Fuera Aérea de EU envía docenas de aviones F-22 a practicar para guerra con China.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está desplegando una enorme fuerza de cazas, incluida una cantidad posiblemente sin precedentes de F-22, a Guam para practicar para una posible guerra con China.

Los 10 F-15E del 389 ° Escuadrón de Combate en la Base de la Fuerza Aérea Mountain Home, Idaho, ya están en tierra en la Base de la Fuerza Aérea Andersen en Guam.

Veinticinco F-22 de dos escuadrones — el 525º Escuadrón de Cazas en la Base Conjunta Elmendorf-Richardson, Alaska, y el 199º Escuadrón de Cazas, parte de la Guardia Nacional Aérea de Hawái en la Base Conjunta Pearl Harbor-Hickam — deberían llegar pronto.

Dos transportes C-130J desde la 374a Ala de Transporte Aéreo en la Base Aérea de Yokota, Japón, acompañan a los cazas. Los C-130 y otros aviones de apoyo son fundamentales para lo que suceda a continuación.

Bajo la rúbrica del Ejercicio Pacific Iron 21, los cazas se distribuirán en cuatro aeródromos. Tres: Andersen, A.B. El Aeropuerto Internacional Won Pat y el Northwest Field se encuentran en Guam. Uno, en el Aeropuerto Internacional de Tinian, se encuentra a 120 millas al norte de Guam.

El plan, según los comunicados de la Fuerza Aérea, es que los cazas practiquen el despliegue y las salidas de vuelo desde aeródromos austeros. En los últimos años, la rama de vuelo se ha preocupado cada vez más de que, en las primeras horas de una guerra regional, la Fuerza de Cohetes del Ejército Popular de Liberación de China pueda disparar decenas de misiles balísticos contra grandes bases estadounidenses, incluida Andersen.

Bajo el nuevo concepto de “empleo de combate ágil”, la Fuerza Aérea esparciría sus aviones por docenas de pequeñas pistas de aterrizaje en el Pacífico Occidental, todo con la esperanza de complicar el bombardeo de China. Algunas de las pistas de aterrizaje, como Northwest Field en Guam, son restos de la Segunda Guerra Mundial.

“ACE es el uso de operaciones ágiles para generar poder aéreo resiliente en un entorno en disputa y está diseñado para organizar, capacitar y equipar a los aviadores para que sean más ágiles en la ejecución de operaciones, estratégicos en disuasión y más resilientes en capacidades”, declaró la Fuerza Aérea.

La Fuerza Aérea durante años ha estado practicando este concepto de dispersión, pero rara vez con tantos cazas, por no hablar de tantos cazas furtivos.

El F-22, como todos los aviones de combate de baja observación, requiere un mantenimiento extenso entre salidas. Eso puede ser difícil de hacer en una pista de aterrizaje sin instalaciones permanentes.

La presencia de los C-130 en la combinación de fuerzas de Pacific Iron 21 es reveladora. Una cosa es aterrizar un montón de F-22 en una pista en desuso y levantar algunas tiendas de campaña para las tripulaciones y los mantenedores. Otra muy distinta es mantener a los aviones y a los aviadores provistos de alimentos, combustible, repuestos y municiones.

Para mantener las bases austeras listas para el combate en tiempo de guerra, la Fuerza Aérea tendría que mantener un ritmo constante de misiones de reabastecimiento.

Además, muchas de las posibles bases periféricas que la Fuerza Aérea ha identificado para su uso potencial durante una crisis se encuentran a cientos de millas de las posibles zonas de combate sobre el Mar de Filipinas y los Mares de China.

Los cazas necesitarían mucho el apoyo de los aviones cisterna. “El reabastecimiento de combustible en el aire es fundamental para el empleo de combate ágil porque extiende el alcance de la aeronave y la duración del vuelo”, tuiteó el Comando de Transporte de EE. UU. el mes pasado.

Esos camiones cisterna son demasiado grandes para operar con seguridad desde austeras pistas de aterrizaje. Si bien la Fuerza Aérea podría tener éxito en extender sus cazas para protegerlos de los cohetes chinos, el servicio podría tener dificultades para hacer lo mismo con sus aviones cisterna y de transporte.

Asimismo, los bombarderos pesados ​​de Estados Unidos dependen de grandes bases aéreas. Al menos tres B-52 de la Quinta Ala de Bombas en la Base de la Fuerza Aérea Minot en Dakota del Norte llegaron a Andersen la semana pasada. Los petroleros KC-135 suelen acompañar a estas rotaciones de bombarderos de Guam.

Las demandas logísticas de las operaciones aéreas “distribuidas” representan un gran desafío. Todos esos F-15 y F-22 que se dispersan por Guam deberían ser impresionantes.

Pero sería aún más impresionante ver que la Fuerza Aérea apoya a esos combatientes dispersos de una manera que los chinos no pueden apagar con unos pocos cohetes.

Información. Forbes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s