Crece consumo de cristal entre jóvenes.

En Guanajuato, 6 de cada 10 jóvenes que llegan a un centro de rehabilitación es por el consumo de cristal, situándose como el quinto estado donde más fueron atendidos por este problema, reveló el Informe anual sobre adicciones 2020 recién publicado por la Secretaría de Salud federal. 

Este documento forma parte del Sistema de vigilancia epidemiológica de las adicciones y recaba información de los centros de tratamiento y rehabilitación no gubernamentales. 

En él se detalla que, en el 2020, 3 mil 464 personas fueron atendidas en estos establecimientos, de las cuales el 94.6 por ciento eran originaria del estado. 

De dicha cifra, 2 mil 104 -el 60.7 por ciento- recibieron o reciben tratamiento por ser adictas al cristal, lo cual significa 683 más en comparación con el 2019. 

Aquel año los adictos al cristal ingresados a un ‘anexo’ representaron el 36.3 por ciento del total de casos reportados, según la dependencia federal. 

Además, con dicha cantidad, Guanajuato se sitúa como el quinto estado donde más personas fueron atendidas por este problema. 

La segunda adicción que llevó a más guanajuatenses a un centro de rehabilitación fue el alcohol, representando el 16 por ciento de los ingresos, mientras que la marihuana concentró el 9 por ciento de los casos. Le siguen el crack (4.5 por ciento), inhalables (3.2 por ciento) y la cocaína (2.7 por ciento). 

En el 2019 la marihuana fue la segunda más común, y los alucinógenos fueron la tercera. 

El informe anual también muestra que hubo un cambio en cuanto a las drogas de inicio en Guanajuato. 

En el 2019, las tres principales drogas de inicio fueron, en primer lugar, el alcohol; en segundo, el tabaco; y en tercero, la marihuana. 

En cambio, en la última edición del estudio, la droga de inicio más común en el estado fue el tabaco, seguida por el alcohol y la marihuana. 

Además, se establece que el ciclo más frecuente en México entre los consumidores de drogas es que inician con el consumo de alcohol, siguen con el cigarro, luego marihuana, y continúan con el cristal, y eventualmente llegan a otras drogas duras como la cocaína o el crack. 

Un dato que no viene desglosado por entidad, pero resulta relevante, es que de los 59 mil 360 adictos que fueron ingresados a un anexo en el 2020, el 40 por ciento probó por primera vez una droga teniendo entre 13 y 15 años; mientras que el 19 por ciento lo hizo cuando tenía entre 10 y 12. 

De igual manera, el documento de la Secretaría de Salud federal establece que una tercera parte de la población de los centros de rehabilitación en el país tienen entre 15 y 24 años, y el 60.8 por ciento de ellos ingresaron de manera voluntaria, pero el 33.1 por ciento fue llevado ahí por amigos o familiares. 

Información. Fernando Velázquez.

Foto. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s