Miles de personas visitaron el panteón, este 10 de mayo.

Con regocijo espiritual, nostalgia y resignación, decenas de familias acudieron a los distintos panteones desde las primeras horas del día, para elevar plegarias y colocar flores sobre las tumbas de las mamás que descansan en paz en el corazón de Dios lleno de luz.

Después de dos años de pandemia en donde hubo notable restricciones para ingresar a los panteones, ahora las puertas estuvieron abiertas de par en par y hasta comerciantes de flores, frutas y aguas frescas abrieron sus puestos al exterior del camposanto.

Cargados de ramos de flores, las familias fueron ingresando a lo largo del día tanto en panteones municipales, norte y sur, como los camposantos particulares ubicados en distintos puntos de la ciudad, pero en todos fue un día especial por los miles de personas que acudieron a recordar a la mamá que se adelantó.

Aunque no se ha vuelto por completo a la normalidad, y con la última recomendación de que no es obligatorio el cubrebocas en espacios abiertos, fue notable la asistencia de familias que acudieron a los panteones para recordar a la mamá con oraciones, veladoras y flores.

En el caso de la señora María de Jesús González Pérez, junto con su esposo e hijos, acudieron a visitar la tumba de su mamá, Adelaida Pérez que partió de este mundo hace cinco años, y que a pesar de la pandemia buscaron la forma de acudir en pequeños grupos para estar un rato y no descuidar la tumba.

Distinto el caso para el señor Alfonso García Ramírez que acudió con su novia para rezar juntos por su mamá cuando todavía era pequeño, pero que siempre la lleva en su corazón y varias fotografías que sale con la familia y él ha de tener 12 años, le permiten tenerla presente en su corazón.

También, la familia Valdés se reunió para estar en la tumba de la abuela, y aunque los nietos no la conocieron, también participaron en la limpieza de la tumba, acarreo de agua y colocación de flores, porque, comentaron, es una forma de estar juntos y así los proteja con su bendición que siempre manda a los papás.

Por un lado, ante la poca presencia de duetos o tríos, hubo familias que utilizaron el celular para escuchar canciones que recordaran a la mamá, a la abuela, a la suegra, en especial con la melodía Amor Eterno, que fue frecuente escucharla dentro y fuera de los panteones; pero no faltó los que cantaron a capela, para hacer más claros y presentes los recuerdos con nostalgia que hicieron llorar.

De esta manera, en un tiempo en donde todavía no se le dice adiós a la pandemia, pero ha permitido salir a los panteones, las familias fortalecieron su espíritu con la oración y con ese par de horas ante la tumba de la mamá que seguirá presente en el corazón de los hijos y nietos.

Información. El Sol del Bajío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s