Por votación, los chilenos rechazan nueva Constitución; estas son las razones.

A pesar de los intentos por parte del gobierno del presidente Gabriel Boric para dejar atrás la Constitución redactada en 1980 durante el mandato de Augusto Pinochet, su objetivo no logró concretarse. Con 61.87 por ciento de los votos, la mayoría de la población chilena rechazó la redacción de la nueva Constitución, dándole al recién nombrado jefe de Estado uno de sus primeros golpes políticos.

El “no” a la nueva Constitución se dio a pesar de que hace dos años el 78 por ciento de la gente le dio el visto bueno al inicio de un nuevo proyecto constituyente, dejando en duda por qué el pasado domingo el documento fue vetado.

La doctora María Guadalupe Peña González, especialista en Relaciones Internacionales de la Universidad La Salle, opina que una de las razones por las que ganó el rechazo fue por el manejo que se le dio de la información y cómo eso llegó a la gente.

Para ella, se dio la oportunidad de desvirtuar algunos de los conceptos que se estaban presentando en la nueva Constitución, asegurando que intentarían dividir al país.

Además, añade que no hubo una transición adecuada de una Constitución a otra por parte del presidente, sino que sólo buscó sacar al antiguo estatuto de tajo.

“Creo que aquí el error del gobierno de Boric fue decir: con la actual Constitución damos punto y aparte e iniciamos una nueva idea de Estado”, señala.

Por su parte, el doctor Tomás Milton Muñoz Bravo, internacionalista de la UNAM, comparte que otra de las razones que pudieron influir para que el rechazo se llevara la mayoría de los votos fue el inconformismo que hubo de la gente hacia varios de los constituyentes.

El caso de Rodrigo Rojas Vade, por ejemplo, pudo quitarle a algunos chilenos la confianza que tenían en los redactores, pues fue un hombre que tuvo que salir del equipo de la nueva Carta Magna porque mintió sobre tener cáncer cuando ingresó al grupo.

Así también, se dio a conocer el caso de Nicolás Núñez, quien durante una sesión pidió emitir su voto “a viva voz” porque se estaba bañando; un hecho que provocó diferentes críticas al constituyente, como que no le brindaba la atención suficiente al proceso constitucional.

“Otro de los aspectos a tomar en cuenta es que Chile sigue siendo un país bastante conservador, y tal vez por eso muchos ciudadanos no se sintieron representados en la nueva Constitución. Recordemos que no sólo porque Boric haya triunfado en las elecciones significa que todo el país sea de izquierda”, apunta el doctor.

Una oportunidad para mejorar la nueva Constitución

Antes de que el pasado domingo se llevara a cabo el plebiscito constitucional, el presidente Gabriel Boric había declarado que estaría dispuesto a impulsar un nuevo proceso constituyente en caso de que el rechazo ganara.

Bajo esa línea, tras conocer los resultados de las votaciones, el jefe de Estado volvió a remarcar su interés por seguir buscando una nueva Constitución que los represente a todos.

“Llamo de corazón a toda la ciudadanía, independientemente de la opción que cada uno haya tomado en el plebiscito, a abordar juntos y unidos la construcción del futuro, porque es un futuro esplendor el que nos espera. Ustedes lo saben: es cuando actuamos en unidad cuando sacamos lo mejor de nosotros mismos”, dijo el presidente.

Sobre un nuevo proyecto constitucional, la doctora Peña González comenta que lo que se espera es que exista una mejor articulación de cada tema, desde el medio ambiente hasta la irrupción legal del embarazo, y sobre todo que haya un mayor diálogo entre las distintas fuerzas políticas que existen en Chile a fin de obtener una propuesta mejor que la anterior.

Para Arlene Ramírez, doctora en Relaciones Internacionales y docente del Tecnológico de Monterrey, fue la postura expuesta por Gabriel Boric algo que se debe rescatar de este plebiscito, ya que sólo demostró su capacidad de aceptar la derrota sin radicalizarla.

“La serenidad con la que lo toma el gobierno habla de mucha madurez de su liderazgo, pero además de una visión de Estado donde realmente los intereses prioritarios y mayoritarios son los de la gente”, asegura.

Del mismo modo, el doctor Muñoz Bravo reconoce la actitud del presidente Boric, que en lugar de culpar a alguien por el resultado, está dispuesto a trabajar con los partidos de derecha y la sociedad civil para negociar.

“Con eso se esperaría que tuviera buenos resultados, porque, reitero, a diferencia de algunos líderes de América Latina que se dicen de izquierda, pero que no necesariamente lo son porque lo único que hacen es culpar a otros, en este caso Boric está aceptando el resultado y señalando que va a colaborar con las fuerzas políticas y la sociedad civil para que todos puedan estar representados”, detalla el doctor.

En ese sentido, se espera que el presidente vuelva a enfatizar que está abierto a colaborar con todos los representantes del país, a fin de sacar adelante una  Constitución apegada a la nueva era.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s