Por casi 500 años, el Señor de Esquipulas ha cuidado a la comunidad de Arandas en Irapuato.

La capilla que resguardaba al ‘Señor de Esquipulas’ se incendió y al Cristo no le pasó nada. Esa es parte de la historia que los habitantes de la comunidad de Arandas preservan en la memoria cuando acuden a venerar al ‘Cristo moreno’ que ha cuidado a su comunidad desde hace más de 450 años.

El ‘Señor de Esquipulas’ es una réplica del ‘Señor de Esquipulas de Guatemala’, ubicado en la comunidad que lleva ese mismo nombre. Forma parte de la parroquia más grande de Centroamérica. A México llegó a través de los hacendados de la comunidad de Arandas.

Carlos Alberto, devoto cristiano, quién investigó la historia del Cristo en el marco del 50 aniversario de la Parroquia del Señor de Esquipulas en la comunidad de Arandas. Compartió que la imagen del Cristo crucificado es una avocación del cristo de Guatemala, pero con la particularidad de que no es completamente negro, sino que es moreno, su piel es morena, lo que lo hace especial.

Larga tradición del Cristo Moreno

El Cristo está hecho de madera y mide cerca de un medio y medio de alto. Cuenta con tres espejos que, al acercarse para orar, se reflejar la imagen del creyente.

Sin embargo, debido a su antigüedad, se optó por ya no bajar al ‘Señor de Esquipulas’ y hacer entre el 2004 y 2005, una réplica para hacer las peregrinaciones.

La comunidad adoptó la devoción de esta imagen a través de los siglos, ya que el cristo perteneció a la familia de la Hacienda de Arandas. Ellos construyeron una capilla en su interior para venerarlo, y con el paso de los años y al cambiar de dueños, la capilla fue abierta a los pobladores de la comunidad.

Los habitantes empezaron a demostrar devoción por el cristo, a quien se le suele encomendar a niños pequeños y adultos mayores, a los adictos y personas en enfermedad.

Presente en la Revolución

Durante los movimientos de revolucionarios se dieron muchos saqueos en las haciendas. La gente optó por rescatar al Señor de las Esquipulas, quien estuvo viajando de casa en casa hasta que se construyó la primera capilla en su honor.

Para 1971 se erigió su Parroquia que concentra a 20 comunidades, que cada 15 de enero se dan cita en Arandas para venerar al ‘cristo moreno’. También gente de muchas localidades cercanas acude, pues conocen de las bondades del Señor.

Los milagros son incontables, pues la fe de los católicos le atribuyen haberse curado de enfermedades, de haber sanado a niño.

No obstante, la historia que más recuerdan es cuando se incendió la capilla y a él no le pasó nada. Así lo recuerda don Juan Almanza quien, a sus 82 años, dice que desde que tiene memoria el Señor de Esquipulas está cuidando a Arandas.

“Sí es muy milagroso. Una vez se quemó el templo y al Cristo no le pasó nada. Se quemó allá adentro y dicen que no le pasó nada. Es muy milagroso”, comentó.

A él lo ha curado de muchas enfermedades y aún le da fuerzas para cuidar a sus hijos y acercarlos a la fe católica.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s