Corrupción y pandemia marcan primer debate por presidencia de Brasil.

Entre reclamos, señalamientos de corrupción y el mal manejo de la pandemia, los seis candidatos favoritos por la presidencia de Brasil se enfrentaron en el primer debate.

El presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva intercambiaron acusaciones frente a frente.

Es la primera vez que los dos rivales, figuras centrales de la historia reciente de Brasil, se miden cara a cara.

«Su gobierno quedó marcado por la cleptocracia. O sea, un gobierno a base del robo. Su gobierno fue el más corrupto en la historia de Brasil”, dijo Bolsonaro en su primera intervención, dirigida al líder de la izquierda.

En respuesta, Lula defendió los avances sociales de sus dos mandatos y aseguró que el actual presidente está destruyendo el país.

Ambos candidatos, vestidos con traje oscuro, camisa blanca y corbata, se acusaron mutuamente de mentir.

Organizado por un conjunto de medios brasileños, entre ellos la Rede Bandeirantes y el periódico Folha, el debate es el primero del calendario rumbo a los comicios del 2 de octubre.

En la primera parte del encuentro, que duró tres horas, Lula centró su discurso en la defensa del medioambiente y la Amazonia, al tiempo que Bolsonaro fue criticado por los demás candidatos por el aumento de la deforestación durante su mandato, el avance de la inflación y el hambre.

Los dos candidatos punteros esperaron hasta el último momento para confirmar su participación.

Asimismo, en el estudio no hubo público, por razones de seguridad. Se permitió el acceso de periodistas.

Al ser interrogado por periodistas, antes del debate, sobre el motivo del cambio, Bolsonaro dijo que no tenía inconveniente en aparecer a su lado, pero que “no estrecharía la mano de un ladrón”, dijo, en alusión a los escándalos de corrupción que salpicaron los mandatos de Lula.

«Este país es un país que el presidente está destruyendol país que dejé es un país de empleo, un país en el que el pueblo tiene derecho a vivir con la cabeza erguida”, afirmó Da Silva.

Además de Lula y Bolsonaro, el encuentro reúne a otros cuatro candidatos: el exministro de Hacienda Ciro Gomes, la senadora Simone Tebet, la senadora Soraya Thronicke y Felipe D’Avila. En total, 11 políticos pelean el cargo.

«La razón de mi distanciamiento es que Lula Da Silva realmente se dejó corromper”, declaró Ciro Gomes.

Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño, acusó al presidente Bolsonaro de “misógino”.

«¿Por qué tanta rabia con las mujeres?”, cuestionó.

«No podemos tener un presidente que miente, que crea fake news, que divide a las familias.

El mío será un gobierno de amor”, agregó la candidata.

En tanto, Lula descartó comprometerse en crear un gabinete integrado por igual por hombres y mujeres.

Los candidatos coincidieron en señalar las deficiencias en el manejo de la pandemia y el rechazo a implementar restricciones.

Bolsonaro, en tanto, defendió su estrategia, que puso por delante la economía y el empleo.

En caso de que haya segunda vuelta, el debate será el 9 de octubre.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s