Viven el verano más abrasador en Europa.

El verano de 2022 quedará regis­trado como el más caluroso en la his­toria de Europa, al sufrir olas de calor abrasadoras, la peor sequía en siglos e incendios forestales, in­formó ayer el Servicio de Cambio Climático de Co­pernicus (C3S) del Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos.

Ha sido un año en el que se han multiplicado los episodios meteorológicos extremos, que de acuer­do con especialistas están vinculados con el cambio climático.

El monitor satelital in­dicó que las temperatu­ras medias fueron “las más elevadas tanto para el mes de agosto, como para todo el verano”, y se superaron los registros de 2021, que habían marcado un récord sin precedente. Los datos mostraron que agosto fue el más caluroso en el con­tinente desde que comen­zaron los registros en 1979 por un “margen sustancial”, rebasando el récord ante­rior establecido en agos­to de 2021 en 0.4 grados centígrados.

El aumento de tempera­tura de 0.4 grados centígra­dos fue también observado en junio y julio pasados.

En los tres meses del verano boreal (junio-agos­to) la temperatura media en Europa fue de 1.34 gra­dos centígrados, superan­do el promedio del periodo 1991-2020. En el caso par­ticular de agosto, el alza fue de 1.72 grados centígrados.

«Una intensa serie de olas de calor en toda Eu­ropa, junto a condiciones inusualmente secas, con­dujeron a un verano de extremos, con récords en términos de temperatu­ra, sequía e incendios fo­restales en muchas partes de Europa”, explicó Freja Vamborg, científica del sistema de vigilan­cia sobre el cambio climático.

«Los da­tos muestran no sólo que tuvimos tem­peraturas récord en agosto en Europa, sino en todo el verano, y el récord previo fue hace tan sólo un año atrás”, agregó.

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus utiliza una serie de saté­lites llamados Sentinel, el primero de los cuales fue lanzado en 2014, aunque su base de datos climáticos se remonta a 1979.

Copernicus ya había alertado a mediados de agosto que el balance pro­visional de territorio que­mado en Europa superaba las 660 mil hectáreas.

La zona más golpea­da por los incendios fue la península ibérica. España sufrió dos grandes olas de calor este verano entre ju­nio y agosto y se quemaron 246 mil 278 hectáreas, se­gún las cifras provisionales. Europa ha sido golpeada por una serie de olas de calor que ha roto récords de temperatura en muchos países, como en Gran Bre­taña, que por primera vez el termómetro superó los 40 grados centígrados.

Los cinco años más ca­lurosos registrados se han producido desde 2016, ya que el cambio climático pro­voca olas de calor cada vez más largas y fuertes y condi­ciones del suelo más secas.

Eso coloca al verano en Europa dentro del rango de temperatura que el Acuer­do de París sobre el cam­bio climático busca limitar el calentamiento global.

Aunque los datos satelitales sólo se remontan a unas pocas décadas, el servi­cio confía en que el verano de este año ha sido el más caluroso en Eu­ropa desde 1880, en la etapa inicial de la era industrial. A nivel mundial, agosto también fue el más caliente registrado.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s