Estados Unidos Impone Un Arancel Del 17,5% A Los Tomates Mexicanos.

El tomate mexicano que cruza la frontera con Estados Unidos tendrá que pagar un arancel del 17,5%. Tras meses de negociación entre los productores y el Departamento de Comercio de EE UU, este martes ha vencido el plazo para eliminar la aplicación del Acuerdo de Suspensión a la Investigación Antidumping a las Exportaciones Mexicanas de Tomate, vigente desde 1996. Este producto agrícola es el tercero que más se exporta de México a Estados Unidos, después de la cerveza y el aguacate: solo en 2018, su comercialización sumó 2.000 millones de dólares.

El Gobierno mexicano ha expresado su “decepción y preocupación” ante la ausencia de un nuevo acuerdo que permita el libre comercio de este fruto. La Secretaría de Economía estima que ante la imposición del arancel los productores mexicanos de tomates tendrán que elevar sus costos en 350 millones de dólares en el próximo año. “Se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera”, señalan en un comunicado.

La Comisión de Comercio Internacional de EE UU comenzó hace más de un año un análisis sobre el acuerdo que eliminó los aranceles hace más de 20 años, después de que un grupo de productores de tomate de Florida acusara a los mexicanos de competencia desleal. Desde entonces, ha sido latente la amenaza sobre la reinstalación de las cuotas a las exportaciones de este producto. Las negociaciones continúan, sin embargo, el Gobierno de Estados Unidos deberá evaluar si accede a un nuevo acuerdo o impone el arancel de forma definitiva, en un plazo que se extiende hasta noviembre de este año.

Ambos países se encuentran buscando la ratificación del renovado tratado de libre comercio con Canadá––conocido como T-MEC–– en los Congresos de los tres países. Aunque los productores estadounidenses han pedido al gobierno de Donald Trump más cuotas para los productos agrícolas del extranjero, esto no se ha incluido en el acuerdo. Desde el año pasado y como parte de la política proteccionista de Trump, Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones de acero y alumnio de México.

México ha estimado que el cambio en el comercio de tomate con Estados Unidos podría afectar a unos 400.000 trabajadores agrícolas y hasta un millón de mexicanos más que trabajan en la cadena productiva. La mayoría se concentran en 17 de los 32 Estados mexicanos, principalmente en Baja California y Sinaloa. Además, la disputa podría elevar los precios del tomate en EE UU entre un 38% y un 70%, según la Secretaría de Economía de México, en un escenario donde uno de cada dos tomates que se consumen en territorio estadounidense son de origen mexicano.

Información y Foto. El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s