“Me dijeron que me fuera sola”; niña hondureña narra viaje a frontera.

Una niña hondureña, de siete años y rodeada de extraños en horas de la madrugada, mantenía el paso de los otros migrantes que se dirigían a la frontera con Estados Unidos.

Su padre, según dijo, recorrió México con ella en autobús durante 22 días y regresó a su país después de dejarla en manos de un joven que la iba a ayudar a cruzar el río Bravo y llegar a Texas.

“Me dijo que siguiera sola y que me cuidara”, contó la pequeña.

No está claro qué sucedió con el hombre que se debía hacer cargo de ella, pero la niña se unió a un grupo que se dirigía a la frontera y se fue con ellos.

Caminaron un domingo por la noche por el valle del río Bravo en territorio estadunidense.

La niña vestía una chaqueta amarilla con dibujos animados de trenes y un cubrebocas negro.

“La niña me dijo que trató de cruzar pero los regresaron. Esta vez, simplemente mandaron a la niña para que se entregara”, expresó Fernanda Solís, otra solicitante de asilo, quien encontró a la menor en la zona fronteriza.

“Venía sola”, agregó la mujer. La menor tenía hambre, frío y sed, detalló.

Fernanda intentó consolarla y le dijo que caminarían juntas hasta encontrar a los agentes de la Patrulla Fronteriza, para pedirles asilo y protección.

El 13 de marzo pasado, Excélsior consignó que entre enero y febrero el número de menores no acompañados aumentó 60%.

En ese lapso llegaron más de nueve mil 400 menores de edad, según un funcionario de la administración de Biden.

“Básicamente esta área es muy dura debido a la guerra contra las drogas, es una de las áreas más peligrosas”, afirmó la activista de los derechos humanos Jennifer Harbury.

Harbury agregó que el Departamento de Estado de Estados Unidos catalogó esta zona con la misma escala de riesgo que Afganistán o Irak.

En tanto, el gobierno de Joe Biden ha reiterado un mensaje contra los migrantes: “no vengan, la frontera está cerrada”.

HABILITAN AUDITORIO

Autoridades de San Diego anunciaron que el Centro de Convenciones local albergará a menores migrantes no acompañados que fueron previamente detenidos en la frontera.

El alcalde, Todd Gloria, y el presidente supervisor en el condado, Nathan Fletcher, informaron en un comunicado la decisión de utilizar al Centro de Convenciones de San Diego como refugio temporal para los niños.

Cada menor será albergado entre 30 y 35 días con fondos federales.

Se espera que durante ese periodo representantes de la Administración Federal para Respuesta a Emergencias (FEMA) y de Salud contacten a familiares de esos menores en Estados Unidos para entregarlos.

Todos los menores migrantes no acompañados llegarán desde Texas en vuelos directos.

Cada migrante que llegue al inmueble tendrá alojamiento, alimentación, atención médica, dormitorios, regaderas y servicios higiénicos.

Información. Periódico Excélsior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s