Lucha ambiental va en sentido contrario.

La ciencia del clima es clara: vamos en la dirección equivo­cada, según un nuevo informe coordinado por la Organiza­ción Meteorológica Mundial (OMM), que advierte sobre la enorme brecha que exis­te entre las aspiraciones y la realidad.

«Sin una acción mucho más ambiciosa, los impactos físicos y socioeconómicos del cambio climático serán cada vez más devastadores”, alerta.

El reporte United in Scien­ce (Unidos en la Ciencia), muestra que las concentra­ciones de gases de efecto invernadero siguen aumen­tando a máximos históricos.

Las tasas de emisión de combustibles fósiles están ahora por encima de los ni­veles previos a la pandemia de covid-19, después de una caída temporal debido al confinamiento.

Indica que los compro­misos nacionales de reduc­ción de emisiones para 2030 deben ser siete veces mayo­res para estar en línea con el objetivo de que no se eleve la temperatura del planeta más allá de 1.5 grados centígrados conforme se estableció en el Acuerdo de París.

«Los últimos siete años fueron los más cálidos regis­trados. Hay 48% de probabili­dad de que, durante al menos un año en el próximo lustro, la temperatura media anual sea temporalmente 1.5 gra­dos centígrados más alta que el promedio de 1850-1900”, señaló.

Las ciudades que albergan miles de millones de personas y son responsables de hasta 70% de las emisiones causa­das por el hombre se enfren­tarán a un aumento en los impactos socioeconómicos.

«Las inundaciones, las se­quías, las olas de calor, las tormentas extremas y los in­cendios forestales van de mal en peor, rompiendo récords con una frecuencia alar­mante. Ondas de calor en Europa. Inundaciones co­losales en Pakistán. Sequías prolongadas y graves en China, el Cuerno de África y Estados Unidos. La nue­va escala de estos desastres no tiene nada de natural. Son el precio de la adicción a los combustibles fósiles de la humanidad”, manifestó el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

Además, el informe resal­ta las condiciones anormal­mente frías que afectaron muchas partes del centro de EU y el norte de Méxi­co a mediados de febrero de 2021. Los impactos más severos se produjeron en Texas, que en general ex­perimentó las temperaturas más bajas desde 1989.

«El informe de United in Science de este año muestra los impactos climáticos que se dirigen a un territorio de destrucción inexplorado. A pesar de ello, cada año du­plicamos esta adicción a los combustibles fósiles, incluso a medida que los síntomas empeoran rápidamente”, agregó el secretario general de la ONU.

United in Science ofre­ce una visión general de la ciencia más reciente re­lacionada con el cambio climático, sus impactos y respuestas ofrecidas por la OMM; el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente; la Ofici­na de las Naciones Unidas para la Reducción del Ries­go de Desastres; el Progra­ma Mundial de Investigación Climática; el Proyecto Glo­bal de Carbono; la Oficina de Met de Reino Unido y la Red de Investigación sobre el Cambio Climático.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s