Labores de rescate avanzan lentamente en Turquía tras el terremoto, que ya dejó más de 5,000 muertos.

Los equipos de rescate, desbordados, tenían dificultades para salvar a personas atrapadas bajo los escombros, mientras el número de víctimas mortales del devastador terremoto que ha sacudido Turquía y Siria superaba el martes las 5,000. La desesperación iba en aumento y la magnitud de la catástrofe dificultaba las labores de socorro.

El sismo de magnitud 7.8 —el más mortífero en Turquía desde 1999— se produjo a primera hora del lunes, derribando miles de edificios, entre ellos muchos bloques de apartamentos, destrozando hospitales y dejando a miles de personas heridas o sin hogar en ciudades turcas y sirias.

En la ciudad turca de Antioquía, cerca de la frontera con Siria, donde edificios de 10 plantas se derrumbaron sobre las calles, periodistas de Reuters veían cómo se llevaban a cabo labores de rescate en una de las decenas de montones de escombros.

La temperatura rozaba el punto de congelación mientras llovía y no había electricidad ni combustible en la ciudad.

Según las autoridades turcas, unos 13.5 millones de personas se han visto afectadas en una zona que abarca aproximadamente 450 kilómetros desde Adana, en el oeste, hasta Diyarbakir, en el este, y 300 kilómetros desde Malatya, en el norte, hasta Hatay, en el sur. En Siria, las autoridades han informado de muertes hasta el sur de Hama, a unos 100 kilómetros del epicentro.

En Turquía, el número de muertos ascendió a 3,419 personas, dijo el vicepresidente Fuat Oktay, que añadió que el mal tiempo estaba dificultando la llegada de ayuda a las regiones.

En Siria, donde el sismo ha causado más daños a unas infraestructuras ya devastadas por 11 años de guerra, el número de muertos asciende a algo más de 1,600, según el Gobierno y un servicio de rescate en el noroeste, controlado por los insurgentes.

El frío invernal dificultó las labores de búsqueda de supervivientes durante toda la noche. Se oyó la voz de una mujer pidiendo ayuda bajo un montón de escombros en la provincia meridional de Hatay. Cerca yacía el cuerpo sin vida de un niño.

Llorando bajo la lluvia, un residente que dio su nombre como Deniz se retorcía las manos desesperado.

“Hacen ruido, pero no viene nadie”, dice. “Estamos destrozados, estamos destrozados. Dios mío… Están gritando. Dicen: ‘Sálvenos’, pero no podemos salvarlos. ¿Cómo vamos a salvarlos? No ha habido nadie desde la mañana”.

Las familias dormían en coches alineados en las calles.

Ayla, de pie junto a una pila de escombros donde antes había un edificio de ocho plantas, dijo que el lunes había conducido a Hatay desde Gaziantep en busca de su madre. Cinco o seis miembros del cuerpo de bomberos de Estambul trabajaban entre las ruinas, un sándwich de hormigón y cristal.

“Aún no hay supervivientes. Un perro callejero vino y ladró en un momento determinado durante mucho tiempo, temí que fuera por mi madre. Pero era otra persona”, explica.

“Encendí las luces del coche para ayudar al equipo de rescate. De momento solo han sacado dos cadáveres, ningún superviviente”.

Ankara declaró una “alarma de nivel 4” que requiere ayuda internacional, pero no un estado de emergencia que lleve a la movilización masiva del ejército.

La Autoridad Turca de Gestión de Desastres y Emergencias (AFAD) dijo que 5,775 edificios habían quedado destruidos por el sismo, al que siguieron 285 réplicas, y que 20,426 personas habían resultado heridas.

‘UNA ESCENA ATERRADORA’

La Organización Mundial de la Salud se mostró especialmente preocupada por las zonas de Turquía y Siria en las que no había trascendido ninguna información desde que se produjo el seísmo, declaró su responsable.

“Ahora es una carrera contra el tiempo”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Cada minuto, cada hora que pasa, disminuyen las posibilidades de encontrar supervivientes con vida”.

En la ciudad siria de Hama, Abdallah al Dahan dijo que el martes se estaban celebrando los funerales de varias familias que perecieron.

“Es una escena aterradora en todos los sentidos”, dijo Dahan, contactado por teléfono.

“En toda mi vida no he visto nada igual, a pesar de todo lo que nos ha pasado”, añadió. Las mezquitas habían abierto sus puertas a las familias cuyas casas habían resultado dañadas.

El número de muertos en las zonas controladas por el gobierno sirio ascendió a 812, informó la agencia de noticias estatal SANA.

En el noroeste, controlado por los rebeldes, la cifra de muertos superaba las 790 personas, según la defensa civil siria, un servicio de rescate conocido como los Cascos Blancos y conocido por sacar a la gente de entre los escombros tras los ataques aéreos gubernamentales.

“Nuestros equipos hacen muchos esfuerzos, pero son incapaces de responder a la catástrofe y al gran número de edificios derrumbados”, declaró el jefe del grupo, Raed al-Saleh.

Un alto responsable humanitario de la ONU dijo que la escasez de combustible y el duro clima invernal también estaban creando obstáculos a su respuesta.

“La infraestructura está dañada, las carreteras que solíamos utilizar para el trabajo humanitario están dañadas, tenemos que ser creativos para llegar a la gente… pero estamos trabajando duro”, dijo a Reuters el coordinador residente de la ONU, El-Mostafa Benlamlih, en una entrevista por videoconferencia desde Damasco.

El terremoto fue el mayor registrado en todo el mundo por el Servicio Geológico de Estados Unidos desde uno en el remoto Atlántico Sur en agosto de 2021.

Las deficientes conexiones a Internet y los daños en las carreteras entre algunas de las ciudades turcas más afectadas, donde viven millones de personas, han dificultado los esfuerzos para evaluar el impacto y planificar la ayuda.

Con unas reñidas elecciones previstas para dentro de apenas tres meses, el Gobierno del presidente Tayyip Erdogan se enfrenta a un reto de reconstrucción probablemente multimillonario justo cuando estaba intensificando su campaña de reelección.

Según los analistas, se prevé que la economía, ya lastrada por una inflación del 58%, crezca este año algo menos de lo previsto.

Terremoto en Turquía y Siria puede haber matado a miles de niños: Unicef

La agencia de Naciones Unidas para la infancia (Unicef) afirmó el martes que el terremoto y las réplicas que destruyeron decenas de edificios en Turquía y Siria pueden haber matado a miles de niños.

“Los terremotos que sacudieron el sur de Turquía y el norte de Siria a primera hora de la mañana de ayer pueden haber matado a miles de niños”, dijo James Elder, portavoz de Unicef, en una rueda de prensa en Ginebra, Suiza.

Añadió que la organización no podía determinar un número concreto de niños muertos.

Información. Forbes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s