Sequía, crisis en puerta para todo el País.

Grandes extensiones del territorio nacional se están convirtiendo en zonas áridas de forma irreversible. La lluvia es cada vez más escasa debido al cambio climático y las políticas públicas han sido insuficientes para contrarrestar una crisis hídrica que cada día amenaza con agravarse. Al 15 de abril de 2021, el porcentaje de área con sequía de moderada a excepcional (D1 a D4) a nivel nacional fue de 72.75 por ciento, según datos del Monitor de Sequía de México, herramienta que depende tanto de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) como de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Actualmente el estado de Jalisco es una de las principales víctimas de las sequías en el país, pues el 100 por ciento de sus municipios (125) tienen un nivel de sequía de entre D1 y D4. Lo mismo sucede con Chihuahua, Aguascalientes, Baja California Sur, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa y Yucatán.

De acuerdo con el Monitor de Sequía de América del Norte, en el cual coadyuvan los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México, este fenómeno climatológico se debe a una serie de factores que a su vez derivan del daño provocado por los humanos al planeta.

“A finales de marzo de 2021, la sequía de moderada a excepcional (D1-D4) afectó al 25.9 por ciento de la superficie y al 34.8 por ciento de la población de América del Norte. En México, la escasez en las precipitaciones y el aumento de las temperaturas promedio en gran parte del territorio nacional, dieron como resultado un ambiente más cálido y seco que agravó las condiciones de sequía”, indica su último reporte liberado el 13 de abril pasado.

Datos de la Conagua indican que del 1 de enero al 4 de abril de 2021, se registró 26 por ciento menos lluvia que lo habitual para el mismo periodo del año anterior. En tanto, del 1 de octubre de 2020 al 4 de abril de 2021, cayó 13.8 por ciento menos lluvia que lo habitual para ese lapso

Nación vulnerable a la sequía

Las características geográficas de México y las condiciones sociales desfavorables que viven algunos sectores de su población lo hacen un país altamente vulnerable a los efectos adversos del cambio climático, asegura el documento publicado por el Gobierno de la República “Compromisos de Mitigación y Adaptación ante el Cambio Climático para el Periodo 2020- 2030”.

Además, la Conagua advierte que la falta de agua en territorio nacional es una situación a la que hay que prestar especial atención, pues provoca daños en tres rubros fundamentales para el desarrollo del país.

En materia económica, las sequías se pueden traducir en la pérdida de la producción agrícola, pecuaria, forestal y pesquera. Provocar una recesión en la tasa de crecimiento económico regional, así como afectar los ingresos de productores, comerciantes o transportistas, entre otros.

También llegan a generar un aumento en la demanda de energía y desempleo en los sectores industriales que dependen del agua.

En relación al medio ambiente, la Conagua explica que una de las principales afectaciones ante la ausencia de precipitaciones por un largo periodo de tiempo se da en los ecosistemas, ya que provoca que la tierra se erosione y la calidad del agua y del aire se degraden.

Por último, entre los efectos sociales destacan la escasez de cantidad y calidad de alimentos, problemas de salud y aumento de morbilidad en sectores vulnerables, conflictos entre usuarios y proveedores del agua, desigualdad en la absorción del impacto, disminución en la calidad de vida e incremento de la pobreza, así como inestabilidad social marginación, y migración hacia áreas urbanas o al extranjero.

Focos Rojos

El mes pasado, la precipitación acumulada en el país fue de 8.4 mm, 46.2 por ciento por debajo del promedio (15.6 mm). Además, marzo del 2021 se colocó como uno de los más cálidos en la historia del país, ocupando el lugar 71 de entre los 81 que se tienen registrados desde 1941, una situación que repercute en los niveles de recaudación de agua.

De acuerdo con el “Informe semanal del Comité Nacional de Grandes Presas”, existen 6 mil 488 presas y bordos; de ellas, 676 son de Conagua.

Del total, 210 presas almacenan el 92 por ciento del líquido vital, sin embargo, en el 2020, hubo un déficit de 7.5 por ciento (6 mil 500 Mm³ ) en la recaudación, y el cual actualmente se elevó ea 9.3 por ciento (-6,606 Mm³).

Según los registros históricos de la Canagua, en lo que va del siglo se han presentado cinco eventos de sequías importantes: entre 2000 y 2003, en 2006, entre 2007 y 2008, en 2009 y entre 2010 y 2012. En algunos casos, la sequía ha sido tan grave que ha afectado grandes extensiones del país, como en 2011 cuando dañó el 90 por ciento del territorio.

Entre las afectaciones económicas por la sequía se encuentra la pérdida de la producción agrícola, pecuaria, forestal y pesquera y en los efectos sociales destacan escasez de alimentos y problemas de salud.

“Los escenarios de cambio climático que se estiman para México para el periodo 2015 y 2039, son preocupantes. Se proyectan temperaturas anuales mayores hasta en 2°C en el norte del país, mientras que en la mayoría del territorio podrían oscilar entre 1 y 1.5°C. En el caso de la precipitación, se proyectó, en general, una disminución de entre el 10 y 20 por ciento. Todo ello podría traer consecuencias económicas, sociales y ambientales muy importantes”, advierte el documento “Compromisos de Mitigación y Adaptación ante el Cambio Climático para el Periodo 2020-2030”.

Información. Reporte Indigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s