Ataques con bombas en Jerusalén dejan un muerto y 14 heridos.

Dos ataques con bombas en estaciones de autobuses en Jerusalén dejaron al menos un muerto y 14 heridos el miércoles por la mañana, según funcionarios israelíes. La primera explosión tuvo lugar alrededor de las 7:00 horas (lcolaes) en la entrada principal de Jerusalén por el barrio de Givat Shaul. Allí una persona ha muerto y otras 12 han resultado heridas en la explosión, de las cuales tres con pronóstico grave, informó The Times of Israel. 

La policía israelí calificó ambas explosiones de «ataques» y posteriormente afirmó que una de las personas heridas había muerto a causa de sus heridas. Periodistas en el lugar constataron que la deflagración destruyó una cortina metálica detrás de la estación y se veía un escúter y un sombrero en el suelo.

Una segunda explosión ocurrió media hora después, en el cruce del barrio de Ramot, otra entrada a Jerusalén. En este estallido al menos tres personas han resultado levemente heridas por la metralla, según han detallado los servicios médicos.

«Escuchamos una fuerte explosión. Inmediatamente acudimos masivamente al lugar (…) y vimos dos heridos graves, un adolescente de 16 años en una parada de autobús y una persona de 45 años en una acera cercana», dijo el socorrista Moshe Tobolsky.

«Se colocaron diferentes cargas explosivas en los dos lugares. Sospechamos que fue un ataque combinado», dijo la policía israelí en un comunicado. Una fuente de seguridad dijo a la AFP que las bombas habían sido activadas a distancia.

El comisionado de Policía de Israel, Kobi Shabtai, aseguró que este tipo de «ataque» en Jerusalén «no se había visto en años», por lo que ha pedido a la ciudadanía que esté en alerta. Además, detalló que la policía está persiguiendo a los presuntos perpetradores.

El último atentado con bomba en Jerusalén se remonta a 2016, dijeron los servicios de seguridad interna de Israel, Shin Beth. En este sentido, las fuerzas de seguridad siguieron buscando otras posibles bombas en paradas de autobús de los alrededores de Israel, ya que están tratando las explosiones como un ataque conjunto coordinado, según The Jerusalem Post.

Gobierno de Israel lo califica como «terrorismo»

El primer ministro saliente, Yair Lapid, convocó una reunión de urgencia con los jefes de seguridad en el cuartel general del ejército en Tel Aviv e informará sobre la situación de seguridad a su sucesor designado, Benjamin Netanyahu, ganador de las elecciones legislativas del 1 de noviembre. Netanyahu, que ya ejerció como primer ministro de 1996 a 1999 y de 2009 a 2021, mantiene actualmente conversaciones con sus aliados de los partidos ultraortodoxos y de la extrema derecha sobre la composición del futuro gobierno.

«Hay que formar gobierno lo antes posible, porque el terrorismo no espera», dijo Itamar Ben Gvir, líder de extrema derecha que tiene el ojo puesto en el ministerio de Seguridad Pública, y pidió a las autoridades que lleven a cabo «asesinatos selectivos» de presuntos terroristas.

Sin reivindicar la autoría de los atentados, el movimiento islamista palestino Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, los «saludó», considerándolos como «el precio de los crímenes y agresiones» de Israel «contra nuestro pueblo».

Robo de un cadáver

Tras los mortíferos atentados perpetrados en Israel en marzo y abril y otros posteriores, el ejército israelí realizó más de 2 mil incursiones en Cisjordania. Estas incursiones, habitualmente aparejadas a disturbios, han dejado más de 125 palestinos muertos, el mayor número de víctimas en siete años, según la ONU. Durante la noche, las fuerzas israelíes mataron a un palestino en enfrentamientos en Nablus, según el ministerio de Salud palestino.

Por otra parte, el ejército israelí indicó que el cuerpo de un civil israelí de 18 años, que murió el martes en un «grave accidente de tráfico» en Cisjordania ocupada, fue «robado» del hospital de Yenín, bastión de facciones armadas en el norte de Cisjordania. La acción no fue reivindicada inmediatamente pero fuentes locales indicaron a la AFP que combatientes palestinos en un campo de refugiados cercano estaban en posesión del cuerpo.

El secuestro de israelíes, vivos o muertos, ya sirvieron en el pasado como moneda de cambio a grupos armados para pedir la liberación de prisioneros o la devolución de los restos de compañeros fallecidos.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s