Biden y AMLO refuerzan alianza en primer encuentro.

En medio del salón Roosevelt, en la Casa Blanca, el presidente Joe Biden se encontró ayer con alguien que no veía desde su vicepresidencia en 2012, con el jefe de Estado mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Desde sus respectivos países, ambos protagonizaron de manera virtual su primer encuentro como representantes internacionales, principalmente con el objetivo de abordar los temas que liderarán su relación bilateral en los próximos años.

Así, se enfocaron en la pandemia por COVID-19, la lucha contra el cambio climático, la cooperación económica, la seguridad y, por supuesto, los refuerzos en cuanto a migración, uno de los asuntos por los que ambos países se han mantenido en contacto desde hace décadas.

Durante la administración del republicano Donald Trump, por ejemplo, el gobierno mexicano se tuvo que enfrentar a diferentes señalamientos para ayudar a frenar las caravanas migrantes al sur del país, y a tratar de tener una relación estable aún cuando se hablaba de un pago para alzar el muro fronterizo.

Por su parte, el líder demócrata ha abierto un plan más amigable en torno a todos aquellos que han solicitado asilo en su Estado -al permitirle a un número determinado que acceda a su país mientras se resuelve su caso-, y recalcando la importancia que México tiene en este asunto.

“Estados Unidos y México son más fuertes cuando nos mantenemos unidos. Hay una historia larga y complicada entre nuestras naciones, y no hemos sido vecinos perfectos el uno para el otro, pero hemos visto una y otra vez el poder y el propósito cuando cooperamos juntos”, enfatizó el líder demócrata.

Desde la perspectiva, la doctora Alma Cossette Guadarrama, investigadora de la Universidad La Salle, puntualiza que ya era necesario abordar todas estas temáticas, sobre todo la migración, desde una visión cooperativa y global, porque solamente así se puede entender y atender.

“Si tocamos el tema de la migración, desafortunadamente al enclavarse en el tema de seguridad vamos a tocar también el tráfico de las armas, el tráfico de drogas, y todo lo que conlleva desafortunadamente a este tipo de delincuencia”, enfatiza.

En ese sentido, de acuerdo con la Casa Blanca y la Presidencia de la República mexicana, ambos líderes se comprometieron con las políticas migratorias que reconocen la dignidad de los migrantes y el imperativo de una migración ordenada, segura y regular.

Así, acordaron colaborar en un esfuerzo conjunto para abordar las causas fundamentales de la migración regional, mejorar la gestión y desarrollar vías legales para la migración.

“Ordenaron a la Secretaría de Relaciones Exteriores y al Departamento de Estado que se involucren con los gobiernos de los países vecinos, la sociedad civil y el sector privado, a través de políticas que promuevan el desarrollo económico equitativo y sostenible, combatan la corrupción y mejoren la cooperación en materia de aplicación de la ley contra las redes transnacionales de contrabando delictivo”, se lee en un comunicado.

En respuesta a la pandemia, abordaron profundizar la cooperación a partir de mejoras de las capacidades de la salud pública

¿Conflictos a la vista?

Aunque la relación entre ambos jefes de Estado empezó un poco retrasada al ser López Obrador uno de los últimos presidentes en felicitar a su par tras ganar las elecciones, es poco probable que su trabajo tenga resultados negativos.

En entrevista, la doctora Guadarrama recalca que la relación con Biden definitivamente será mucho más fácil de abordar, sobre todo si se habla del tema migratorio.

“Para ganar las elecciones, Trump tenía la oportunidad o la estrategia de hacerlo tocando fibras sensibles para los norteamericanos blancos, que era justamente el racismo, la xenofobia, el miedo hacia el otro, mientras que el otro no fuera el norteamericano. Siempre fue así manejado su discurso, era un hombre irracional con muy poco humanismo, muy poco sensible a temas como la migración, de tal manera que Biden tiene otra perspectiva, lo vimos desde los primeros días cuando firmó órdenes ejecutivas”, dice la académica.

Bajo esa perspectiva, y tomando el acuerdo entre ambos Estados para intercambiar información sobre la pandemia, mejorar sus capacidades de salud pública y su compromiso para enfrentar la crisis climática, la catedrática detalla que esta relación se ve “viento en popa”.

“Me parece que Biden es totalmente la cara opuesta de Trump, es un hombre culto, sensato, que entiende la problemática norteamericana (…) De tal manera que mientras no haya otros datos por parte de nuestro presidente, la relación podría ser de las mejores que ha tenido México con Estados Unidos”, detalla.

El primer cara a cara de Biden y AMLO

En 2012, cuando Andrés Manuel López Obrador fungía como precandidato a la Presidencia de México y Joe Biden era vicepresidente de EU, ambos se reunieron en la Ciudad de México, donde incluso el demócrata visitó a la Virgen de Guadalupe.

En su encuentro, López Obrador le entregó a Biden una carta, a través de la cual resaltó la importancia de que en México existan más empleos y apoyo económico con el fin de que los mexicanos no vean como una tercera opción migrar a otras naciones como EU.

“Hay voluntad de nuestra parte de procurar con el gobierno de los Estados Unidos una relación basada en la cooperación para el desarrollo, la prosperidad, la estabilidad y la tranquilidad de nuestros pueblos”, se lee en el oficio, con fecha del 5 de marzo de 2012.

Información. Reporte Indigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s