Vecinos de la 18 de agosto conmemoran la inundación de Irapuato de 1973 y celebran la vida.

Vecinos de la colonia 18 de agosto conmemoran que sobrevivieron a la trágica inundación de Irapuato de hace 49 años. Cientos de personas perdieron las vida y miles más que tuvieron que iniciar de cero y con sus propias manos reconstruyeron sus vidas y toda una ciudad.

Han pasado 49 años de la inundación de Irapuato. Pero para los vecinos de la 18 de agosto pareciera que fue ayer, pues son recuerdos que no se olvidan tan fácilmente. Así lo compartió María de Jesús Mínguela Juárez, quien tenía solo 11 años cuando el agua de la Presa del Conejo obligó a su familia a buscar refugio en lo alto de un molino en la calle Chapultepec. Ella es la mayor de 8 hermanas.

Junto a su mamá que traía en brazos a su hermana más pequeña de tan solo cinco meses, María recuerda que estuvo del sábado hasta el lunes viviendo sobre el molino en donde un milagro los ayudó a tener qué comer. Pues ahí también había vendedores de fruta, lecheros, verduleros y las pastas del Molino. Además el miedo siempre una constante compañía.

Temía no volver a ver a su papá

Uno de sus grandes temores fue no volver a ver a su papá. Y que al momento de la inundación él se encontraba en el trabajo y fue hasta el domingo por la tarde que lo vio moverse entre el agua para llegar a ellas. Lo único que él pensaba todo ese tiempo era en regresar con su familia.

“Yo lloraba, porque lo miraba como el agua no lo dejaba avanzar a él y a una de mis hermanas, le llegaba el agua a la cintura y gritaba espantada porque pensaba que se lo iba a llevar el agua, fue una cosa impresionante”, compartió y es que, aunque no lo tocó ver a gente sin vida, sí vio como el agua arrastraba con mucha fuerza a los animales del campo. No duda que entre ellos también hubiera personas.

Por las noches, el miedo no los dejaba dormir. Dice que recuerd se escuchaba como las casas se caían, una de ellas fue la suya. Luego de varios días, comenzaron de nuevo ahora en la colonia 18 de agosto.

Este día, dijo no se celebra una inundación, se festeja que son sobrevivientes de una tragedia que marcó la vida de Irapuato y agradecen a la Santa Elena de la Cruz, patrona de la colonia.

Festejan haber sobrevivido a la inundación en Irapuato

Juan Francisco Mínguela, uno de los organizadores, compartió que la fiesta se hace en grande. Se cierran todas las calles nombradas como dependencias federales por el año y coordinación que hubo para la reconstrucción de Irapuato. Y que además dieron casas a todos aquellos que perdieron la suya.

“Es una conmemoración de la inundación de Irapuato. Un desastre que pasó a ser una transformación de Irapuato y como referente esta esta colonia que se mucha gente se quedó sin casas”, compartió, así como dijo que este año se retomarán las funciones de box, que quedaron en el olvido por mucho tiempo.

Las calles de la 18 se llenan de juegos y música. Pero también de solidaridad y unión entre los vecinos que por muchos años han sido estigmatizados como violentos. Aunque en esta fecha se unen para rendir homenaje a los que ya no están, a los que murieron en la inundación y a los que llegaron a construir esta colonia y que sembraron las bases de la misma.

Homenajean a quienes ya no están

Edgar Zuyama, mejor conocido como el ‘Gallo Zumaya’, otro de los organizadores, compartió que la fiesta se hace con el apoyo del municipio y con patrocinadores. Regalan agua y comida para los vecinos y visitantes.

Inundación de Irapuato de 1976
Inundación de Irapuato de 1976 Foto: Eduardo Ortega

“Tenemos una mala fama: nos dicen que la 18 de agosto son gente conflictiva, gente mala que incita a la violencia y demás. Pero la verdad no, somos gente buena, gente trabajadora, gente bondadosa y caritativa y realmente estamos haciendo un homenaje a las personas pioneras de la colonia”, indicó.

La colonia 18 de agosto surgió de la inundación de 1973 para dar vivienda a cerca de 3 mil 500 personas. Tiene al menos 500 viviendas en un terreno de más de 8 hectáreas de terrenos y siempre recuerdan la tragedia que unió a todos.

A la inundación, le siguieron una segunda en 1976 que puso en alerta a los freseros, y una más en 1996, pero ninguna con tal magnitud que la de 1973.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s