Sobreprecio de medicinas del TSJCDMX en pandemia.

Durante la pandemia de COVID-19, las irregularidades por sobreprecio en contratos en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) salieron a flote.

El año pasado, la máxima autoridad impartidora de justicia de la capital adjudicó un contrato de casi un millón de pesos a la empresa Demank Soluciones para la compra de medicamentos.

Sin embargo, algunos de los bienes adquiridos fueron comprados a un precio hasta 500 por ciento más caro de su costo comercial.

Además, el contrato se le adjudicó directamente a dicha compañía aún cuando su especialidad no es el abasto de insumos médicos.

Medicinas más caras

A través del contrato TSJCDMX/ DERM/14/2020, el Tribunal compró 99 distintos tipos de medicinas e insumos médicos, por un total de 849 mil pesos a Demank Soluciones.

El acuerdo se firmó el 2 de diciembre de 2020 y estuvo vigente hasta el día 31 de ese mismo mes: periodo de la pandemia de COVID-19 donde la capital enfrentaba la segunda ola de contagios. Sin embargo, al menos 12 distintos tipos de medicinas fueron pagadas con un sobreprecio de hasta 500 por ciento, el 12.1 por ciento del total de los bienes adjudicados.

Los funcionarios que autorizaron la compra por parte del TSJCDMX fueron Tito Arístides Cruz Alvarado, director ejecutivo de recursos materiales; Marco Antonio Barrios Rodríguez, director de abastecimiento; y Alfonso Sierra Lam, director de jurídico.

El contrato se adjudicó directamente a Demank Soluciones, es decir, sin concurso de licitación pública que garantizara las mejores condiciones para la autoridad impartidora de justicia.

Hasta 500 por ciento de sobreprecio

El primer insumo que el TSJCDMX compró a sobreprecio fueron tubos de pasta dental Clinpro Tooth Creme de 113 gramos, marca 3M.

En total, el tribunal pagó 4 mil 569 pesos; cada unidad fue comprada en mil 523 pesos aún cuando su precio comercial en portales electrónicos de ventas como Amazon y Mercado Libre asciende a 279 pesos. Por lo cual, el TSJCDMX compró cada unidad 500 por ciento más cara.

Posteriormente, se adquirieron 25 cajas de Alcanol con 12 tabletas de dos mililitros, marca Bayer, a un precio unitario de 199.13 pesos a pesar de que Farmacias San Pablo vende el mismo producto en 189 pesos, 5 por ciento más barato. El tribunal, por las 25 cajas a sobreprecio, pagó un total de 4 mil 978 pesos.

Después, por 25 cajas de Advil de 12 tabletas, marca Bayer, pagó 5 mil 450 pesos; el precio unitario acordado fue de 218 pesos pese a que su costo comercial en Farmacias San Pablo es de 49 pesos. La autoridad judicial pagó cada bien 300 por ciento más caro.

Posteriormente, por 55 frascos de solución Alin oftálmica de cinco mililitros, se acordó un pago de 5 mil 940 pesos, cada unidad tuvo un precio de 108 pesos, 50 por ciento más caro que su costo comercial que en Farmacias San Pablo, que es de 71 pesos.

Mientras que por 40 cajas de Aspirina de 500 miligramos, marca Bayer, se pagaron 3 mil 960 pesos, cada unidad a 99 pesos, lo que representa un sobreprecio de 175 por ciento; en Walmart cuesta a 36 pesos.

Después, por 45 cajas de Bedoyecta Tri 5000 unidades, con cinco dosis, se le pagó a la empresa 21 mil 375 pesos, un precio por unidad de 475 pesos; 34 por ciento más caro que su costo comercial que en Farmacias San Pablo es de 354.

Luego por dos tubos de Bephanten, crema protectora de 100 miligramos, marca Bayer, se pagaron 470 pesos, 235 cada uno, pese a que su costo comercial es de 99 pesos en tiendas como Superama.

Por otra parte, por 55 cajas de Broxol de 30 miligramos con 20 tabletas, el TSJCDMX cubrió un pago de 11 mil 495 pesos; un precio unitario de 209, 20 por ciento más caro que en Farmalisto cuyo costo es de 189 pesos.

También se adquirieron 42 cajas de Buscapina Dúo a 401 pesos cada una,16 mil 842 pesos en total. Sin embargo, en Farmacias del Ahorro cada unidad está en 246 pesos, 60 por ciento más barato.

Asimismo, por 10 cajas de Dolac de 10 miligramos se pagaron 2 mil 950 pesos; cada una costó 295 pesos, 64 por ciento más caro que en Farmalisto donde se vende a un precio comercial de 179 pesos.

Posteriormente, se erogaron 9 mil 196 pesos por 44 cajas de Redoxon infantil con 100 tabletas masticables, cada una costó 209 pesos a pesar de que su precio comercial en Farmacias del Ahorro es de 89 pesos; 134 por ciento más caro.

Por último, por dos tubos de Bactobran, ungüento de 15 gramos, se pagaron 700 peso, 350 pesos por unidad, 42 por ciento más caro que en Farmacias del Ahorro donde cuesta 246 pesos.

Sin experiencia

La empresa Demank Soluciones fue contratada por adjudicación directa para proveer dichos bienes a sobreprecio sin tener experiencia o que su ramo de servicios específico sea la distribución de insumos médicos.

El contrato detalla el giro de la compañía, no obstante, no se hace mención de la venta de medicinas o equipo de salud.

“Su objeto social es, entre otros, el almacenamiento, compra, venta, importación, exportación, mercadeo, distribución, representación, comisión, explotación, promoción, consignación, intermediación, operación y el comercio en general así como la fabricación, maquila y manufactura de productos, artículos, materiales, maquinaria, equipo, componentes, partes, mercancías, materias primas, insumos y servicios en general todos clase de bienes que sean elaborados o semi elaborados, industrializados, terminados, o sin terminar o bien en estado natural tanto al mayoreo como menudeo y sea por terceros o cuenta propia”, explica el apartado de declaraciones del contrato adjudicado.

Información. Reporte Indigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s