Zonas de Shanghái vuelven al confinamiento y un distrito de Pekín cierra locales de ocio.

Shanghái y Pekín volvieron a estar en alerta por el Covid-19 el jueves, después de que algunas zonas del mayor centro económico de China empezaran a imponer nuevas restricciones de confinamiento, mientras que el distrito más poblado de la capital china cerró locales de ocio.

Ambas ciudades habían relajado recientemente las restricciones generalizadas por el Covid-19 tras un descenso de los nuevos casos. Sin embargo, el país ha mantenido una política “dinámica de cero contagios” destinada a cerrar las cadenas de transmisión lo antes posible.

El extenso distrito de Minhang en Shanghái, donde viven más de 2 millones de personas, dijo el jueves que realizará pruebas de ácido nucleico a todos los residentes el 11 de junio y ordenó a los residentes que permanecieran en casa durante ese periodo.

Otras autoridades del gobierno en otros distritos de la ciudad también han emitido avisos diciendo que los residentes serán sometidos a dos días de confinamiento y otros 12 días de pruebas rigurosas a partir del jueves.

Según los avisos emitidos en al menos tres barrios, los residentes deberán permanecer en casa hasta el sábado y realizar cinco rondas de pruebas obligatorias que terminarán el 23 de junio.

Muchos de estos barrios se encuentran en el distrito central de Xuhui, donde han aparecido vallas verdes y tablas de madera rojas durante la última semana, que han atrincherado a los residentes y han provocado un nuevo enfado de la población.

El medio de comunicación del gobierno de Shanghái, The Paper, señaló que uno de los focos de Xuhui se localizaba en un conocido salón de belleza, el Red Rose, en el centro de la ciudad, que reabrió sus puertas el 1 de junio cuando se levantó el confinamiento en toda la ciudad.

Tres trabajadores del local habían dado positivo en una prueba de Covid-19, informó el jueves. La tienda había recibido 502 clientes de 15 de los 16 distritos de la ciudad en los últimos ocho días, dijo.

“¿Cuándo va a terminar esto?”, comentó un usuario de Weibo en un artículo de un medio sobre el Red Rose. “Sólo quiero tener una vida normal”.

Aunque la tasa de infección de China parece muy baja en comparación con la de muchos otros países, que ahora han optado por convivir con el virus, el Gobierno ha redoblado su política de cero contagios para proteger a sus ancianos y su sistema médico y ha advertido que no tolerará ningún comentario o acción que ponga en duda o repudie dicha política.

El 8 de junio, China registró 240 nuevos casos de coronavirus, de los cuales 70 eran sintomáticos y 170 asintomáticos, informó el jueves la Comisión Nacional de Salud.

REACTIVACIÓN DEL COMERCIO

Las autoridades de Chaoyang, un distrito de Pekín con más de 3 millones de habitantes, ordenaron el jueves el cierre de los locales de ocio y los cibercafés y se pidió a los clientes de cuatro bares concretos que se identificaran y se autoaislaran.

El confinamiento de Shanghái durante dos meses, el cierre de muchos centros comerciales y locales en todo Pekín, así como las restricciones a la circulación impuestas en muchas otras ciudades chinas en los últimos meses, han golpeado fuertemente la economía china, interrumpido las cadenas de suministro y ralentizado el comercio internacional.

Las autoridades han querido reactivar los negocios y empezaron a relajar algunas restricciones en mayo, lo que ayudó a que las exportaciones chinas crecieran ese mes a un ritmo de dos dígitos, superando las expectativas.

En Shanghái, la ciudad más cosmopolita de China y su mayor centro de negocios, los responsables también han tratado de recomponer los lazos con las empresas extranjeras celebrando múltiples reuniones con los ejecutivos y suavizando un requisito fronterizo clave para los trabajadores extranjeros.

El Shanghai Disney Resort, que lleva cerrado desde el 21 de marzo, dijo que reabrirá algunas zonas de tiendas y parques a partir del viernes, pero que el parque principal de Disneylandia, Disneytown y sus dos complejos hoteleros permanecerán cerrados hasta nuevo aviso.

Aun así, las cámaras de comercio afirmaron que la incertidumbre en torno a las restricciones del Covid-19 sigue siendo una de las principales preocupaciones para las empresas extranjeras.

“Esta imprevisibilidad y el aumento del riesgo están provocando que muchas empresas retrasen, reduzcan o se retiren por completo del mercado chino”, afirmó Alexandra Hirst, analista principal de políticas de la Cámara de Comercio Británica en China.

Información. Forbes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s