Antes del Covid-19, dos siglos de vacunación y desconfianza.

Las campañas de vacunación comenzaron este año en la mayoría varios países del mundo un año después de la aparición del Covid-19. Una rapidez sin precedentes que suscita esperanza para acabar con la crisis pero alimenta la desconfianza de siempre en las vacunas.

• 1796: la idea de Jenner: Con unas pústulas sumamente contagiosas, la viruela fue durante siglos un flagelo terrible.

En 1796, el médico inglés Edward Jenner tuvo la idea de inocular una forma del virus de la viruela benigna en un niño para estimular su reacción inmunitaria. funcionó. Había nacido la “vacunación”.

• 1853, 1 a vacuna obligatoria: En Reino Unido, la vacuna contra la viruela fue obligatoria para los niños a partir de 1853. Esto generó una oposición virulenta. Los detractores alegaban el “peligro” de inyectar productos procedentes de los animales, “motivos religiosos” o “atentado a las libertades individuales”.

A partir de 1898 se introdujo una “cláusula de conciencia” en la legislación para permitir a los recalcitrantes no vacunarse.

• 1885: Pasteur y la rabia: A finales del siglo XIX, Louis Pasteur puso a punto una vacuna contra la rabia a partir de una cepa atenuada del virus. En 1885 se realizó una exitosa inyección a Joseph Meister, un niño al que le había mordido un perro sospechoso de tener rabia.

En este caso hubo también desconfianza. Pasteur fue acusado de querer enriquecerse con la fabricación de una “rabia de laboratorio”.

• 1944: gripe y primera campaña: La primera campaña de vacunación contra la gripe tuvo lugar en 1944-1945 para proteger a los soldados estadounidenses que vinieron a combatir a Europa.

Treinta años después, la primera gran campaña de vacunación contra la gripe en Estados Unidos “terminó en 1976 en un desastre”. El recrudecimiento entre los vacunados del síndrome Guillain-Barré, enfermedad rara del sistema nervioso, “llevó a la suspensión de las inyecciones”, recuerda el historiador Henri Vignaud.

• 1998: falso estudio y desconfianza: En 1998, un estudio publicado en la prestigiosa revista médica The Lancet sugiere una relación entre las vacunas SPR (sarampión, paperas, rubeola) y el autismo.

Se descubre que se trata de un “amaño” del autor Andrew Wakefield. Pero ni el desmentido oficial de la revista ni los trabajos posteriores demostrando la ausencia de vínculo lograron acallar los temores. Este estudio sigue siendo citado por los detractores de las vacunas.

• 2009: fracaso de vacunación en H1N1: En 2009, la pandemia de gripe H1N1, causada por un virus de la misma familia que el de la gripe de 1918, hizo sonar las alertas en la OMS. Se organizaron campañas de vacunación pero la epidemia fue menos grave de lo previsto, causando sólo 18 mil 500 muertos.

Millones de dosis tuvieron que ser destruidas y los reproches a la mala gestión reforzaron la desconfianza en las vacunas en numerosos países, donde los “antivacunas” subrayan casos de efectos secundarios pese a que son muy raros.

• 2020: polio y la teoría del complot: Oficialmente erradicada desde agosto de 2020 en África gracias a la vacuna, la poliomielitis se resiste en Asia, en Pakistán y Afganistán, donde esta enfermedad provoca parálisis en los más pequeños.

El fracaso de las campañas de vacunación se explica sobre todo por la desconfianza de las poblaciones rurales y la creencia en teorías de complot contra los musulmanes.

Información. El Sol del Bajío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s