Desde León, rectores jesuitas exigen justicia por asesinato de sus dos compañeros sacerdotes.

Desde León, los rectores de los siete planteles que integran el Sistema Universitario Jesuita exigieron a las autoridades esclarecer el asesinato de sus dos compañeros sacerdotes en Chihuahua, y admitieron que la ciudadanía está a merced de los grupos criminales ante el abandono del Estado. 

Los siete rectores llevaron a cabo el panel “Justicia con paz y reconciliación” como parte de la Reunión Anual del Sistema Universitario Jesuita que tuvo su sede en León. 

De entrada, exigieron que las autoridades recuperen a la brevedad los cuerpos de los dos sacerdotes, que fueron ejecutados y desaparecidos el pasado 20 de junio, en la comunidad chihuahense de Cerocahui. 

El rector de la Ibero Torreón, Juan Luis Hernández Avendaño, aseguró que México es un Estado fallido desde hace al menos dos décadas, en gran medida, porque partidos políticos y gobiernos han sido financiados por el propio crimen organizado, o hecho negocios con él. 

Por ello, urgió a que todos los institutos políticos, al igual que los gobernantes, desde alcaldes hasta el Presidente de la República, trabajen de forma conjunta en una estrategia común para combatir la violencia estructural que provoca crímenes como el de los dos sacerdotes jesuitas. 

Además, sostuvo que el Gobierno federal tiene que hacer una autocrítica para admitir que su estrategia -si es que la tiene, dijo- no está sirviendo, sino al contrario, ha permitido que el narco avance cada vez más. 

Juan Luis Hernández lamentó que muchas partes del país son controladas por cárteles que, sin importar su tamaño, han aprovechado la ausencia del estado de derecho. 

En tanto, Óscar Castro Soto, director del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco, afirmó que los apoyos económicos que brinda la Federación a personas de comunidades marginadas, no representan una solución para frenar la penetración de los cárteles en esos espacios, pues no es que esas personas decidan formar parte de esos grupos por falta de dinero, sino porque son coaccionados. 

Por su parte, el rector del ITESO, Alexander Zatyrka Pacheco, consideró preocupante la ausencia de “referentes de humanidad” que terminaba por establecer ciertos límites a la violencia, la cual hoy está desbordada y normalizada. 

Por ello, apuntó que es necesario presionar a todas las autoridades para que actúen y combatan desde la raíz este fenómeno, en lugar de seguir la narrativa de división y polarización que solo beneficia a la clase política. 

Los rectores del Sistema Universitario Jesuita reiteraron que no cesarán de exigir una investigación exhaustiva que no lleve a verdades a medias o construidas, sino que realmente permita identificar a los responsables, la causa del crimen, y sobre todo, den garantías de no repetición. 

Información. Fernando Velázquez.

Foto. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s