38 personas murieron el miércoles durante nuevas protestas contra el golpe de Estado en Myanmar.

La enviada de la Organización de las Naciones Unidas para Myanmar, Christine Schraner Burgener, dijo que 38 personas murieron este miércoles durante una nueva jornada de protestas contra el golpe de Estado que tuvo lugar el 1 de febrero y pidió “medidas duras” contra el ejército.

En una comparecencia virtual, la funcionaria remarcó que este fue el “día más sangriento” desde que fue depuesto el gobierno democrático liderado por por Aung San Suu Kyi. “Ahora tenemos más de 50 personas muertas desde que comenzó el Golpe y muchas están heridas”, dijo a los periodistas la diplomática.

Naciones Unidas debe tomar “medidas muy duras” contra el ejército de Myanmar para devolver al país a la democracia después del golpe militar, dijo el miércoles la enviada del organismo a la nación del sudeste asiático.

“Creo que los estados miembros tienen que tomar medidas muy enérgicas”, dijo Schraner Burgener. “Tuve una discusión con el ejército y les advertí que los estados miembros y el Consejo de Seguridad podrían tomar medidas grandes y enérgicas. La respuesta fue ‘Estamos acostumbrados a las sanciones y sobrevivimos a esas sanciones en el pasado’”.

En la rueda de prensa para periodistas, la emisaria precisó que mantiene contacto con todas las partes en Birmania, incluyendo a los militares. Estos últimos le indicaron que preveían elecciones “en un año”, añadió.

Preguntada sobre las condiciones impuestas por los militares para una posible visita suya a Birmania, que la ONU reclama desde hace un mes, Schraner respondió que le habían dicho que sería bienvenida, pero “no ahora”, ya que antes debían resolver algunos problemas.

También enumeró la propuesta de “cinco pasos” hacia la restauración de la democracia presentados en el país, que incluyen un alto el fuego. También se refirió a la “sorpresa” que hay entre los líderes militares por que la juventud de Myanmar se oponga tan claramente al golpe y a su liderazgo.

A pesar de la represión con munición real, gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y hasta tirachinas, los birmanos llevan semanas desafiando a los uniformados en las calles para pedir el retorno de la democracia y la liberación de sus líderes electos, incluida la nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

”Odiamos a la junta desde lo más profundo de nuestro corazón. Solo hoy, más de 10 jóvenes han muerto. Estaban protestando de manera pacífica sin armas, pero la junta militar y las fuerzas policiales intentan sacarnos de la calle como sea”, dijo Thame, un estudiante de Medicina que participa casi a diario en las protestas.

Los manifestantes exigen al Ejército, que gobernó el país con puño de hierro de manera ininterrumpida entre 1962 y 2011, que reconozca los resultados de las elecciones del pasado noviembre, en las que arrasó la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi.

Además de la represión, los uniformados también han llevado a cabo apagones parciales de internet y han bloqueado Twitter y Facebook, aunque muchos burlan esta medida mediante programas VPN, que permiten la conexión a la red a través de servidores extranjeros.

El Ejército birmano justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, donde observadores internacionales no detectaron ningún amaño tras la victoria del partido de Suu Kyi, que ya ganó por mayoría arrolladora en 2015.

Información. Infobae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s