Busca UCD solucionar conflictos agrarios.

Aunque el reparto agrario concluyó desde fines del siglo pasado, aún existen conflictos en los que comunidades enteras, además de tierras de cultivo, quedaron asentadas sobre predios escriturados y con propietarios, por lo que afrontan la posibilidad de desalojo al no poder demostrar derechos y sin tener acceso a programas oficiales, afirmó el dirigente estatal de la Unión Campesina Democrática (UCD), Francisco Escobar Osornio.

Detalló que en lo particular, en Guanajuato, la UCD trata de apoyar a esos compañeros buscando alternativas, “tenemos en la agenda de Guanajuato los siguientes asuntos agrarios: Poblado Ejido El Pirul, en Salvatierra; en Valle de Santiago el poblado La Hoya de Estrada; en San Luis de La Paz, los casos de Llano Verde, El Corcovado, Salitrera de Guadalupe, Labor de Gamboa, Mesas de Escalante, Puerto de Matancillas, Las Negritas y Moritas del Refugio, solo por citar algunos”.

Refirió que en 1992 el presidente Salinas promovió modificaciones al Artículo 27 constitucional en varios aspectos “y sustancialmente le quitó el derecho a los campesinos para pedir dotaciones de tierra, para entonces había expedientes que ya estaban iniciados, con una gran cantidad de conflictos en el campo”.

En Guanajuato en particular, donde la gente, por razones históricas, culturales y sociales ni siquiera inició su solicitud de dotación de tierras, “es el caso de varios asuntos que nosotros llevamos y hoy están en el limbo jurídico, porque no hay un instrumento legal para poder resolverlos ni una política pública desde el estado o la federación para resolver sus asuntos”.

Escobar comentó que “la gente allí nació, está en posesión, pero por el otro lado hay una o más personas que tienen una escritura pública, la que dice que es el propietario y los posesionarios están constantemente amenazados con quitarles las tierras”.

“Nosotros estamos buscando una alternativa jurídica para qué esas posesiones se les respeten y la gente pueda tener certeza jurídica en la tenencia de la Tierra, y no solo estamos hablando de sus tierras de cultivo, sino que ahí viven, ahí están sus casas, ahí nacieron sus abuelos, sus padres y ellos mismos, y hoy están amenazados con el desalojo, ya que no tiene ningún documento y no solo eso, sino que además están excluidos de cualquier programa de gobierno, porque si van a pedir un apoyo para una obra de drenaje por ejemplo, lo primero que les piden es que acrediten ser dueños, ya no digamos si buscan apoyos para el campo, no pueden acreditar la posesión o propiedad porque no tiene ningún documento”.

Aseveró que como ese hay cientos de asuntos en Guanajuato y miles en el país, y la UCD busca apoyar a esos compañeros y compañeras.

Comentó que son muchos los casos que incluyen comunidades enteras, esto no es un conflicto individual sino toda la comunidad, “hay lugares donde la iglesia, la escuela, el pozo del agua, todo está en conflicto, ni siquiera donde está ubicada la infraestructura, porque las personas que tienen escritura tienen incluido todo el terreno”.

Agregó que están buscando una alternativa ante el gobierno del estado y el federal para que den una respuesta, porque la Procuraduría Agraria, el Registro Agrario Nacional (RAN) y la SEDATU no están haciendo nada para eso del lado federal, y en el estatal la Secretaría de Gobierno, a través del área de Tenencia de la Tierra tampoco hace nada.

“Por ello, el pasado 15 de septiembre nos movilizamos a Dolores Hidalgo para exigir una respuesta a este tipo de asuntos agrarios, refirió, y agregó que estos asuntos datan de toda la vida, después de la Revolución en Guanajuato y en la zona noreste en particular, los campesinos no se atrevieron a organizarse para pedir la dotación de tierras por varias causas, una fue la de los cristeros, que combatían a los agraristas, y luego un movimiento sinarquista que también impidió el reparto agrario, luego hubo cacicazgos y fuerte represión y persecución política contra quiénes trataban de organizar a los campesinos.

“Tan es así que hasta hace pocos años la gente todavía hablaba del “patrón” de la hacienda, lo que ya era un anacronismo, ya que las haciendas y ese modo de vida desaparecieron con el reparto agrario”, concluyó.

Información. El Sol del Bajío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s