en la localidad. 

Víctor Manuel relató que siempre se sintió atraído hacia las unidades de emergencia, “me gustaba ver cómo todos subían a las ambulancias y salían para atender accidentes y toda clase de reportes. Le insistí mucho a mi papá hasta que a los 18 años de edad, me dejó hacer mi primer guardia. Eso fue hace ya 22 años…Me inscribió en el curso de Técnico en Urgencias Médicas en la Cruz Roja de La Piedad Michoacán. Al salir me ofrecieron quedarme a trabajar en la Cruz Roja en La Piedad, hasta ser coordinador de socorros. También estuve en el Centro Regulador de Urgencias en Michoacán”, citó el entrevistado. 

Casi pierde la vida…Pero la libró y siguió adelante

Su mundo cambió el 13 de febrero de 2014, cuando la ambulancia de la Cruz Roja de La Piedad donde viajaba a Abasolo fue impactada por un contenedor que se zafó de un tráiler, entre los municipios de Pénjamo y Abasolo. “Todo el golpe fue de mi lado, resulté con varias fracturas y después de cirugías y terapias, finalmente pude volver a reintegrarme al servicio activo aquí en Bomberos. Aunque no puedo hacer mucho esfuerzo físico, apoyo manejando las unidades en las emergencias”, relató Hernández Moreno. 

Agregó qué algunas de sus mayores satisfacciones es poder ayudar a cualquier persona que lo necesita. Cada vez que regresa a casa es la mayor bendición que puede tener su familia, quien lo recibe con un abrazo y con orgullo.

Ya que no solo sale a trabajar para tener un ingreso, sino que su trabajo marca la vida de las personas. Ya sea apagando un incendio, rescatando personas en accidentes o siendo un ejemplo para las nuevas generaciones del valor y compromiso que significa ser bombero.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s