Venta de armas se dispara en Canadá.

Aman Sandhu recorrió tienda tras tienda en busca de un arma de fuego en la provincia canadiense de Columbia Británica, con la esperanza de comprar una antes de que entre en vigor una congelación de su venta, pero no tuvo suerte.

“Me preocupa que si no compro uno ahora, es posible que nunca vuelva a tener la opción”, dijo Sandhu, miembro del Dawson Creek Sportsman’s Club.

La propuesta del primer ministro Justin Trudeau de congelar las ventas de pistolas, que anunció a raíz de una serie de tiroteos masivos en Estados Unidos, ha empujado a algunos canadienses a correr a las tiendas de armas mientras puedan.

A las puertas de varias armerías de la provincia de Columbia Británica se formaron filas pocas horas después de la declaración del líder liberal el pasado lunes.

Otras tiendas en Canadá dijeron que sus existencias se agotaron en unos días.

“Las ventas han sido rápidas. Vendimos 100 pistolas, casi todo nuestro stock, en los últimos tres días, desde que el primer ministro anunció la congelación”, dijo Jen Lavigne, copropietaria de That Hunting Store en un centro comercial en Ottawa.

Según estimaciones del gobierno, hay más de un millón de pistolas en Canadá, un país con una población de 38 millones de personas. Unas 2 mil 500 tiendas venden pistolas a lo largo del territorio.

En la actualidad, una persona debe tener una licencia de armas de fuego restringida para poder comprar un arma. La mayoría también requiere un permiso especial para transportarlas de un lugar a otro, y deben estar en estuches seguros. Los campos de tiro son los únicos lugares donde se pueden disparar legalmente.

Las nuevas regulaciones, anunciadas después de los tiroteos masivos en Estados Unidos, prohibirían la compra, venta, transferencia e importación de armas de fuego. Se espera que entren en vigor en el otoño boreal, junto con medidas en la frontera contra el contrabando de armas desde Estados Unidos.

“Estamos limitando la cantidad de armas de fuego en este país… es inaceptable nivel de violencia armada en (las) comunidades”, dijo Trudeau el lunes pasado.

Casi dos tercios de los delitos con armas de fuego en las ciudades canadienses durante la última década involucraron armas de fuego, según datos del gobierno.

Los propietarios de tiendas de armas entrevistados denunciaron unánimemente la congelación, que aún debe ser aprobada por el parlamento.

Información. El Sol del Bajío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s