Abasolo: agua falta en Churipitzeo pese a abundante manantial; líquido se desperdicia.

Pese a tener un manantial que genera más de 100 mil litros de agua, las 24 horas durante los 365 días del año, la comunidad de Churipitzeo sufre la falta de agua en las viviendas. En la actualidad, los habitantes han sido incapaces de organizarse y generar un proyecto de sustentabilidad del recurso natural. Este se desperdicia de manera diaria aunque hace falta en los hogares.

Josefina N, habitante de la comunidad desde su nacimiento, aseguró que el tema del agua en Churipitzeo es delicado. Por un lado se encuentran las personas que tienen agua potable en sus hogares y no pagan el servicio. Por otro lado, un grupo de personas se encargan del escurridero del Ojo de Agua, aquel que genera más de 100 mil litros de agua al día y que basta para garantizar el abasto a todos los hogares.

Agua para casas viene de un pozo

El agua que llega a las casas se extrae del subsuelo mediante un pozo, que sufre constantes cortes de energía eléctrica por parte de la comisión Federal de electricidad. En ocasiones no se cubre la cuota por concepto de energía eléctrica, explicó la entrevistada.

En esta comunidad, existe resistencia de algunas personas para que el sistema de agua potable sea entregado al municipio y lo administre el Comité Municipal del Agua Potable. Sobre todo por parte de aquellas personas que tienen adeudos importantes y no pagan el agua.

Doña Josefina considero que es necesario crear un proyecto que permita aprovechar el escurrimiento de agua que genera el manantial. Así este líquido podría aprovecharse para el consumo humano. Sin embargo, aceptó que es un reto difícil de lograr, pues el ojo de agua es administrado por un grupo de personas que busca sus propios intereses.

Peligro por sobreexplotación de acuíferos

En el acuífero Pénjamo-Abasolo la extracción de agua para uso industrial, doméstico y para el campo es alarmante. Estimaciones de la Comisión Nacional del Agua establecen que el abatimiento de las aguas subterráneas es de 3 metros por año, lo que representa un déficit de 215 millones de metros cúbicos. Abasolo es quien paga los platos rotos. Una serie de fallas geológicas han fracturado la ciudad y amenaza con derribar viviendas aún habitadas, pese a esto siguen perforándose más aprovechamientos de agua.

Cada año, el acuífero Pénjamo-Abasolo pierde 215 millones de metros cúbicos de agua a consecuencia de la sobreexplotación. En 30 años, se perforaron casi mil nuevos pozos, tanto agrícolas como para la extracción de agua potable, que generan un consumo de 440 millones de metros cúbicos de agua al año.

Este fenómeno además de ocasionar escasez de agua, genera problemas de hundimientos que ya sufren en Abasolo, donde se han acentuado ocho fallas geológicas.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s