Tras protestas contra el régimen, crece la voz opositora en Cuba.

El 11 de julio de 2021 será una fecha importante para la historia de Cuba, siendo el día en el que un gran grupo de personas decidió salir a las calles para protestar en contra de la dictadura y de las carencias con las que ha vivido.

En San Antonio de los Baños, una ciudad al sur de La Habana, fue que las protestas se iniciaron, motivando a otros lugares, como Matanzas, Santiago de Cuba y Camagüey, a hacer lo mismo y a exigir tres puntos importantes: ser vacunados contra el COVID-19, recuperar la electricidad en sus respectivas comunidades y recibir apoyo económico.

Estas demandas se agudizaron desde que comenzó la crisis sanitaria, siendo esta situación la que hizo que el turismo dejara de ser el primer sostén económico de la gente y llegando incluso a que la economía se contrajera un 11 por ciento en 2020, el peor número en tres décadas.

Además, lo que terminó de desplomar a los cubanos fueron las medidas implementadas por la administración del presidente Miguel Díaz-Canel, al proponer un paquete económico en el que, aunque los salarios y las pensiones aumentaron, también los precios de los insumos básicos.

Por otro lado, con respecto a la implementación de la vacuna contra el COVID-19, los habitantes de la isla están exigiendo que se les haga llegar la dosis cuanto antes a pesar del retroceso que ha habido en todo el país en torno a su aplicación.

Fue en mayo pasado que en Cuba se comenzaron a aplicar las primeras dosis, un retraso originado por la creación de sus propias fórmulas: Soberana 1 y 2, que hasta el pasado 2 de julio recibieron una eficacia del 91.2 por ciento, Soberana Plus, Mambisa, y Abdala.

La preocupación de la gente por recibir su vacuna aumentó desde que los casos de COVID-19 ascendieron desde el comienzo de 2021, de tener poco más de 23 mil contagios en enero, a 238 mil 491 el pasado 11 de julio, de acuerdo con Our World in Data.

Ante estas exigencias, ha sido el presidente Díaz-Canel quien ha reafirmado que más allá de las dificultades internas, el problema se deriva de los embargos económicos que Estados Unidos le ha impuesto, sobre todo durante la administración de Donald Trump y que no han sido removidos por el actual gabinete.

Entre esas medidas, implementadas principalmente por el apoyo de Díaz-Canel al presidente de Venezuela, está la prohibición a estadounidenses de alojarse en hoteles o propiedades controladas por el gobierno cubano, el freno a la importación a Estados Unidos de tabaco y alcohol, y la entrada en vigor del título III de la Ley Helms-Burton, la cual permite a ciudadanos demandar a empresas internacionales por lucrarse con propiedades confiscadas por el régimen castrista tras la Revolución.

Hasta ahora, el líder demócrata Joe Biden no ha hecho alguna otra aclaración, más que apoyar a los cubanos que han salido a protestar, además de que le ha pedido al gobierno de Díaz-Canel que escuche las necesidades de la gente.

“Estados Unidos hace un llamado al régimen cubano para que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital, en lugar de enriquecerse”, compartió Biden.

Al respecto, es el maestro Carlos Manuel López Alvarado, internacionalista y académico de la UNAM, quien opina que a pesar de la posición de Miguel Díaz-Canel ante Estados Unidos, es poco probable que el país norteamericano remueva las medidas en contra de su nación.

Sin embargo, aún se espera que Biden logre tener una mejor relación con su homólogo cubano a diferencia de su antecesor, justo como sucedió durante la administración de Barack Obama, cuando el entonces jefe de Estado llegó a viajar a La Habana.

Las medidas de Díaz-Canel para Cuba

Ante las protestas, aún se espera que sea el presidente de Cuba quien le dé una respuesta más clara a sus ciudadanos, bajo la cual no esté relacionado el papel de Estados Unidos.

En entrevista, el maestro López Alvarado asegura en ese sentido que el político castrista debería seguir enfocándose en la demanda y la producción interna que puedan generarse en su país a pesar de las limitaciones que llegan del exterior.

“Se tiene que empezar a trabajar con las nuevas generaciones y tratar de tener una demanda y una producción interna bastante estable”, comparte.

Así también, agrega que Díaz-Canel debe seguir estando presente junto a los cubanos que están en las calles, pues eso hace que, aunque la gente esté o no a su favor, le beneficie popularmente.

“¿Qué presidente de cualquier país del mundo hace lo que Díaz-Canel hizo el domingo en San Antonio de los Baños? Él se paró, caminó y platicó con ciertos manifestantes. Podríamos estar o no de acuerdo con él, pero sin duda alguna su modelo de participación y de comunicación es diferente y eso hay que reconocerlo”, dice.

Información. Reporte Indigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s