Protestan en Zacatecas para exigir justicia por estudiantes asesinados.

Este lunes al mediodía cientos de personas realizaron una marcha por las principales calles del centro histórico de Zacatecas capital para exigir justicia por el asesinato de cuatro estudiantes de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

La manifestación fue convocada por un grupo activista de la sociedad civil y apoyada por la máxima casa de estudios, mientras que el obispo de Zacatecas, monseñor Sigifredo Noriega Barceló y del Sistema Universitario Jesuita, expresaron su solidaridad.

Los participantes de la marcha acudieron vestidos de blanco, gritando consignas llamaban a la concientización de la ciudadanía: “señor, señora, no sea indiferente, que matan a estudiantes en la cara de la gente”.

Las y los manifestantes exigieron justicia a las autoridades, pues hasta el momento no se tiene avance en las carpetas de investigación sobre estos asesinatos.

A esta megamarcha se sumaron familiares y amigos de Ernesto Mendívil Ortiz, estudiante de la Unidad Académica de Ingeniería en Software; de Uzías Israel García Rodríguez, de la Unidad Académica de Filosofía; Ricardo Rodríguez García, de la Unidad Académica de Psicología; así como del joven Luis Armando González Carrillo, quien era estudiante en la Preparatoria IV de esa institución, todos ellos asesinados en distintos hechos violentos en días pasados.

“¿Por qué, por qué nos asesinan? Si somos el futuro de América Latina”.

Padres, madres, hijas, hijos, compañeros, amigos, familias enteras, en una sola voz exigieron un alto a la impunidad, pues los asesinatos en Zacatecas no paran, solicitando respuestas sobre por qué “el gobierno no hace nada”.

«Estos días han sido un infierno, cuando le quitan la vida a un muchacho de 20 años, lleno de sueños, ilusiones, como muchos universitarios a mi hijo lo mataron, a él y a su amigo, hay cámaras, hay testigos, hay gente que escuchó algo, pero nadie ha ido a preguntar nada», comentó Ernesto, padre de un joven asesinado.

Aseguró que a una semana del asesinato no se les ha entrevistado, por lo que solicita tanto al gobernador David Monreal Ávila como al presidente Andrés Manuel López Obrador que busquen a los responsables. “Tienen las herramientas para encontrar a estos individuos, pido eso”, agregó

Por su parte, Rubén Ibarra Reyes, rector de la UAZ, se sumó al llamado de exigencia, dejando en claro que “la comunidad universitaria se encuentra molesta y dolida”.

Informó que en días pasados tuvo oportunidad de reunirse con los familiares de los estudiantes, así como con el fiscal general del estado, Francisco Murillo Ruiseco, con el propósito de conocer los avances en las investigaciones.

«Como institución estamos obligados de la puerta para adentro en generar todas las condiciones para que los jóvenes se sientan seguros y de la puerta hacia afuera estamos obligados a generar condiciones de desarrollo de la mano de quienes toman las decisiones para que nuestro estado viva en paz» comentó Ibarra Reyes.

El rector sostuvo que toca exigir justicia como autoridad universitaria, al tiempo que llamó a que la comunidad genere conciencia para el cuidado “y hacer todo lo que está en nuestras manos para en lo interno generar condiciones de precaución, de cuidad, de rechazo a todo tipo de violencia”.

El rector declaró que se busca la creación de redes para la protección y seguridad de la comunidad universitaria “son tiempos para tratar de cuidarnos todos como sociedad”.

Muestras de solidaridad

Horas antes de la marcha, las Universidades del Sistema Universitario Jesuita, a través de un comunicado, condenaron los hechos de violencia ocurridos recientemente en Zacatecas que causaron el homicidio de los alumnos de la UAZ.

En el comunicado, exigen a las autoridades competentes investigar con la debida diligencia los hechos, a fin de esclarecerlos, enjuiciar y sancionar a los responsables y reparar el daño a los familiares de las víctimas, garantizándoles un trato digno.

El obispo de la Diócesis de Zacatecas, monseñor Sigifredo Noriega Barceló, luego de la misa dominical, también se solidarizó con las familias de los jóvenes asesinados “porque es un dolor tremendo, inigualable, el que te quiten de las manos a un hijo y más de la forma como se ha hecho”.

“No soy capaz de juzgar a nadie, pero un hijo es un hijo, primeramente, y para un papá, para una mamá es lo máximo. Yo me uno en la solidaridad y también en la oración, que Dios les dé la fortaleza que necesita para seguir caminando, seguir vivos”.

Información. El Sol del Bajío

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s