Nada que celebrar: madres buscadoras de Guanajuato sufren por la falta de sus hijos.

Para este 10 mayo no todo es felicidad. Algunas madres no tendrán nada que celebrar en este día luego de que les arrebaran una gran parte de su corazón y de su alma tras perder la pista de sus hijos.

Algunas incluso tienen años sin verlos, pero no pierden la esperanza de encontrarlos. Es por ello que muchas de ellas se han unido a los colectivos, convirtiéndose en madres buscadoras de Guanajuato, pues no piensan rendirse “hasta encontrarlo”, claman cada una de ellas.

Tras una larga lucha, las madres buscadoras de Guanajuato salen a las calles buscando cualquier pista que las ayude a localizarlos. Con lágrimas en los ojos, recuerdan cada uno de los momentos que pasaron juntos. Además, piden a la sociedad cualquier apoyo que les puedan brindar y, sobre todo, que puedan comprender su dolor.

“Sin él, ya nada es igual”, lamentan cada una de ellas en el Día de las Madres en el estado.

Janet recuerda con amor las flores de su hijo

“Si mi hijo está viendo esto, que sepa que lo estoy buscando y que no voy a parar hasta encontrarlo”.

Con estas palabras, y con el corazón partido, Janet sabe que este 10 de mayo no será como los otros. Esta vez, no va a llegar su hijo, Alejandro López, con las flores con las que solía festejarle el ‘Día de las madres’.

A Janet le arrancaron de los brazos a su hijo el 30 de septiembre del año pasado. Integrantes de un grupo delictivo entraron a la fuerza a su casa durante la madrugada y, entre la oscuridad, encañonaron a su familia. Inclusos sus dos pequeños nietos y su hija de 18 años fueron amenazados de muerte.

“En ese momento agarre a mi hijo y lo abracé. Una de ellas (personas) me dijo que lo soltara, que de todos modos lo iba a llevar y esa persona me decía. Suéltelo por favor que de todos modos nos lo vamos a llevar. Quiera o no quiera, de todos modos nos lo vamos a tener que llevar”, recordó Janet entre lágrimas.

Al principio pensó que eran policías los que habían entrado a la casa, pues su hijo de 19 años de edad, era consumidor de droga. Sin embargo, después se dio cuenta de la realidad, eran parte de un grupo delictivo que decía que necesitaban llevarse a Alejandro.

Aunque pensaron que se trataba de un error, y que se habían confundido, ellos encendieron las luces después de quebrar los vidrios y tumbar la puerta y dijeron que sí era él.

“Mi hijo forcejeaba, y en ese momento, uno de ellos me pegó en la cara y en el pecho, para que yo soltará a mi hijo, y en eso solté a mi hijo. Mi hijo se agarraba de la puerta y se lo llevaron y en ese momento, te sientes impotente sin poder hacer nada. ¿Cómo personas se pueden apoderar de un alma, de una persona que no les pertenece?”, cuestionó la madre, que sigue recordando cada detalle de aquel ultimo día que vio a su hijo.

Contó que a él se lo llevaron desnudo, pues aunque traía un pans cuando se lo llevaron, después encontraron la prenda tirada en la calle y los zapatos.

Sólo con Dios ha salido adelante

Ella sabe que se lo llevaron para que trabajara con ellos y es que, aunque no era creyente de Dios, con lo que pasó sólo creer en él le ha dado fuerzas para buscar a su hijo junto al colectivo ‘Hasta Encontrarte’ junto con otras madres buscadoras de Guanajuato.

Aunque tiene miedo de difundir su historia, porque está consciente de que las personas con las que está su hijo no son buenas, también sabe que es la única forma de que alguien reconozca a su Alejandro y le pueda dar razón de él.

“A él se lo llevaron los del cártel. Ellos lo tienen trabajando para ellos, porque una persona muy allegada a Dios me dijo que mi hijo estaba vivo. Yo tengo un ángel, tengo un niño de 15 años que falleció hace 11 años por enfermedad y me dijo: tu hijo lo está cuidando. Y desde ahí me aferré a que mi hijo está vivo”, compartió.

Janet sueña que su hijo la visita que esas personas que lo tienen lo dejaron ir por un solo día con ella, pero que tiene que regresar con ellos.

La búsqueda no ha sido fácil. Cuando decidió compartir su historia, hubo personas que se aprovecharon de la situación y le dijeron que si pagaba 10 mil pesos le regresaban a su hijo. Pagó el dinero y su hijo nunca llegó al lugar acordado. Por el contrario, le pedían más dinero, el cual ya no tenía, pues para reunir los 10 mil tuvieron que pedir prestado.

Ella ha salido junto con otras madres buscadoras de Guanajuato al campo. A cavar entre la tierra para buscar a sus familiares. A las marchas para exigir justicia y una respuesta por parte de las autoridades. Está presente en cada identificación de restos humanos y es que sabe que no volverá a ver a su hijo con vida.

“Me siento muerta en vida, porque es mi hijo. Es un pedazo de mí, que salió de mí y mi hijo tiene 19 años. Todavía no está tan grande para estar en esta situación. Yo sé que a lo mejor un día lo voy a encontrar, sea como sea. Mo lo pido vivo, porque sé que las persona que se lo llevaron no son buenas”, reconoció con triste.

‘A tu encuentro’ critica desinterés de las autoridades

Para este 10 de mayo poco tendrá que celebrar las mujeres integrantes del Colectivo ‘A tu Búsqueda’, formado en la ciudad de Apaseo el Grande. Ellas siguen tratando de encontrar a unos 100 desaparecidos frente al desinterés de las autoridades.

Edith Lendechy representante de este colectivo afirmó que desde hace un año se formó este grupo de búsqueda. En todo ese tiempo no existe un solo caso en el que personal de la Fiscalía haya encontrado a sus familiares perdidos.

Por ello, cansados de tal desinterés del personal del ministerio público, se manifestaron este lunes buscando evidenciar y presionar para dar con sus seres queridos.

Sin apoyo, lamentan

Edith Lendechy comentó que tienen casos de personas desaparecidas desde hace 5 años y son ellas las que por sus propios medios salen a hacer búsqueda de campo, en hospitales, separós preventivos o instalaciones forenses donde a veces han encontrado a sus hijos, padres, hermanos o seres queridos.

“Un día venimos a levantar un acta de un desparecido y resulta que el desaparecidos estaba en la morgue, ¿A poco no tienes esos datos? Supimos porque fuimos a la morgue a preguntar. Hemos tenido desaparecidos que buscamos y están detenidos, y ya cuando habíamos preguntado en barandilla y nos dicen que no tienen a nadie”, criticó.

La representante de ‘A Tu Encuentro’ manifestó que no sólo no les hacen caso, sino que no les dan información y de las pruebas de ADN que les han realizado nunca los han llamado.

Edith Lendechy dijo que los del grupo están esperanzados a que funcione la célula de búsqueda municipal que se está capacitando con el gobierno de Apaseo el Grande.

Al hacer búsqueda de campo se han topado incluso con gente armada que les cuestionan su labor, los amenazan, o corren y a veces no tienen el apoyo de las fuerzas de seguridad.

Hasta Encontrarte convoca a homenaje para desaparecidos

La buscadora Viviana Mendoza, del colectivo de búsqueda Hasta Encontrarte, convocó a un homenaje en recuerdo de todos los desaparecidos este 10 de mayo.

Viviana afirmó que las madres buscadoras de Guanajuato durante este Día de la Madre no tienen “nada que celebrar”. Señaló que no es un día de fiesta sino de lucha y protesta, pues sus hijos les fueron arrebatados.

“No tenemos nada que celebrar, porque nos arrancaron a nuestros hijos, estamos sumergidas en el dolor y lo que debería de ser un día de festejo el día de hoy es un día de agonía”.

Por ello invitó a todas las madres, mujeres y personas en general a acudir a la Plaza de los Fundadores en Irapuato, en punto de las 7 de la noche. Ahí, en una acción pacífica, se reunirán con una veladora y una foto de su ser querido.

A cuatro años, Alma no ha encontrado una sola pista

Alma Lilia Martínez, representante de Salmantinos Unidos Buscando Desaparecidos, no ha podido localizar a su hijo Daryl, desaparecido el 1 de mayo del 2018.

Esto luego de que hombres armados se lo llevaron del negocio de comida que tenía en el municipio de Villagrán. Para ella, como para muchas madres, el 10 de mayo se les acentúa el dolor.

No recibirán aquel abrazo o aquella flor de sus hijos. Por ello, organizan para ese día una marcha donde además colocaran lonas con los rostros de sus desaparecidos para hacerlos más visibles.

Alma Lilia Martínez destacó que ha estado muy afectada. Esto luego de que recordara el cumpleaños de su hijo Daryl el pasado 9 de abril. Recordó que desde el primero de mayo del 2018 no sabe nada de él.

A mí no me celebran, lamenta Sara

Sara González Reséndiz habitante del Villa del Capulín mencionó que la celebración del ‘Día de la madre’ para ella es como un día normal, pues a pesar de tener hijos no recuerda que alguna ocasión se lo hayan celebrado.

“A mí no me celebran, a mí no me dan nada. A muchos les dan regalo, les dan unos buenos días con mucho amor y cariño, pero en mi caso no es de este modo, a mí no me pasa eso, yo no tengo nada de eso”, recordó.

Resaltó, que al parecer la razón de que no le festejen es porque sus hijos o seres queridos no le tienen cariño. Sin embargo, cuando es la celebración del Día del padre se hace fiesta, comida y hasta recibe regalos.

Destacó que cada 10 de mayo se levanta iniciando con sus labores domésticas en su casa, pues a pesar de tener hijos nunca la llegaron a invitar a salir a desayunar o que le comentarán que por ser su día no hiciera nada.

Resaltó que anteriormente tenía que laborar durante todo el día y hasta en el trascurso del anochecer llegaba a su domicilio a descansar, teniendo que irse a trabajar los días subsecuentes.

Por lo cual, es vez de celebrar se la pasa trabajando, por lo que el ´Día de la madre’ para ella es como un día normal.

“A mí no me pasa eso de estar ahí acostadita, o que me digan, hoy te trajimos esto, así que mejor me dedico a trabajar”, finalizó.

Perder a un hijo: “como madre mueres por dentro”

Ricky era un joven atleta. Practicaba natación y atletismo desde pequeño, cuando su mamá, Teresa Bernardino, se lo inculcó.

Nació con Síndrome de Down, pero desde niño no se fijó en limitaciones sino en superarse personalmente a través del deporte en San Francisco del Rincón.

A sus 22 años participaba en competiciones y tenía sueños de seguir creciendo como atleta. Sin embargo, hace 18 años, un 24 de junio, cuando se dirigía precisamente al gimnasio, un camión lo arrolló y falleció instantáneamente.

Para su madre, esto representó un golpe que la dejó sin ganas de vivir, pues el dolor de perder a un hijo representa un dolor que solamente quien lo ha vivido lo podría explicar.

“Fue algo un accidente que pudo haberse evitado. Mi hijo era un chico, que, aunque tenía Síndrome de Down sabía manejarse y cruzar las calles, pienso que fue una responsabilidad del conductor. No lo vio, mi hijo ya había cruzado. Lo impactó en un área que ya estaba sobre la banqueta. Como madre uno ya no quiere vivir. Mueres por dentro y ya no tienes ganas de vivir para nada. Nadie que no lo haya vivido lo sabe explicar”, recordó.

Lo lleva en el corazón

A Ricky lo incluían en todos los eventos, donde con entusiasmo participaba. Su muerte es algo que su madre, Teresa Bernardino, no termina de entender, pero señaló que actualmente lo lleva en el corazón y con cariño lo tiene presente cada día.

Tiene otros dos hijos, en quienes se ha inspirado para superar el dolor de haber perdido a Ricky.

Pese a la crisis que la causó la ausencia de Ricky, Tere actualmente continúa inspirando a ciudadanos de San Francisco del Rincón, pues promueve el deporte y competencias como la Carrera de la Mujer, que se llevó a cabo el pasado domingo.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s