Restricciones en Shanghái por Covid se intensifican en la sexta semana de cuarentena.

Las dos mayores ciudades de China reforzaron el lunes las restricciones por el Covid-19 para sus residentes. Ello generó nuevas frustraciones e, incluso, dudas sobre la legalidad de su inflexible lucha contra el virus.

En Shanghái, que vive su sexta semana de confinamiento, las autoridades lanzaron una nueva campaña para acabar con las infecciones fuera de las zonas de cuarentena.

Aunque no ha habido un anuncio oficial, los residentes de al menos cuatro de los 16 distritos de Shanghái recibieron avisos diciendo que no se les permitiría salir de sus casas ni recibir entregas. Ello provocó una carrera para abastecerse de alimentos.

Un ejemplo más de las restricciones en Shangái por Covid, es que a algunas de estas personas se les había permitido previamente moverse por sus complejos residenciales.

“¡Vuelvan a casa, vuelvan a casa!”, gritó una mujer a través de un megáfono a los residentes que estaban bajo las torres de departamentos en uno de esos complejos el domingo. “Era como una cárcel”, dijo Coco Wang, una residente de Shanghái afectada por las nuevas restricciones. “No tenemos miedo del virus. Tenemos miedo de esta política”.

Entre las restricciones más severas impuestas en Pekín hasta el momento, una zona del suroeste de la capital prohibió a los residentes salir de sus barrios. Además, ordenó la paralización de todas las actividades no relacionadas con la prevención del virus.

En otros distritos muy afectados de la capital se ordenó a los residentes que trabajen desde casa, se cerraron algunos restaurantes y el transporte público. En tanto, se precintaron el lunes más carreteras, recintos y parques.

Restricciones en Shanghái por Covid 19

Las restricciones en Shanghái por Covid 19 cobraron un alto precio en la economía china. El crecimiento de las exportaciones chinas se desaceleró hasta alcanzar su nivel más bajo en casi dos años. Mientras, el banco central se comprometió a aumentar el apoyo a la economía en desaceleración.

En una dura señal de las tensiones para las empresas, la asociación de automóviles china estimó que las ventas del mes pasado cayeron un asombroso 48% interanual. Ya que las restricciones por el Covid-19 obligaron a cerrar fábricas y redujeron la demanda interna.

Las restricciones también suscitaron inusuales expresiones de ira pública, que se han visto agravadas por los recientes relatos en línea de autoridades de Shanghái. Estos, obligaban a los vecinos de los casos positivos a entrar en cuarentena centralizada y les exigían entregar las llaves de sus casas para desinfectarlas.

Un video mostró a la policía forzando una cerradura después de que un residente se negó a abrir una puerta. En otro, circuló por internet la grabación de una llamada en la que una mujer discutía con funcionarios que exigían rociar desinfectante en su casa pese a dar negativo. Los videos aún no han sido verificados.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s