A 40 años del ‘¡Ya nos saquearon!, ¡no nos volverán a saquear!’.

El orador más aplaudido. En su sexto y último Informe de Gobierno, José López Portillo y Pacheco realizó en la tribuna de San Lázaro un acto que le valió ser interrumpido 40 veces por aplausos, el récord histórico para un mensaje en esta fecha.

Días antes, en defensa ante la agitación en los precios del petróleo,  y la caída del precio, el 17 de agosto de 1981, expresó que había personas que estaban «atentando» en contra de la economía mexicana, por lo que respondió que él se encargaría de «defender el peso como un perro». 

El 1 de septiembre de 1982, día de su último informe de gobierno, habría de encarar a la ciudadanía para anunciarle el caos.

Culpó de la debacle a los banqueros y a los «sacadólares», no admitió tener que ver en el hundimiento financiero del país. 

«Soy responsable del timón, pero no de la tormenta», dijo,  y, de un solo trazo, nacionalizó la banca y decretó el control de cambios.

Un final de sexenio que sumió al país en la peor crisis económica conocida hasta entonces, luego de que comenzó con la promesa de que México tendría que aprender a “administrar la abundancia”, el entonces Presidente de la República aprovechó la fecha para dar a conocer al país entero que, ante la especulación financiera, se decretaba lo que se llamó la nacionalización de la banca.

En un discurso lleno de teatralidad, en el cual el Ejecutivo federal incluso derramó lágrimas cuando pidió perdón a los más pobres, López Portillo lanzó aquella famosa frase que anunciaba que las instituciones financieras pasaban a ser administradas por el Estado: “Ya nos saquearon. No nos volverán a saquear”.

Posteriormente, recordaba cómo había preparado su discurso de aquel 1 de septiembre de 1982.

“México ha sido saqueado. Al ir reuniendo los datos para el Informe, me fui dando cuenta, a fondo, de la gravedad del problema. Por lo menos 14 mil millones de dólares en cuentas de mexicanos en Estados Unidos; 30 mil millones en predios de los cuales ya han pagado nueve mil millones en enganches y servicios; 12 mil millones de mexdólares.

“He acordado, y lo anunciaré mañana, nacionalizar la banca y un control total de cambios…’’, escribió el 31 de agosto de 1982, en sus memorias.

Tres meses después dejó el poder, en medio de acusaciones de grave corrupción y nepotismo.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s