Río Santiago: sanear el ‘infierno ambiental’.

El Gobierno de Jalisco asegura que ha dirigido una inversión que supera los cuatro mil 600 millones de pesos para resolver las condiciones críticas de contaminación que presenta el Río Santiago, uno de los “infiernos ambientales” identificados por el Gobierno de México.

Las políticas de intervención sobre el raudal implementadas a nivel federal y estatal se encuentran bajo observación internacional desde febrero de 2020, cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares para proteger a los habitantes de las zonas aledañas por la grave contaminación que presenta.

En la reciente audiencia que tuvo el gobernador Enrique Alfaro Ramírez ante representantes de dicho ente para exponer las acciones que se han desplegado a fin de cumplir con las medidas cautelares, se reportó que tres cuartas partes del agua de la cuenca ya está siendo saneada.

No obstante, aún existe una obra en marcha que incrementará un poco más esa proporción de agua tratada.

“Se destaca que, al día de hoy, se ha pasado del 64 por ciento al 75 por ciento de aguas tratadas en la cuenca con la habilitación y construcción de plantas de tratamiento estratégicas y colectores; se ha logrado contener el deterioro en la calidad del agua e iniciar los procesos de saneamiento en toda la cuenca”, explicó el mandatario el 20 de octubre pasado.

Agregó que se arrancó la reconversión productiva a lo largo de la cuenca, se puso en marcha la estrategia de atención integral a las poblaciones afectadas de El Salto, Juanacatlán y Poncitlán, y se implementó la estrategia para garantizar el acceso a la salud a todos los habitantes afectados.

La audiencia del gobernador, según se informó, se realizó ante la secretaria ejecutiva del organismo internacional, María Claudia Pulido, y ante su secretaria adjunta, Norma Colledanin Toranzo, mismas que habrían recibido una “invitación formal” por parte del mandatario para que personal del órgano internacional acuda a Jalisco e inspeccione la región.

“La Comisión considera que desde el estándar prima facie —en principio—, aplicable al mecanismo de medidas cautelares, los derechos a la salud, vida e integridad personal de los pobladores de las zonas aledañas al Rio Santiago en los municipios de Juanacatlán y El Salto, así como los pobladores de las localidades de San Pedro Itzican, Agua Caliente, Chalpicote y Mezcala en el municipio de Poncitlán, Estado de Jalisco se encuentran en una situación de grave riesgo”, advierte la medida cautelar con folio 709-19 emitida el 5 de febrero de 2020.

Proyecto en marcha para el Río Santiago

El Gobierno de Jalisco ha señalado que el proyecto que se desarrolla actualmente mediante una asociación público-privada (APP) para ampliar las capacidades de la planta de tratamiento de aguas residuales El Ahogado, permitirá que ocho de cada 10 litros que se descargan en la cuenca del Río Santiago se encuentren saneados.

“Esta obra es de gran impacto debido a que se aumentará a tres mil 250 litros de agua por segundo la capacidad de saneamiento. Además, el agua tratada cumplirá con la norma federal NOM-001-SEMARNAT 2020 que es la más estricta en la materia y que permite el reuso del agua para fines industriales. Este proyecto permitirá llegar a la meta de sanear el 80 por ciento de las aguas de la cuenca del Río Santiago”, según se informó el 4 agosto del año en curso.

Sin embargo, aun con esta obra que representará una inversión de mil 157 millones de pesos, la Comisión ha advertido que este tipo de infraestructura no resolverá la contaminación del raudal en su componente industrial.

Destaca en la medida cautelar emitida en 2020 que la principal medida de descontaminación implementada por el Estado se refiere a las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), pero no es un mecanismo apto.

“Sin perjuicio de la relevancia de las mismas para el tratamiento de aguas residuales domésticas, se nota que, de acuerdo con información suministrada por la solicitante y no desvirtuada por el Estado, tales no son medidas idóneas para la contaminación producida como consecuencia de residuos industriales”, señala el documento.

Tras su comparecencia ante el organismo internacional, el gobernador de Jalisco, expresó su gusto por presentar los avances en el saneamiento del Río Santiago.

“La manera como estamos atendiendo a las poblaciones afectadas, cómo le hemos dado un enfoque de salud pública a toda la estrategia y cómo ahora la variable de derechos humanos se ha convertido en un eje transversal que nos permite tener una política pública integral”, acotó. 

Los ‘infiernos ambientales’

Durante su gestión como titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur, solía incluir a la problemática del Río Santiago entre los “infiernos ambientales” existentes en México.

El 12 de diciembre de 2019, ante el presidente, Andrés Manuel López Obrador, el entonces secretario, señaló que al menos seis regiones tenían entre 20 y 30 años sin recibir atención por gobiernos anteriores.

El funcionario se refería a El Salto, Jalisco; Dolores Hidalgo, Guanajuato; Apaxco y Atitalaquia, en Hidalgo; el Estado de México; el Río Atoyac, en Tlaxcala; Puebla; el Istmo del Norte; y Coatzacoalcos, Veracruz.

“Los problemas de salud que se desencadenan aquí son terribles, niños con plomo, problemas de cáncer, problemas renales, etc. Ahí yo creo que vamos a tener que, en un momento dado, en colaboración con la Secretaría de Salud, generar proyectos muy enfocados al tema de las emergencias ambientales y sanitarias para, digamos, resolver esto que realmente es un problema”, afirmó.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s