El origen de las pandemias se relaciona con la deforestación masiva.

La escritora y directora de documentales, Marie Monique Robin viajó por 8 países para grabar su nuevo documental, “La Fábrica de Pandemias”. En el que platica con especialistas sobre la proliferación de enfermedades que mutan y pasan de animales salvajes al hombre. 

La cineasta recorrió las cuevas de la selva tropical de Gabón, las colinas de Tailandia y hasta lagunas de la península de Yucatán en México. El documental se basa en decenas de entrevistas con científicos de alto nivel y lo conduce la actriz francesa Juliette Binoche.

En el producto audiovisual se muestra que la destrucción del ecosistema favorece que varios virus muten y ocurran las famosas zoonosis (cuando una enfermedad pasa de animales a hombres). Este es el caso del Zika, el VIH y probablemente el Covid-19.

Origen de las pandemias relacionadas con deforestación

En el 2020, los científicos de la Plataforma intergubernamental de expertos sobre la biodiversidad (IPBES) informaron que la deforestación y el comercio de animales salvajes podría llegar a facilitar la transmisión al hombre de virus presentes en la naturaleza. 

“La expansión e intensificación de la agricultura, el comercio, la producción y el consumo no sustentable perturban la naturaleza y aumentan los contactos entre fauna salvaje, ganado, agentes patógenos y humanos”, alertó el doctor Peter Daszak, miembro del IPBES.

Marie Monique Robin tomó como referencia las declaraciones de Daszak; descifró los mecanismos de transmisión de los patógenos del entorno natural a los humanos.

Murciélagos en el ojo del mundo 

La Fábrica de Pandemias pone atención particular en los murciélagos. Cabe decir que por sus características genéticas y por la variedad de su alimentación, estos mamíferos son lo que los científicos llaman reservorios de virus; es decir que pueden vivir sanamente con peligrosas enfermedades como los coronavirus o el Ébola.

Sin embargo, todo se complica cuando el hombre destruye su hábitat, ya que les obliga a acercarse a los centros de población humana. En ese momento los virus aprovechan para saltar de los murciélagos a los hombres. Fue lo que ocurrió con el virus Nipah, identificado por primera vez en 1999 en Malasia y que brota con frecuencia en Bangladesh.

“El problema no son los murciélagos. El problema somos nosotros (los humanos) porque destruimos sus espacios naturales. Además, necesitamos a estos murciélagos: para la polinización, porque se alimentan con mosquitos”, aclara su autora Marie-Monique Robin, entrevistada por RFI.

La periodista explicó que el virus Nipah surgió tras la deforestación de la selva de Borneo en Malasia. Esto debido a los incendios para sembrar árboles necesarios para la producción del aceite de palma. 

“Los murciélagos huyeron a las costas de Malasia hacia los huertos de mangos. Cerca de estos puertos había criaderos de puercos que se contagiaron del virus de los murciélagos”, explica Robin. “Trabajadores de Malasia y de Singapur, a donde se exportaban cerdos, murieron por la enfermedad”.

Criaderos masivos influyen en la deforestación 

Robin advierte que el sistema productivo basado en la urbanización, la agricultura industrial y la globalización son detonantes de las pandemias. 

“Entrevisté a más de cien científicos para el libro, y todos dicen la misma cosa: que si seguimos destruyendo los ecosistemas; y sobre todo las selvas primarias de África, Asia y Sudamérica, entraremos en una ‘epidemia de pandemias’. Durante los últimos 30 o 40 años, decenas de nuevas enfermedades han surgido: Ébola en África, Nipah en Asia, Zika en Brasil, el chikungunya, el MERS etc. Lo que estos científicos han demostrado es que el primer factor de surgimiento de estas enfermedades es la deforestación, los criaderos intensivos y la globalización”, explica la directora. 

¿Cuáles serían las posibles soluciones?

Para evitar la zoonosis, los científicos insisten en que es sumamente necesario frenar la deforestación masiva y no desequilibrar los ecosistemas. Y es que en las últimas dos décadas, cerca de 100 millones de hectáreas de bosques desaparecieron. 

El documental de Marie-Monique Robin, plantea que la protección del ecosistema implica cambiar prácticas productivas arraigadas, como: dejar atrás la agricultura intensiva, limitar la extensión de las zonas urbanas y disminuir los intercambios de mercancías de una región a otra.

Información. Periódico Correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s