Ecuador, bajo el yugo de los narcos y la violencia.

La reciente agresión con explosivos en Guayaquil, Ecuador, producto de una agresión entre pandillas se percibe como una muestra del incremento de la violencia en los últimos años en ese territorio.

“Hemos visto que se ha duplicado en todo este tema de asesinatos. Es algo que no se había visto y creo que de la región era de los países que tenía todavía cierta tranquilidad y, en los últimos años, particularmente el año pasado, hemos visto este crecimiento de la violencia y sobre todo una de las violencias que más duele, que es la violencia homicida”, afirma Eunice Rendón, experta en asuntos migratorios y quien ha realizado análisis del fenómeno de la violencia en la región.

“Se duplicaron los asesinatos y todo esto tiene varios motivos, creo que falta, desde mi punto de vista, una atención o una respuesta mucho más integral contra el crimen y contra lo que está sucediendo. 

“Desde una perspectiva de prevención y atención y control, por un lado, y por el otro lado también hay un impacto regional, estamos viendo un tema incluso que viene desde El Salvador con este tema de pandillas y que seguramente por la amenaza también que está viendo, están empezando a migrar estas pandillas, porque hay una amenaza de Nayib Bukele”, Eunice Rendón Experta en asuntos migratorios.

Afirma que ciertamente en Ecuador se había mantenido cierta tranquilidad, pero en tiempos del arranque de la pandemia se han visto incrementos en varios indicadores, como violencia contra las mujeres y otros, que se ve reflejado en un aumento en las llamadas a los números de emergencia.

“A diferencia de otros países de la región, como es El Salvador u Honduras o Colombia, se había mantenido en cierta tranquilidad el territorio y ahora ya tiene varios temas, el tema de homicidios, pero también ha habido un repunte muy importante desde la pandemia hasta la fecha en cuanto a violencia de género”, expone.

Considera que en Ecuador hace falta una estrategia de combate al crimen de manera integral en la que se fortalezca también a las fuerzas policiacas. El incremento de la violencia en Ecuador podría detonar en algo mucho mayor, alerta Eunice Rendón.

“Todavía no llega está al nivel que estamos de este lado pero sí puede ir hacia ese camino. Al final, había tenido otro tipo de políticas y habían incluso llegado a una reducción importante del homicidio en años pasados”, expuso.

En tanto, el investigador Juan Manuel Aguilar Antonio, integrante del Colectivo de Análisis para la Seguridad con Democracia (CASEDE), apunta que la cercanía con Perú y Colombia puede dar una idea del grado de violencia que puede alcanzar en ese país.

El Estado de excepción es cuando se declara una situación de emergencia grave por alteración del orden público, daño o peligro para la seguridad nacional.

“Hay dos países muy cercanos que son los epicentro del tráfico de drogas, principalmente de cocaína y de opiáceos, en el caso concreto de Perú y Colombia. Se ha detectado que es la mayor cantidad, ya sea de los cargamentos de cocaína o de los componentes químicos en la parte de materia prima, provienen de esos dos países”.

“En el caso concreto de Ecuador me atrevo a decir que es un Estado un tanto con instituciones más endebles que no han enfrentado una crisis de inseguridad semejante a la que en su momento pudo vivir Perú con el caso de Sendero Luminoso (organización terrorista) o como el caso de lo que vivió Colombia con la parte de la desintegración del Cártel del Cali y del Cártel de Medellín. En ese sentido se tiene debilidad estructural muy fuerte en el ámbito de este país respecto a las otras experiencias”, explica el académico.

La explosión en Guayaquil está vinculada con un ajuste de cuentas entre pandillas pero, de acuerdo con el investigador, se está mostrando a la sociedad civil que las bandas no se van a contener para alcanzar sus intereses económicos.

“Resalta mucho a razón de qué utilizaron explosivos creados de manera artesanal con la parte de componentes químicos, al parecer sí están jugando un papel muy trascendental en el ámbito concreto de enfrentar a las autoridades de procuración de justicia y lo más sobresaliente que hay un Estado de excepción en la ciudad de Guayaquil. Algo que no había pasado en la vida reciente del país”, explica.

Esta medida del Estado de excepción fue declarada por el presidente Guillermo Lasso y arrancó desde este domingo y durará por 30 días tras el ataque atribuido a grupos del narcotráfico en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil y que dejó, además de los cinco muertos, a otras 17 personas heridas.

Juan Manuel Aguilar Antonio afirma que es posible que sigan estos actos intimidatorios como parte de la estrategia de los grupos criminales en su reto al Estado ecuatoriano.

“El Estado de Ecuador trata de reaccionar de una forma ventajosa pero no tiene la más mínima idea de cómo puede avanzar esa parte de los actos intimidatorios por parte del crimen organizado, como avanzó en Colombia o como determinados actos terroristas que realizó Sendero Luminoso en Perú, y es algo que todavía pueden ver muy lejano puesto que todavía no alcanzan a dimensionar el potencial que podría tener”, Juan Manuel Aguilar Especialista de CASEDE.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s