Migrantes venezolanos salen a las calles a protestar en Monterrey, NL.

Al grito de “queremos irnos”, “queremos autobuses”, varias decenas de migrantes, en su mayoría venezolanos, tomaron las calles de Monterrey para protestar y exigir que se les deje salir del estado y que no se les retenga. Mientras tanto, el alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio, pidió al gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, que respete los permisos de libre tránsito de los migrantes.

Ellos salieron de la central camionera donde se han ubicado desde que llegaron de Coahuila, donde no fueron aceptados y sus autobuses desviados a esta ciudad. Caminaron unos tres kilómetros para llegar hasta el palacio de Gobierno estatal, en su parte posterior donde han exigido que se les deje ir libremente.

En el lugar mostraron sus respectivos permisos de 30 días para estar en territorio mexicano, pero denuncian que no les dejan continuar su trayecto, pues no quieren estar en México, sino trasladarse a la frontera y cruzar hacia Estados Unidos.

Alrededor de 600 migrantes, hombres, mujeres y niños, desafiaron las temperaturas de más de 35 grados y portaron banderas de Venezuela y Nicaragua, desde la Avenida Colón para luego tomar la Calzada Madero hasta Zaragoza, y llegar al Palacio de Gobierno.

Policías antimotines llegaron para vigilar a los migrantes que insistían en que se les otorgara un medio de transporte para irse de Monterrey, pues acusan, que tampoco les quieren vender boletos en la central de autobuses.

Reclaman su retención con mujeres y menores de edad, cuando, insistieron, en que no les interesa quedarse en Monterrey, sino partir a la frontera.

Por lo menos unos mil migrantes que han llegado de la frontera sur mexicana, permanecen en el interior y exterior de la central camionera. Desde hace cuatro días están en Monterrey, y recuerdan que los trajeron por la fuerza.

Una comisión de migrantes entró a palacio de Gobierno en busca de una solución y al filo de las 18:00 horas se corrió la voz de que podrían viajar a Ciudad Acuña, por lo que realizaban un censo de ellos mismos.

A su vez, la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Susana Méndez Arellano acudió a la Central de Autobuses de Monterrey en donde se encuentran actualmente cientos de personas migrantes que se encuentran en una situación incierta debido a que no han podido abordar un autobús.

La Comisión instaló un módulo de atención y orientación en este sitio para dar seguimiento a las solicitudes de las mujeres, hombres e infantes en situación de movilidad humana. También fueron entregadas algunas provisiones de alimentos.

Por su parte, Luis Donaldo Colosio, Alcalde de Monterrey, acusó que la fuerza pública del estado de Coahuila ha amedrentado a los migrantes en cada ocasión que intentan llegar a la frontera de Estados Unidos.

“Yo le pido al gobernador de Coahuila, que por favor tenga la amabilidad de explicarme, porque no estoy entendiendo la razón por la cual la policía de Coahuila y elementos de la Guardia Nacional, incluso a veces hasta con amenazas de muerte, los regresan a Monterrey”, exigió el edil.

Información. El Sol del Bajío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s