Dulces tradicionales de Salamanca perduran desde hace 50 años.

A pesar de que las ventas de dulces tradicionales no son las mismas de antaño, los artesanos de estos productos continúan elaborando cada pieza con amor y dedicación, como María Elena Martínez, quien sigue con esta tradición desde hace 50 años.

La reactivación económica y las festividades religiosas, han devuelto a los artesanos los espacios para ofrecer su gran variedad de productos. Charamuscas, dulce de camote, calabaza, biznaga, chilacayote, alfajor, jamoncillo de leche tamarindo, entre muchos otros, son acomodados con delicadeza para su venta.

En esta ocasión y a propósito de la festividad del Día de la Ascensión en el Santuario del Señor del Hospital, se les permitió la venta este viernes. Desde temprana hora los comerciantes se instalaron, entre ellos Doña Maria Elena, quien desde antes de las 8 de la mañana estaba lista para la venta.

Para este día se preparó con dos meses de anticipación, con la compra de ingredientes la elaboración de cada pieza de dulce y con la ayuda de sus hijas, quiénes también ha seguido con la tradición familiar.

La artesana reconoce que, con el paso de los años, la venta de los dulces tradicionales ya no es la misma, y aunque elaboran menos producto lo importante dice, es que cada uno se haga con amor y no se pierda la tradición.

“Aunque se venda menos que en aquellos años cuando la gente madrugaba a visitar el templo y comprar dulces con la familia, nosotros seguimos con la tradición que esperamos nunca se acabe. Tenemos fe que nos va a ir bien”.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s