Gran demanda de refrigeración por altas temperaturas pone bajo presión sistema eléctrico europeo.

Mientras Europa se apresura a almacenar suficiente gas para pasar el invierno, su sistema energético se ve sometido a la presión de las sofocantes temperaturas del verano, que obligan a poner en marcha los aparatos de aire acondicionado y a secar los ríos necesarios para refrigerar las centrales nucleares.

La guerra en Ucrania y la reducción del suministro de gas ruso ya habían disparado los precios de la energía, y ahora el aumento de la demanda por el calor ha suscitado la preocupación de si se podrán alcanzar los objetivos de almacenamiento para el invierno.

Europa pretende llenar sus reservas de gas en al menos un 80% para noviembre, habiendo alcanzado en la actualidad alrededor del 65%, pero la tarea parece más difícil después de que los flujos a través del gasoducto Nord Stream 1, que transporta el gas de Rusia a Europa, se reanudaran el jueves a tan sólo el 40% de su capacidad tras someterse a trabajos de mantenimiento.

Los problemas de las centrales nucleares europeas, algunas de las cuales no pueden funcionar a pleno rendimiento debido a las altas temperaturas de los ríos y a los bajos niveles de agua que afectan a su capacidad de refrigeración, ha llevado a algunos productores a recurrir al gas, justo en el momento en que Europa está tratando de utilizar lo menos posible este combustible.

“No hay duda de que la situación es grave y, para ponerla en perspectiva, hay que entender que está ocurriendo en el contexto de una próxima crisis del gas muy grave”, dijo Kristian Ruby, secretario general de la asociación industrial Eurelectric.

“Si ahora utilizamos mucho gas para alimentar nuestros sistemas eléctricos y nuestros aparatos de aire acondicionado, vamos a tener un problema este invierno”, dijo Ruby.

Francia, con un amplio parque de centrales nucleares de bajas emisiones de carbono, ha sido históricamente un importante exportador de electricidad a sus vecinos europeos. Pero el país ya estaba lidiando con una serie de cortes, que han dejado fuera de servicio a más de la mitad de sus centrales.

Gran demanda de refrigeración por altas temperaturas pone bajo presión sistema eléctrico europeo

Varias de las plantas restantes en Francia y Bélgica han tenido que reducir la producción en medio de las altas temperaturas récord.

Equipados con pocas plantas solares, los generadores franceses han recurrido a la quema de más gas y a la importación de más electricidad de países que producen energía a partir del gas, como Reino Unido y España.

El precio base a un día de la electricidad francesa alcanzó el martes un récord de 645 euros por megavatio hora (MWh).

Las altas temperaturas también frenaron temporalmente el flujo de gas desde el Reino Unido a Bélgica, cuando el gasoducto que une los dos países tuvo que reducir su capacidad ya que el calor causó una pérdida de presión, dijo su operador.

El Reino Unido ha exportado cantidades récord de gas a Europa en los últimos meses, mientras los países europeos tratan de acumular reservas.

El operador de la red eléctrica británica, National Grid NG.L, emitió temporalmente una alerta para animar a los operadores de las centrales a incorporar más capacidad el lunes a medida que subían las temperaturas.

Dijo que la alerta se debió a una combinación de factores, como las altas exportaciones, la baja generación eólica y la mayor demanda.

En Alemania, históricamente el mayor importador europeo de gas ruso, crece el temor de que las altas temperaturas hagan que el nivel del agua a lo largo del Rin sea demasiado bajo para las barcazas que transportan productos como el carbón.

Información. Forbes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s