Un burro se fugó de un restaurante en China para evitar ser cocinado.

Las imágenes de un burro que escapa como si le fuera la vida en ello de un restaurante especializado en carne de pollino desataron numerosas bromas en las redes sociales en China, según recoge este martes el diario económico National Business Daily.

El video lo grabó el pasado 3 de noviembre una mujer que transitaba en coche con su hija en la ciudad de Linyi (provincia de Shandong, este) cuando observó perpleja a un burro corriendo a toda velocidad por la mitad de la carretera, perseguido por empleados del restaurante del que había huido.

La escena de la peculiar fuga fue acogida con regocijo por los internautas chinos en redes como Weibo, donde un usuario escribió: “Si corres rápido nos vemos en internet, y si corres despacio nos vemos en la mesa”.

El diario del país asiático no aclara cuál fue el destino final del burro, ni si los trabajadores del restaurante lograron capturarlo.

Según medios locales, en China se consumen cada año cuatro millones de burros por su carne y por las propiedades que la medicina tradicional del país atribuye a su piel.

LA TRAVESÍA POR TODA CHINA

En marzo del año pasado, 16 elefantes de la manada abandonaron su reserva natural en la prefectura autónoma de Xishuangbanna Dai. En noviembre de 2020, la manada llegó al condado de Mojiang, ciudad de Pu’er, donde uno de los elefantes dio a luz a una cría. El 16 de abril de este año, los 17 elefantes ingresaron al condado de Yuanjiang en la ciudad de Yuxi. Una semana después, dos de los elefantes se separaron de la manada y regresaron al condado de Mojiang. El resto prosiguió su viaje hacia el norte.

Estos elefantes viajaron aproximadamente 500 kilómetros desde su hogar en el bosque antes de llegar a Kunming, la capital provincial de Yunnan, el miércoles por la noche.

Después de que la manada de elefantes se fue de la reserva, las autoridades locales comenzaron un esquema de monitoreo de 24 horas, movilizando a unas 410 personas y 120 vehículos, volaron 14 drones para rastrear y escoltar a la manada y garantizar la seguridad de los animales. Las autoridades locales también los han alimentado con dos toneladas de comida, mientras evacuan a los residentes locales y los vehículos para dejar paso a la manada en el camino.

De acuerdo a la cadena estatal, los animales han destrozado unas 56 hectáreas de cultivos, causando unas pérdidas estimadas en 6,8 millones de yuanes, es decir, 1,07 millones de dólares.

Los elefantes asiáticos están bajo la protección estatal de primera clase en China, donde se encuentran principalmente en Yunnan. Gracias a la protección mejorada, la población de elefantes salvajes en la provincia ha aumentado a unos 300, frente a los 193 de la década de 1980.

Información. Infobae.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s