Cuba, con protestas continuas después de la Jornada 15N.

En Cuba, las protestas no han terminado. Después de las Jornada del 15N en la que cientos de cubanos fueron oprimidos por uniformados tras salir a las calles para pedir la libertad de los detenidos en julio pasado, esas voces no se apagarán.

Hasta el próximo 27 de noviembre, se prevé que en toda la isla resuenen cacerolazos cada noche en punto de las 21:00 horas, según informó el grupo Archipiélago, organizador de las manifestaciones de este lunes.

A través de su cuenta de Facebook, se aseguró que para seguir representando sus objetivos, como la liberación de los procesos políticos y el cese a los actos de repudio entre cubanos, la Jornada Cívica por el Cambio seguirá presente en las calles con estas acciones, así como en redes sociales con el hashtag #ElBlancoSigueSiendoTendencia.

Con esta liga, una gran parte de la población cubana intentará seguir unida al compartir fotografías propias regalando flores blancas a mártires cercanos, una acción que, remarcaron, no representa riesgos para la seguridad de los manifestantes, algo que pidió desde un inicio su principal representante, Yunior García, detenido en su casa este fin de semana para evitar salir a las calles a protestar contra el gobierno.

Así también, pidieron que los cubanos interesados no dejen de compartir con sus familiares que no están en las redes lo que está pasando más allá de su barrio o comunidad, a fin de que entiendan los motivos de su protesta, los cuales también se basan en que la administración actual no ha respetado el Artículo 56 constitucional, que permite las manifestaciones pacíficas en el país.

“Si el gobierno no ceja en su empeño de violar nuestros derechos, nosotros continuaremos la lucha cívica hasta que Cuba sea un Estado de derechos, una República con todo y para el bien de todos”, se detalló en el grupo.

Al respecto, es el doctor Fernando Neira Orjuela, miembro del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM, quien opina que, a pesar de la presencia de la policía y militares en la Jornada del 15N, no cabe duda que estas acciones de protesta van a continuar, pues son procesos que tanto en la región como en Cuba se tienden a repetir de manera periódica.

“Ya una vez iniciado un proceso de inconformismo, de manifestaciones como se ha venido dando en Cuba, es de suponer que va a seguir presentándose en diferentes momentos con distintas características donde algunas veces habrá más éxito en términos de movilización que en otras, pero no podemos dudar que este es un fenómeno que se va a mantener”, menciona.

Asimismo, añade que lo que pasó este lunes fue una secuela de la situación que se vive en Cuba, donde la gente manifiesta su inconformismo no sólo por la falta de libertad de expresión a la que se enfrentan y a las detenciones que obtienen a cambio, sino por la carencia económica a la que se han encontrado por años.

Ello lo confirma la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a través de su informe Situación de derechos humanos en Cuba (2018), donde argumenta que en el país no hay independencia judicial, existen limitaciones a la separación entre poderes y constantes restricciones al ejercicio de los derechos políticos y a la libertad de expresión, además de violaciones graves, masivas y sistemáticas a los derechos enunciados en la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre.

“En ese sentido, quienes partimos del principio de la democracia no podemos estar de acuerdo en que se oprima a los pueblos de manifestar sus críticas, su oposición ante los gobiernos, porque eso es un derecho adquirido desde hace décadas”, dice el doctor Fernando.

Comunidad internacional, presente por Cuba

Al darse a conocer la situación a la que se estaban enfrentando cientos de cubanos el pasado lunes durante la Jornada del 15N, con arrestos domiciliarios y el despliegue de militares en la mayoría de las calles, las voces de la comunidad internacional no se hicieron esperar.

Una de ellas, la del líder opositor venezolano Juan Guaidó, y la del director de la organización Human Rights Watch para América Latina, José Miguel Vivanco, quien señaló los reportes registrados como “desalentadores”.

De igual manera, el gobierno de Estados Unidos no dejó pasar la oportunidad para reafirmar que su administración no vacilará en apoyar las libertades fundamentales de los cubanos, y en acentuar que este es el mejor momento para que el régimen del país latino escuche las frustraciones de su pueblo.

Para el doctor Neira Orjuela, este tipo de posiciones de parte de la comunidad van a seguir viéndose a fin de generar mayor presión y control hacia el gobierno cubano, el cual ya entendió cómo se están gestando los movimientos de la oposición para actuar de manera más rápida.

“Van a ir adquiriendo una mayor experiencia conforme pasen los días, y eso va a generar una mayor presión hacia Cuba de parte de la comunidad internacional, no sólo de Estados Unidos, sino también de organismos como las Naciones Unidas y otros actores”, asegura.

En ese sentido, de la mano del grupo Archipiélago, se prevé que las protestas en la isla no se frenen a corto plazo, sino que se potencialicen gracias al apoyo proveniente del exterior.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s