La sequía en Italia es tan intensa que salió a flote un barco naufragado en la Segunda Guerra Mundial.

Una sequía histórica que afecta al río más grande de Italia ha sacado a la luz un naufragio de la era de la Segunda Guerra Mundial.

El río Po recorre 651,8 kilómetros desde los Alpes Cotianos para desembocar en el mar Adriático. Actualmente se enfrenta a su peor sequía en 70 años, lo que ha provocado el resurgimiento de un barco hundido de décadas de antigüedad.

El Zibello, una barcaza de 48,8 metros que transportaba madera en la Segunda Guerra Mundial y se hundió en 1943, suele estar escondida bajo las aguas del Po. Ahora, los niveles de agua del río son tan bajos que los restos son visibles para los espectadores.

“Es la primera vez que podemos ver esta barcaza”, dijo el ciclista aficionado Raffaele Vezzali a la AP desde un parque cerca del pueblo de Gualtieri.

Alessio Bonin quien tomó fotos de los restos con su dron. Le dijo a The Guardian que era una vista sorprendente.

“En los últimos años se podía ver la proa del barco, así que sabíamos que estaba allí, pero ver el barco tan expuesto en marzo, cuando todavía era esencialmente invierno, fue muy dramático”, dijo Bonin. “Nunca había visto una sequía así en esta época del año; nuestra principal preocupación solía ser la inundación de nuestro río, ahora nos preocupa que desaparezca”.

Fue la sorprendente imagen, capturada por el dron de Bonin, de un barco de carga de 50 metros hundido durante la Segunda Guerra Mundial emergiendo de su tumba acuática lo que hizo comprender la gravedad de la sequía a quienes vivían en Gualtieri y los pueblos cercanos a lo largo del río.

Más reliquias, incluido un tanque alemán encontrado cerca de Mantua y los restos de una antigua aldea en Piamonte, también han resurgido en medio de lo que el observatorio fluvial de Italia dijo la semana pasada que era la peor sequía que afecta al valle del Po en 70 años.

La sequía es causada por temperaturas más altas de lo habitual, escasas lluvias y mucha menos nieve durante el invierno, particularmente en los Alpes del sur, lo que a su vez contribuyó a que la nieve derretida bajara hacia el Po.

Una serie de factores estimulados por el cambio climático están contribuyendo a la sequía. El norte de Italia no ha visto lluvia en más de 110 días, las nevadas se redujeron en un 70 por ciento este año y las temperaturas superiores a la media están derritiendo la nieve y los glaciares en los Alpes circundantes, robando a la cuenca del Po sus reservas de agua para el verano.

La profundidad del río mide actualmente hasta 2,7 metros por debajo del indicador cero, muy por debajo del promedio de junio, mientras que su caudal hacia el mar se ha reducido a 300 metros cúbicos por segundo, una quinta parte del promedio para esta época del año.

Meuccio Berselli, secretario general de la Autoridad de la Cuenca del Río Po, dijo a la AP que en un pueblo ribereño llamado Boretto, el caudal del río suele medir 476.000 galones por segundo. Ahora, son solo 80,000 galones por segundo.

La sequía amenaza el suministro de agua potable, el riego para la agricultura en la región de cultivo más intensivo de Italia y las centrales hidroeléctricas para la producción de energía.

El valle del Po es un área económica crucial para Italia, que permite que prosperen centros industriales como Turín, Milán y Brescia, junto con una gran variedad de sectores, y es una de las zonas agrícolas más importantes de Europa.

Información. Infaboe.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s