Rusia condena ataque a embajada en Rumania; hombre estrelló su auto.

El conductor de un vehículo murió tras chocar su coche contra la valla del perímetro del edificio de la Embajada de Rusia en Rumanía como señal de protesta por la invasión rusa de Ucrania.

El coche se ha incendiado poco después y, según las autoridades de Bucarest, el conductor, que ha sido identificado como Bogdan Draghich, ha muerto, tal y como ha informado el diario ‘Click!’.

Fuentes cercanas al asunto han revelado que el hombre empotró su coche de forma deliberada mientras gritaba a los agentes de seguridad de la misión diplomática. La zona ha sido acordonada y el tráfico se encuentra suspendido en este momento.

Draghich, un abogado que había sido condenado esta semana a prisión por abusar de su hija, había publicado horas antes en su cuenta de Facebook un mensaje en el que alertaba de que «gente inocente está muriendo minuto a minuto en Ucrania». Así, ha condenado la guerra y ha reivindicado que «él también es ucraniano». De esta forma, ha querido trasladar su solidaridad con el pueblo de Ucrania.

«La Humanidad está pasando por una crisis que parece tender al apocalipsis», ha matizado antes de condenar las acciones del «mundo democrático por no tomar medidas más contundentes frente a (Vladimir) Putin», a quien compara con Adolf Hitler.

Además, denunció que se están cometiendo «horribles masacres en suelo ucraniano, donde millones de víctimas buscan refugio en otros países».

Draghich fue detenido en 2019 acusado de cometer abusos sexuales contra su hija. El martes, justo un día antes de estrellarse contra la valla, fue condenado a 15 años y cuatro meses de prisión, si bien podía recurrir la sentencia.

RUSIA DENUNCIA LO OCURRIDO

Más tarde, la portavoz del Ministerio de Exteriores rusa, Maria Zajarova, ha tildado el suceso como «algo monstruoso» y advirtió de que lo ocurrido no es tan solo un «incidente», sino «un crimen», según agencias oficiales rusas.

«Ese crimen no es un incidente, se puso en peligro la seguridad de las instituciones extranjeras rusas, también murió un ciudadano local», ha denunciado Zajarova.

En el marco de lo ocurrido, la portavoz ha recordado que, según la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, el país anfitrión tiene la obligación de garantizar la seguridad y protección de las instituciones extranjeras ante cualquier daño.

Así pues, Zajarova ha incidido en que las autoridades rumanas deberían actuar «en pleno acuerdo con sus obligaciones internacionales». «Esperamos ver los resultados de la investigación», ha añadido.

Aprovechando la coyuntura, la portavoz de la diplomacia rusa ha advertido sobre el desarrollo de una «campaña rabiosa» contra Rusia pues «todos los días en todos los medios hay una propaganda descabellada».

Por su parte, la embajada rusa en Bucarest ha denunciado que el fallecido fue «víctima de la histeria antirrusa y de la propaganda ucraniana», mientras que desde el Ministerio de Exteriores rumano han descartado que lo ocurrida tenga connotaciones políticas.

Información. Periódico Excélsior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s