Sin fin a la política migratoria Quédate en México.

Actualmente, en la frontera norte de México, miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, esperan escuchar una noticia que alegre sus días, que el gobierno estadounidense les abra sus puertas y les dé asilo.

Sin embargo, son pocos los que reciben esa oportunidad de conseguir el llamado Sueño Americano, por lo que deben seguir aguardando en territorio azteca, gracias a los Protocolos de Protección a Migrantes (MMP), mejor conocido como Quédate en México.

Desde enero de 2019, México ha implementado esta política lanzada por el expresidente Donald Trump con el fin de que los migrantes no se queden en su frontera, pero a la cual el gobierno el actual jefe de Estado, Joe Biden, quiere ponerle fin.

Alejandro Mayorkas, secretario de seguridad nacional estadounidense, fue quien dio a conocer tal decisión, asegurando que, aunque Quédate en México contribuyó probablemente a reducir los flujos migratorios, lo hizo imponiendo unos costos humanos sustanciales e injustificados a las personas que aguardan en territorio azteca.

Según registró la organización civil estadounidense Human Rights First, tan sólo de enero de 2019 a diciembre del año pasado, con los MMP mil 324 personas fueron víctimas de diferentes actos de violencia, entre ellos secuestros, extorsiones, abusos sexuales, robos, amenazas, deportación y discriminación, entre otros.

Debido a este escenario, la administración de Biden ya había buscando terminar con esta política desde que tomó protesta, pero en agosto su decisión fue frenada por un tribunal con sede en Texas de la Corte Suprema, impidiendo que México dejara de ser el país de recepción para migrantes.

Al respecto, es la doctora Ariadna Estévez, investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, quien opina que, a pesar de sus intenciones, es poco probable que el gobierno demócrata retire por completo la también llamada Remain in Mexico.

De acuerdo con la académica, eso se debe a que este tipo de medidas ya son una tendencia, y no sólo en la región sino en otros continentes como Europa, donde Estados como Grecia y Turquía son países de asilo desde 2015, mientras que en Asia, Indonesia ha sido ese soporte para Australia.

“Es la tendencia no sólo de los últimos años, sino desde los 80 que se conoce como la política de disuasión, que es establecer políticas de tercer país seguro (…) De hecho hasta Estados Unidos ya se había tardado en implementarla”, menciona.

Por otro lado, añade que, aunque la Unión Americana no termine con los MMP, México podría dejar de aceptar a los migrantes que esperan una oportunidad del país vecino, tomando en cuenta que no es su obligación seguir haciéndolo.

“(Sin embargo), veremos que si acaso van a incrementar los migrantes y si hay acuerdos bilaterales de tercer país seguro para seguir conteniendo a la gente de otros territorios en México”, dice la doctora.

EU, sin políticas sobre la mesa para terminar con Quédate en México

La semana pasada, cuando el secretario Alejandro Mayorkas aseguró que volverían a intentar terminar con la política migratoria Quédate en México luego de que un tribunal la reestableciera, no enfatizó una fecha en concreto para esta acción, mas que lo abordarían “tan pronto como sea posible”.

De lograrlo, su administración aún no ha aclarado con qué se sustituiría el Remain in Mexico, a fin de que con ello no sólo miles de migrantes centroamericanos dejen de esperar en la frontera mexicana, sino que se eviten acciones violentas contra ellos.

La doctora del CISAN, Ariadna Estévez, comenta ante este panorama que es poco probable que la administración estadounidense realmente cuente con una nueva política migratoria, pues de lo contrario ya lo hubiera difundido.

“Si no la dan a conocer es porque aún no hay un acuerdo o porque se están haciendo cosas que van a molestar al público mexicano o de Estados Unidos (…) Me parece que si hubiera un política ya la hubieran cacareado, que es lo que hacen siempre los gobiernos, hacen una cosa mínima y ya la quieren anunciar”, apunta.

Además, teniendo eso en cuenta, la doctora comparte que con ello sólo se está demostrando que Joe Biden realmente no quiere terminar con este proyecto, ni que es su prioridad hacerlo, a pesar de todos los compromisos que ha hecho en torno al tema.

“Si quiere hacerlo, podría tomar otras medidas de tipo ejecutivas, políticas que tengan impactos jurídicos. Si no es el Quédate en México, buscar una forma de darle la vuelta a las decisiones de la Corte, pero la verdad lo dudo mucho”, sostiene la doctora Ariadna.

En ese sentido, se espera que, al menos a corto plazo, el gobierno federal estadounidense dé a conocer una postura respecto a los migrantes que siguen en espera de sus asilos en la frontera mexicana, a fin de proteger su seguridad.

Información. Reporte Indigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s